2014/04/24

Bases cerebrales del miedo y la ansiedad


El miedo es la respuesta de todo ser humano frente a un peligro real; en tanto que la ansiedad, es la emoción que producen ciertos estímulos menos definidos, que causan incertidumbre sobre la posibilidad de una amenaza que puede imaginada.

Ambas respuestas ayudan a adaptarse a los seres vivos y a eludir situaciones peligrosas.

Pero en ciertos casos, cuando el miedo o la ansiedad se desencadena en forma exagerada frente a estímulos inofensivos como ocurre en el trastorno de ansiedad generalizada, las fobias o en el ataque de pánico, esta respuesta se considera una patología neuropsiquiátrica.

Las investigaciones realizadas con animales, mostraron que la región de la corteza prefrontal es la que participa en la regulación del miedo y la ansiedad; y los estudios con personas que padecen esa patología neuropsiquiátrica revelan alteración de las funciones de dicha zona cerebral.

En la Universidad de Cambridge, los científicos en esa área utilizan para sus investigaciones un primate americano con el objetivo de lograr relacionar sus reacciones con la de los humanos para intentar comprender con mayor claridad este comportamiento y las consecuentes respuestas cardiovasculares.

La investigación con estos primates confirmó que es la zona del lóbulo frontal, la corteza orbitofrontal, la que participa en las respuestas emocionales.

En otro trabajo publicado en 2012 en Biological Psychiatri, se destaca que las lesiones del área orbitofrontal como de la corteza ventrolateral prefrontal adyacente, incrementan el miedo de los primates condicionados para esta prueba y que su miedo es más difícil de extinguir.

Se puede inferir entonces que dos subdivisiones de la corteza prefrontal, la orbitofrontal y la ventrolateral son las que participan en forma independiente pero conjunta en el control de las emociones negativas, en primates.

El resultado de estas investigaciones tiene gran importancia para poder desarrollar terapias más efectivas y puntuales para pacientes que sufren de trastornos neuropsiquiátricos que se relacionan con el miedo y la ansiedad.

Aunque no se deben minimizar los efectos del estrés que produce el estilo de vida que se lleva en las grandes ciudades, debido a la alta competencia y a las mayores exigencias a las que se ven sometidos a diario sus habitantes.

Malena

Fuente: “Mente y Cerebro”; No.58/2013; “El miedo en el cerebro”; Carmen Agustín Pavón del Centro de Regulación Genómica, Barcelona.

11 comentarios:

  1. ¡Hola, Malena! ¿qué tal? Hoy fui a la ciudad dos o tres horas. Estoy estresado. Imagino que eso le pasa a todo el mundo, también. Estar solo en un sitio que no conoces con gente que no conoces. Que no sabes si te desvaneces, si te ayudan también. Aunque yo, una vez que vomité en la guagua(autobús, en canario) me ayudó una chica muy buena. Siempre hay un corazón caritativo.

    ...tengo una prima que no puede ver a alguien mal. Una vez estaba en su coche, vió a un chico o chica, no me acuerdo, en una silla de ruedas que tenía problemas y paró a ayudarle.
    Me dijo: "¡Es que nadie paraba a ayudarle!". Le dio pena. Es una chica compasiva. Sí. Es muy buena.
    Yo también soy bueno con ella. Y llamo por teléfono a su madre a la casa para hablar con ella casi todos los días. Como ella trabaja y vive con el novio que trabajan los dos también en un taller de motos. Tiene dos trabajos mi prima. Y ayuda a mi tía, su madre, en todo lo que puede. Vá a comprarle a la tienda de vez en cuando, la lleva a salir a que camine, la lleva al médico(en el trabajo le dejan hacer eso, entre todas las compañeras se ayudan, ¿sabes?), vá a comprar las medicinas a la farmacia para la madre...hace lo que puede, que es mucho.
    Tiene que estar 'quemada', la pobre, con el trajín que lleva.
    Saca tiempo para todo ella.
    Y encima está malita, tiene una enfermedad de las articulaciones la pobre. Pero aún así, le hace cara al dolor.
    Eso tiene mucho valor.


    Pues bueno, hoy fui a la ciudad. Y les voy a decir una cosa. En los once años que estuve estudiando en la ciudad, en soledad, aprendí una cosa: si había una situación que me perjudicaba, que era la soledad dicha(padecía una enfermedad mental y la soledad es tu compañera, a veces)yo me engañaba y creía que la gente no me quería porque estaba enfadada conmigo. ¿Por qué? Porque si pensaba que no tenía amigos y amigas me habría tirado por un puente abajo.
    Tretas para no entrar en una depresión, para no sufrir moralmente.

    Ustedes dirán: "¡coño, búscate amigos!". Pero, era difícil. Entre mis miedos, el rechazo de la gente, mi actitud que me hacía enemigos(y sigue haciéndome enemigos), no es que insulte a nadie tampoco, es que los nervios que tengo se contagian cuando estoy en clase. :( Hay soluciones, sí. La relajación, las técnicas que hay, que me sé algunas. pues todo eso hacía que los compañeros pasaran de mí algunos y no me hablaran. Me pasé algunos cursos escuchando a la gente y cuando hablaba, no me respondían a veces. Otros cursos era el centro de atención. Depende de como estuviera. Soy la cara y la cruz de la moneda, como todo el mundo, ¿verdad?

    La soledad en la ciudad...la gota de agua constante que erosiona el alma en el día a día.
    Malo, malo... :(

    :) ¡gracias por escucharme y atenderme! saludos. Pablo

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo, cuando uno madura prefiere estar solo y no creas que la soledad es mala, al contrario ya que en la soledad está Dios y es la única forma de conocerse a sí mismo.
    A medida que maduramos la opinión de los demás vale menos porque nuestras convicciones son suficientes y confiamos más en ellas.
    La soledad también es una buena compañía. saludos, male

    ResponderEliminar
  3. :) ¡Hola, Malena! Soy Pablo. Lo que tengo que hacer es madurar para que la soledad no sea mala, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo, Si, diría que eres un niño grande que no se atreve a crecer, saludos, male

    ResponderEliminar
  5. Hola Lic.
    He ido a psicologos y psiquiatras y casi todos me han dicho que sufro de ansiedad pero no me han dado tratamiento. El ultimo psiquiatra que vi me dijo que hiciera algo que me motive para aplacar mi ansiedad, ese aburrimiento que suelo tener cada tanto, no siempre, pero cuando esta hace mi vida muy dificil. En fin, despues de comenzar a convivir con mi actual esposo, me pase 2 años encerrada en esta casa, tenia empleo pero el dijo que no era bueno (y era cierto) y no necesitaria trabajr por necesidad, asi que lo deje. Pero el no hacer nada me estaba aniquilando, entonces descubri que lo que me sucedia era ansiedad, el querer hacer algo y ser alguien. Siempre trabaje, me mantuve sola, hasta ahora... Despues de lo que me dijo el psiquiatra, comence a hacer un curso con salida laboral, aun lo estoy cursando. Eso me motivo mucho, demasiado tal vez. Me senti muy orgullosa ya que no podia salir a la calle, tenia miedo, no se a que, y tome las riendas y sali, y hoy en dia hago todo sola, compras, tramites, estudiar. Pense que todo ese malestar se habia ido pero hace unos dias que volvi a caer en lo mismo, desgano, peleas con mi esposo por nada, distanciamiento, ganas de querer dormir todo el dia, ganas de comer dulces (soy diabetica asi que lo considero como un atentado hacia mi misma). Se que debo salir, seguir con mi vida, pero que debo hacer para no sentirme asi, ya no quiero seguir sintiendo estas molestias, poner en duda el amor hacia mi esposo, hacia mis estudios, hacia mis sueños. Me siento muy triste..

    ResponderEliminar
  6. No contesto mensajes anónimos, por favor poner un nombre para poder identificarlos, gracias, malena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llamo Guadalupe, no he escrito en anonimo :-(

      Eliminar
  7. Hola Guadalupe, perdón, no vi tu nombre arriba del comentario.
    La ansiedad te está indicando que lo que estás haciendo ahora no te alcanza, que necesitas comenzar cosas nuevas, iniciar nuevos proyectos y desarrollar tu creatividad para darle sentido a tu vida,
    Mientras tanto le puedes pedir a tu médico que te recete algún ansiolítico para que te ayude a recuperar el entusiasmo y la iniciativa.
    También ayudar a otros es una forma de canalizar la energía que está estancada. saludos, malena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por responder. No estoy viendo a un especialista hoy en dia. Deberia hacer terapia? Tengo muchos proyectos y hay cosas que estoy haciendo que no son solo sueños, pero aveces se me desmerona todo, siento mucho aburrimiento, en especial en mi matrimonio. He pensadoq ue ya no lo amo pero en realidad esto siempre me ha pasado, y el amor que siento por el es inmenso, no lo cambiaria. Solo desearia que este desgano, este aburriento y ganas de aislarme no sucediera nunca mas, pene que se habia ido pero volvio y me asusta.

      Eliminar
  8. hola Guadalupe, todos deberíamos tener la oportunidad de ir de vez en cuando a ver a un terapeuta y hacer una terapia, aunque sea breve, para que nos ayude a ver más claro, para que nos apoye cuando aflojamos, porque todos aflojamos, para conocer más nuestro potencial, para aprender a enfrentar los problemas y para canalizar toda nuestra energía mejor, porque si no trabajas, si no estudias, si no haces algo creativo o no ayudas a alguien, la vida puede ser muy pero muy aburrida y entonces tenemos que lidiar con el aburrimiento que en realidad es ansiedad de NO SER quien uno ES,
    saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!