2014/04/01

Las pérdidas irreparables



Las consecuencias emocionales de la desaparición física de una persona significativa cercana comprende una serie de etapas antes de su elaboración final.

En primer lugar surge la negación, o sea la tendencia en empeñarse a negar los hechos por no poder integrarlos emocionalmente.  La duración de esta fase depende de las circunstancias de la muerte y de las condiciones del occiso. 

Luego que el hecho se comienza a percibir como real,  sobrevienen los impulsos de ira, furia y enojo, que al disiparse harán posible la racionalización,  permitirán expresar la tristeza y finalmente experimentar el dolor que es lo que llevará a la aceptación.

El dolor emocional es algo de los que todos huyen utilizando distintos mecanismos pero con la misma intención, no vivir un hecho que implica seguir viviendo sin esa persona,  perder roles, status y hasta puede ser la bisagra que cambie el curso de la vida e inclusive la identidad.

Todos nos identificamos con las personas que fallecen que hemos querido, porque es en esas circunstancias cuando se hace ineludible enfrentarnos con nuestra propia muerte.

Sin embargo, la muerte no es sólo parte de la vida sino que es lo que le da sentido a la existencia; porque sólo frente a ella podemos darnos cuenta que estamos vivos y que esta condición es una oportunidad.

Vivimos en un mundo peligroso que nos lleva a pensar que casi es un milagro estar vivos.  Nos amenazan los accidentes, los virus, las bacterias, los asaltos de malvivientes, la falta de responsabilidad de los demás, los conflictos bélicos y también nuestros propios errores.

Pero no son el orden natural ni el cosmos ni Dios,  los responsables de las calamidades.  En última instancia, los hechos humanos parecen estar más condicionados por nuestra propia actitud interior que por  causa de las  amenazas externas.

El universo es una totalidad de la que los seres humanos formamos parte,  respiramos el aire del ambiente, la Tierra es el hogar que nos alimenta y nos alberga; pero la gran diversidad ha provocado la ilusión en el hombre de que es un ser separado, independiente del campo al que pertenece.

El hombre aislado vive desesperado persiguiendo quimeras, es capaz de cualquier cosa para conseguir hacerlas realidad y cada uno en su medida hace lo mismo.

La muerte de un ser querido conmociona aún más cuando no se ha tenido la oportunidad en vida de comprenderlo, cuando no se ha podido compartir más momentos,  cuando no se pudo expresarle los sentimientos.

Pero nadie tiene tiempo para dedicarle a los demás, cada uno en su isla, rodeado de murallas de silencio no puede ser fiel a su condición humana que anhela comunicarse y relacionarse.  Como resultado vivimos en un mundo de individuos solitarios que sólo se dan cuenta de esta necesidad  de conectarse con los otros,  cuando están muertos.

Nos tragamos los sentimientos y éstos nos destruyen por dentro.

Malena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!