2010/08/03

Terapia escrita


La palabra es terapéutica, pero se las lleva el viento; en tanto que la palabra escrita permanece clara y concisa y tiene una función más importante: obliga a organizar las ideas y a aclarar los pensamientos, pone en evidencia en forma irrefutable las contradicciones, los errores, los malos entendidos, y se puede convertir en el documento de todo lo que puede afectar a una persona,  de lo que le resulta difícil verbalizar porque le duele, de lo que no lo deja avanzar y lo mantiene bloqueado, pero que al convertirse en palabras parece perder fuerza y cambiar todo de significado, lo ayuda a entender, a ver las cosas desde otro ángulo, que es lo que por fin le hará posible recuperar el equilibrio.

La vida tiene sus encrucijadas y en esos momentos difíciles, cada uno hace lo mejor que puede, no lo que debe o debería hacer, porque nadie es perfecto y no es fácil recorrer un camino lleno de obstáculos.

No siempre tenemos la fuerza de hacer lo correcto, porque aunque la tuviéramos, quién es el que sabe con exactitud qué es lo correcto, cuando está convencido y cree que no tiene opciones.

Todos queremos ser felices, ese el el objetivo más preciado de la vida, pero buscando la felicidad las personas se pierden.

Escribe en el espacio para el comentario tu problema, en forma breve, expresa cómo te sientes y todo lo que necesites decir para sentirte mejor, más aliviado y menos tenso.

Escribir los problemas cura la mente, mejora el cuerpo, eleva el espíritu, porque representa una auto confesión, un acto de contricción, una rendición de cuentas, un balance que permitirá empezar de nuevo sin cargas emocionales, porque se ha tenido la oportunidad de expresar los pensamientos que como pesadas mochilas cuelgan del cuello; y además permitirá que otros aprendan de tu experiencia.

La oportunidad de ser feliz no se pierde, sólo hay que aprender a perdonar y a perdonarse y ser capaz de vivir sin ser perfecto.

4 comentarios:

  1. Siento que mi trabajo no me satisface, quiero estar ocupado todo el tiempo para evitar evaluarme, como lo hice, que pensaran de mi y lo mas importante:sirve para algo lo que yo hago, en medio de un ambiente donde todo lo que se hace es obligatorio yo busco hacer cosas con y por el gusto de hacerlas. Me gustaria una mayor independencia y enfocarme en algo que me traiga gratificación, yo ayudo a los demas pero como no hay gratitud de su parte no me retroalimento como quisiera. en que soy mejor, en donde me sentire mejor, con quienes, solo tal ves, compartiendo con iguales, pero sin depender ni demandar, sin jefes ni subalternos, pensar y actuar por mi propia cuenta,

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos, somos los que elegimos lo que hacemos aunque no nos satisfaga del todo y hay que saber adaptarse. No existe el trabajo ideal y trabajar por cuenta propia no es fácil, exige tener un capital y capacidad de para arriesgarse.
    No esperes demasiado de los demás, acéptalos como son. No necesitas ningún reconocimiento porque lo más importante no es lo que los otros piensen sino lo que pienses tu.
    Aprende a dar sin esperar nada a cambio, porque te sentirás bien contigo mismo sólo por hacerlo.
    Los demás saben quién eres aunque no te lo digan.
    un beso, male

    ResponderEliminar
  3. hola lic maría elena :
    tengo 18 años desde mi niñez y mi adolescencia he tenido dificultades a integrarme con las personas en general antes no me preocupaba por eso pensaba que era algo normal pero ahora me estoy preocupando ya que no tengo amigos y aunque en ocasiones hablo con compañeros de la universidad de mi clase siento que yo misma me aisló de los demás, y me cuesta hablar y sostener una charla con las personas, soy un reservada por lo que me cuesta hablar de mis cosas o de que hago los fines de semana algo que la mayoría de chicas y chicos de mi edad hacen.. no se si me entiendas espero que me puedas ayudar gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola Natalila calvo, tienes un problema de timidez o miedo social que es lo mismo. Las personas con esta dificultad aprenden a socializar si consiguen un trabajo en el que tienen que atender al público, porque eso las obliga a enfrentar a toda clase de gente y acostumbrarse a tratar con cualquier persona. En la facultad, si no quieres hablar puedes escuchar a tus compañeras con atención, es algo que la mayoría no hace porque todos quieren hablar y nadie escucha. Las personas que saben escuchar les caen bien a todos. saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!