2012/08/14

La religiosidad y la risa




La esencia de la religiosidad es la risa;  lo solemne y serio nunca puede ser religioso porque el ego es serio, así como lo anormal o la enfermedad.

Cuando nos reímos el ego desaparece y si somos realmente religiosos nos reímos de nosotros mismos, no de los demás, como los no religiosos.

El religioso celebra la vida, el serio levanta barreras y no quiere cantar ni bailar porque no sabe celebrar.

Los que forman parte de una religión no necesariamente son religiosos, pueden no serlo, creen pero no saben, se adhieren a teorías que los mantienen serios, en tanto que los que están libres de teorías comienzan a reírse.

La risa es señal de gratitud, es la verdadera oración.

Perder la seriedad hace a una persona más sana pero perder la risa es perderlo todo.

La religión hay que vivirla, volverse parte de uno mismo, no se trata de teorías ni conceptos sino de asimilarla en profundidad .

La religión es algo que casi sin excepción la gente se la toma muy en serio, trata de captarla con el intelecto y la lleva a formular teorías y de ese modo,  los eruditos se encargan de destruirla.

Con la verdad pasa lo mismo, no se puede expresar con palabras, pero cuando alguien la quiere explicar o expresar, desaparece.

Hay que reírse siempre, porque la vida es una comedia; sin embargo los intelectuales la han convertido en una tragedia.

La risa soluciona problemas, es un recurso político y también es económica, pero se ha vuelto falsa, una mueca que se practica por obligación.

Reírse en cada situación permite ser capaz de enfrentarla y enfrentar las situaciones nos hace crecer.

El que no puede reír tampoco puede llorar porque ambos son un solo fenómeno, ser sincero y auténtico.

La primera actividad social de un niño es sonreír, y de esa manera hace feliz a su madre, pero luego, poco a poco todos se olvidan de reír y también de llorar.

La risa nos hace más fuertes y también más sanos, según lo que dicen los científicos de la actualidad.

Cuando reímos no pensamos porque no se pueden hacer las dos cosas a la vez, es un estado de meditación Zen.

La meditación trascendental, en cambio, nos induce al sueño profundo, nos hace dormir.

Si nos levantamos riéndonos, pasaremos el día riéndonos y nos iremos a dormir riéndonos, sin motivo, porque la risa produce más risa y hay una buena razón para reír, aún estamos vivos.

Ocurren tantas cosas ridículas en el mundo a cada momento que tendríamos que estar riéndonos a carcajadas todo el día. 

Dios es el que más se ríe y se ha reído durante siglos, solamente viendo lo ridículo que es este mundo.

El Zen es una profunda renuncia al mundo, la verdadera liberación, la paz.

El Zen es quedarse y vivir en el mundo, sin evadirse y sin ser parte de él.

No es fácil comprenderlo, por eso el que no lo comprende se evade.

El mundo es una prueba y hay que aprender a estar en él y lograr el silencio; no hay necesidad de ir al Tibet, porque es algo que está dentro de nosotros.

Ser mundano pero estar fuera del mundo es el arte de vivir entre los opuestos, el filo de la navaja, donde se puede perder el equilibrio y perder de vista la verdad.

Fuente: “El hombre que amaba las gaviotas y otros relatos, Osho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!