2013/10/17

Cómo aliviar el síndrome del colon irritable


El colon irritable es una afección funcional crónica que se relaciona con el estrés y con algunos hábitos nocivos; que no implica necesariamente compromiso orgánico. Existen encuestas que revelan que un veinte por ciento de la población lo padece.

Este síndrome reúne síntomas como meteorismo, hinchazón de estómago, desarreglos y molestias intestinales, trastornos que llegan a alterar la vida normal, ya que el temor a sufrir un cólico o una diarrea pueden llevar a una persona a evitar compromisos sociales, viajes, disfrutar de espectáculos y hasta impedir conservar un trabajo.

Más que los alimentos que comen estos pacientes, lo que más influye en este trastorno es cómo comen.

Los especialistas en este tema suponen con acierto que la causa de esta dolencia es emocional, como preocupaciones en exceso, estados nerviosos y tensiones continuas que producen estrés y que finalmente llegan a alterar el funcionamiento digestivo.

El colon irritable se agrava con algunas adicciones y hábitos alimenticios muy arraigados, como comer cualquier cosa a cualquier hora, parados, apurados y tragando entera la comida sin masticarla ni saborearla; beber mucho café o alcohol, agregar condimentos fuertes a los alimentos, preferir las frituras, los embutidos, los jugos cítricos y las gaseosas; y fumar.

Cada individuo puede sufrir de distintas intolerancias alimenticias, sin embargo, algunas indicaciones generales pueden ayudar a mejorar sensiblemente los síntomas a la mayoría.

- Disminuir el consumo de frutas cítricas, embutidos, frituras y alcohol.
- Tomar leche sin lactosa
- Consumir mucho agua
- Hacer actividad física
- Masticar más de veinte veces cada bocado
- Sentarse a comer tranquilo y sin apuro
- Dedicar tiempo a comprar los alimentos adecuados y a preparar comidas saludables, intentando que esta actividad se convierta en un placer.
- Evitar en lo posible el consumo de alimentos con gluten (trigo, cebada, centeno y avena)
- Disminuir el consumo de alimentos crudos.
- No discutir en la mesa
- No comer hasta llenarse
- Hacer tres respiraciones profundas antes de empezar a comer para tranquilizar el estado de ánimo.
- Cuando los síntomas disminuyan, ir incorporando pequeñas cantidades de todo tipo de comidas para detectar cuál es la que produce intolerancia.

Si tiene miedo a salir o teme tener que permanecer mucho tiempo fuera de su casa, lleve el medicamento recetado por su médico para controlar los espasmos intestinales o tómelo antes de salir; y piense que en todas partes puede ir al baño; porque el miedo a salir puede ser peor que los síntomas y además disminuye su calidad de vida.

Aprenda a priorizar su salud y coma en forma consciente, porque sin salud lo demás pierde toda importancia. Cambie de perspectiva y reconozca que casi todos los problemas tienen solución, no asuma responsabilidades de otros y no piense que todo depende de usted. Acepte que hay cosas que no podrá evitar y tendrá que aceptarlas, dejarse llevar y adaptarse.

Tome este cambio de actitud como un desafío, cuide su alimentación, modifique su forma de comer, libérese de los antiguos hábitos que lo afectan y principalmente cambie de forma de pensar. Considere que nadie es imprescindible ni perfecto, no subestime a los demás porque el mundo seguirá existiendo sin usted.

De esta manera, logrará sentirse mejor y sentirá orgulloso de usted mismo.

Malena

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Male! :) ¿qué tal? Yo, bien. Pues yo tengo diarreas día sí, día no. Y yo como cada quince minutos y no mastico bien, dice mi madre. Yo no me doy cuenta.
    Bebo dos botellas de 620 ml. de refresco de cola con cafeína, -no la hay sin cafeína en las tiendas de mi Barrio-, al día. A veces, son tres botellas. Palmeras(dulces de hojaldre), bombones, chocolatinas, galletas rellenas de crema dulce, bolsas con 20 unidades de pastillas de goma-de esas para niños-, bollería industria-una pieza a veces-,...la cafeína, -los refrescos-, dije que la iba a quitar, pero la uso para no dormirme cuando trasnocho(como es hoy, que no dormí nada) y ahora voy a pedirle a mi madre dinero para comprarla, lo más seguro. Bueno, también la uso cuando si duermo...

    Sospecho que tengo diabetes, porque tengo los síntomas de beber agua cada rato, orinar cada rato y comer cada rato. Me hago análisis con la maquinita de mi abuela de la glucosa, esa de pincharse el dedo y me sale 130 mg/dl o algo así, a veces, otras 90 mg/dl.
    También me hormiguean los pies y las manos en la parte superior de estos/as, que he leído es otro síntoma.
    La "médica" me dijo que no comiera tanto azúcar hace tiempo, pero yo no lo entiendo. El cuerpo me lo pide, bueno, es algo más de la cabeza, yo decido con la cabeza, me dijo un psicólogo una vez.
    Creo que es por las medicinas para la cabeza, los psicofármacos, que dan diabetes.
    Mi psiquiatra me mandó a hacer un análisis de sangre y orina especial para las medicinas de la cabeza hace unos meses y salieron correctos.

    Bueno, esperando su respuesta agradecido me despido. Pablo Manuel.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo Manuel, somos lo que comemos y cómo comemos. La mayoría de las veces comemos por ansiedad, por no tener otra cosa que hacer, por aburrimiento. Es difícil aprender a comer bien, lo mejor que conozco para poder modificar los malos hábitos alimenticios son los grupos de autoayuda para adictos a la comida. Desde mi punto de vista es lo único que funciona para mantenerse en el peso y hacer la dieta. saludos, male

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!