2013/07/30

No soy feliz ni con él ni sin él


Ser feliz en el amor es la máxima aspiración humana, sin embargo, esa felicidad suele ser esquiva para la mayoría.

Significa amar y ser amado de la misma forma, sin embargo, la reciprocidad en el amor no es fácil, tal vez porque por lo general la gente idealiza el amor y se enamora de las personas que son asediadas por todos, populares, queribles, atractivas, pero que a la vez también pueden convertirse en déspotas, insensibles, manejadores, orgullosos y en seres sin sentimientos.

Esos amores imposibles más que proporcionar felicidad hacen sufrir, no obstante, pocos están dispuestos a reflexionar, pensar un poco más allá de lo inmediato y poder ver lo que les espera.

Caer perdidamente enamorado es entregarse a otro sin condiciones, pero una vez que han logrado alcanzar esa meta tan anhelada, de pronto un día se despiertan y comienzan a ver a la persona real que habían idealizado y su felicidad se desmorona, empañada por las diferencias: diferente carácter, diferente proyecto, diferente condición social, diferentes ingresos, diferentes gustos, diferente manera de pensar.

Es entonces cuando el desgaste de la rutina cotidiana comienza a erosionar el respeto, la consideración, el deseo, la pasión y quien les pareció alguna vez alguien irremplazable que íban a amar hasta la muerte, en poco tiempo se vuelve tedioso, quejoso, molesto, indiferente, demandante, egoísta, frío, poco atractivo y sin corazón.

Nuestro deseo ferviente de felicidad sigue intacto pero la desilusión nos llena de resentimiento y frustración.

Esta realidad puede llevarnos a pensar que el amor no existe sino que es una vana ilusión que desaparece poco después que se concreta, como una pompa de jabón.

Pero también puede ser que se espera demasiado del amor y que el amor bien entendido no es ese que se siente en la boca del estómago cuando se está en presencia del ser amado, ni la emoción que se experimenta al abrazarlo y besarlo, ni tampoco la pasión arrolladora del acto sexual, sino otra cosa que no conocen bien porque nunca se dieron la oportunidad de experimentarlo y porque se aferraron demasiado a las sensaciones de sus sentidos.

El amor verdadero es como una planta, que sólo crecerá y les dará flores si la cuidan, la riegan y la nutren con amor; si no, comenzará a crecer la maleza a su alrededor, perderá toda su belleza y terminará ahogada y seca sin vestigios de su antiguo esplendor.

El amor es cuidado y atención pero no sumisión, al contrario, necesita la manifestación de lo verdadero que hay en cada uno de nosotros, porque también es admiración.

Cada relación nos cambia, nos permite florecer, emitir la propia fragancia y Ser; porque el otro, que es opuesto, los pone en contacto con la otra parte de ustedes mismos que permanece oculta, que es el yo verdadero que desea manifestarse pero que no puede hacerlo porque está tapado por el ego.

Cuando el amor parece esfumarse entre los avatares inevitables de lo cotidiano es el momento de comenzar a ver a la pareja con otros ojos, como si la vieran por primera vez, o sea interesarse en ella como persona y estar dispuesto a apoyarla, acompañarla y a estimularla en sus propósitos, sin egoísmos.

El verdadero encuentro con el otro es ese lazo interno que se va construyendo poco a poco que es lo que hace que una pareja dure mucho tiempo; es el interés genuino más allá de la atracción física que ya no se logra por ser una novedad sino porque proviene de sentimientos más profundos.

Por otro lado, sepan que no se están perdiendo nada, porque cambiar de pareja es repetir historias y si cada nueva relación también está basada en la atracción física, la diversión y en la felicidad de la conquista, volverán a sentir al poco tiempo, lo mismo.

Malena

9 comentarios:

  1. estefania

    Hola Malena, yo tengo una duda sobre como saber cuando es el limite para dejar ir a una persona amada o querida, cuando esta provoca un sentimiento algo negativo; por ejemplo tristeza, o soledad.

    Gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Estefanía, mientras tengas dudas piénsalo mejor, el límite sería no tener ninguna duda y creer que serás más feliz sin esa persona. saludos, male

    ResponderEliminar
  3. gracias :) tu consejo me ayudo muchisismo :)

    ResponderEliminar
  4. hola tengo una duda ....
    como puedo saber si quiero a esa persona de verdad como algo mas o solo lo quiero como amigo???? gracias

    ResponderEliminar
  5. Hola Malena.
    Me llamo Isabel y me gustaría que me aconsejases.
    Hace 5 meses desde que lo dejé con mi ex y ahora el lleva 2 meses con una chica.
    Dentro de poco, parra ser más exactos, este finde, los voy a ver, o por lo menos a él, y tenía pensado acercarme a saludarles y estar como si no hubiese pasado nada, como si fuésemos amigos, aunque hace muchísimo que no nos hablamos, seguramente antes de que él empezase esa relación.
    Yo lo dejé con él a pesar de que le quería con locura, debido a que ya no confiaba en él, y también, por lo que el había hecho y por no estropearlo mas, acabo por ser como un perrito faldero en el cual él nunca daba su opinión y era yo quien decidía absolutamente todo, cosa que no aguantaba.
    Ahora después de tanto tiempo, me acuerdo de vez en cuando de los buenos recuerdos que pasé con él, pero también sé que lo nuestro no podría ser, por las razones por lo que lo dejamos. Pero si que es cierto que le sigo queriendo, y pienso que siempre le voy a querer porque fue una persona muy importante para mi a pesar de todo.
    `También es cierto de que desde que lo dejé con él, me han ido dando palos con respecto al amor, es decir, uno me dice una cosa y luego es otra o me dice que soy la única y me quiere y luego le veo con otra liándose... entonces también, todo influye. Y él fue alguien en que podía confiar, en el sentido de que sabia que no me pondría los cuernos ni cosas de esas, pero si por ejemplo de mentirme cuando le preguntase cualquier cosa, entonces ...
    muchas gracias Malena por todo

    ResponderEliminar
  6. Hola Isabel, vivir en el pasado no le hace bien a nadie. Tenemos que tener el coraje de renunciar a las cosas que perdemos cuando tomamos una decisión, porque en toda decisión se gana algo y se pierde algo, nunca podrás tomar una decisión que no te obligue a renunciar a algo que también te agrada. Por eso es tan difícil tomar decisiones.
    No me parece conveniente que lo frecuentes ya que eso no te hace bien. Todos los hombres tienen defectos, el hombre ideal que buscas no existe. No es cuestión de buscar a alguien sino de encontrarlo, o sea saber mirar lo que nos conviene. saludos, male

    ResponderEliminar
  7. hola Malena, soy Isabel de nuevo.
    Últimamente he reflexionado mucho y creo que no encontraré alguien como él.

    ResponderEliminar
  8. Hola Isabel, yo creo que lo idealizas porque está con otra persona, pero no te olvides las razones que tuviste para dejarlo, ya que fuiste tú la que lo dejó. No te dejes engañar por falsas emociones. saludos, male

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!