2014/01/30

Taxi boys y crimen


Los taxi boys son jóvenes que ofrecen servicios sexuales a cambio de dinero. 

Son personas que especulan con sus atributos físicos aprovechando las necesidades de hombres mayores que por lo general comienzan a declinar sexualmente y que buscan otras prácticas para lograr satisfacción sexual.

El riesgo que representa hacer entrar en la propia casa a un desconocido forma parte de las preliminares del placer y los continuos casos de asesinatos que se producen por este motivo son el resultado de la relación patológica que se forma entre el victimario y la víctima.

La relación sexual posee un componente de agresividad y violencia, de hecho las regiones cerebrales que participan en el acto propiamente dicho, se encuentran próximas, según las últimas investigaciones realizadas en Neurociencia, publicadas en la revista científica Nature. 

De modo que no es raro que se susciten en esas ocasionales parejas homosexuales, sentimientos ambivalentes de atracción-rechazo, debido a las características opuestas de la condición de cada uno de los participantes.

Según afirmaciones del criminólogo Claudio Stampallija,  realizadas en un noticiero televisivo, existen datos policiales precisos que confirman que es común que los taxi boys hayan sufrido desde niños abusos por parte de sus mayores, así como también  carencias afectivas y grandes privaciones, en un contexto de pobreza extremade modo que no pueden evitar contar con una gran carga de resentimiento contra las personas mayores que tiene que frecuentar en estas prácticas, ya que cada situación particular recrea su experiencia traumática, incrementando el nivel de hostilidad hacia su cliente.

No significa que toda persona que se dedica a estas prácticas tenga la intención de matar sin motivo, pero sí en estas prácticas se dan las condiciones para que en la relación con sus eventuales clientes, que a veces se hace habitual, se provoquen situaciones conflictivas que se pueden convertirse en tragedias.

Los taxi boys suelen ser heterosexuales que pueden ser muy sádicos cuando se relacionan con un cliente y particularmente dulces y cariñosos con sus mujeres y hasta mostrarse sensibles con ellas si son las madres de sus hijos.

A pesar de la nutrida crónica policial sobre estos sucesos,  que muestran el enorme riesgo que corren quienes recurren a los servicios de un taxi boy, dejándolo ingresar en su domicilio, resulta incomprensible que prefieran arriesgar la vida,  en lugar de utilizar un hotel para realizar esta práctica.

Es probable que el riesgo que está dispuesta a correr la posible víctima, represente para ella un incentivo más de excitación sexual.

Malena 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!