2012/09/24

La Obediencia a la Autoridad




El psicólogo social Stanley Milgram (1933-1984) realizó un experimento que resultó famoso por sus resultados,  para probar hasta qué punto las personas obedecen a la autoridad cuando están presionados o respaldados por sus superiores.

Esta experiencia se convertiría en una de las más reveladores en el ámbito de la psicología y aún hoy, después de más de cincuenta años, sus aspectos teóricos y sociales no han perdido vigencia.

Para realizar esta tarea, se convocó a voluntarios para participar en una investigación sobre la memoria.

Un voluntario tenía que enseñar una lista de palabras a otro que se encontraba en otra habitación, a quien que previamente se le había asignado la tarea de fingir dolor cuando se le daba una señal, mientras permanecía atado y cubierto de electrodos aparentemente conectados a la electricidad.

Cada error que cometía esta persona en su aprendizaje, el que le enseñaba tenía la consigna de administrarle un castigo en forma de corriente eléctrica cada vez con mayor grado de voltaje.

La persona que era cómplice del experimentador, fallaba a propósito y gritaba de dolor haciendo gran alboroto y suplicando que terminara la prueba, cada vez que el voluntario que le enseñaba le administraba un castigo cada vez más fuerte.

Mientras tanto, Milgram, que organizaba la prueba y representaba la autoridad para el voluntario que desconocía la treta,  permanecía detrás de él  alentándolo a continuar  hasta que el supuesto alumno aprendiera el contenido de la prueba.

El resultado de este experimento fue sorpresivo ya que el 65% de los sujetos que participaron como voluntarios para enseñar a otro, fueron capaces de llegar hasta el final sin dejarse influenciar por los gritos de sus víctimas.

Se pudo inferir entonces, que dos de cada tres personas presuntamente normales son capaces de producir daños graves a otros y convertirse en verdugos si sus actos son justificados y respaldados por una autoridad.

Este experimento fue repetido en distintas partes del mundo con los mismos resultados, independientemente de la cultura.

Milgram demostró que la tasa de obediencia disminuye cuando la autoridad se aleja o cuando deja de ser legítima; en cambio aumenta cuando la autoridad es fuertemente legítima, cuando la víctima no se puede identificar con claridad y cuando el sujeto se considera solamente ejecutante de una orden.

En este último caso, el individuo no se considera responsable de sus actos sino como un mero agente de la autoridad a quien acepta obedecer.

Lo que nos reconcilia con la especie humana es que por lo menos hay un 35% de individuos que se rebelaron contra la autoridad e interrumpieron el castigo.

Fuente: “Filosofía hoy”; “Gran historia de la psicología”; Stanley Milgram (1933-1984) “La sumisión a la autoridad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!