2014/04/11

Mujeres que aman demasiado



Las mujeres tienden a idealizar el amor de pareja y también a las personas que aman, pero la realidad es diferente, porque ni el amor es ideal ni el hombre perfecto, condición que puede hacer que una relación naufrague y se convierta en una gran fuente de frustración.

Elegimos pareja en función de nuestras identificaciones con las personas más significativas que hemos tenido en la infancia, que son por lo general, nuestros padres.

Las mujeres eligen a parejas que se parecen a sus padres o a sus madres, o bien con características de personalidad opuestas a las de ellos.

O sea que inconscientemente nos unimos sentimentalmente con cualquiera que se parezca a nuestros progenitores, por lo general, el del sexo opuesto, o con alguien opuesto a ellos, que satisfaga nuestras necesidades básicas infantiles no satisfechas.

Dicen que el amor es ciego y es verdad en muchos sentidos; ciego porque al ser amado no se le pueden ver los defectos, ciego porque no permite pensar a largo plazo y ciego por creer en que una pareja, por amor, puede cambiar los aspectos negativos de su personalidad.

Aunque las excepciones existen, la regla es que las personas en general no cambian y si lo hacen, cambian muy poco, lo único que nunca cambia es el temperamento, porque es innato.

Una persona puede cambiar en alguna medida su carácter, que es el modo de ser que se adquiere por experiencia. Pero el carácter es parte de la identidad y un cambio de carácter incluye una nueva organización de la personalidad, nuevos mecanismos de defensa, nuevos recursos para relacionarse y una nueva visión de la realidad.

Demasiados cambios para un hombre, ya que pocas veces los hombres tienen inquietudes psicológicas, como por ejemplo cuestionarse cómo son, si deberían o no cambiar o darse cuenta de cómo se siente su pareja.

Una mujer que ama demasiado se posterga a sí misma, vive a través del otro y considera que eso es suficiente para ella, por lo tanto puede llegar a renunciar a su propio crecimiento y desarrollo.

Una mujer que ama demasiado quiere lo que es imposible, o sea sentir siempre lo mismo, mariposas en el estómago y además no puede tomar distancia, porque su pareja le distorsiona la percepción de la realidad como un prisma.

Amar demasiado no es amar es alienarse en otro y vivir la vida del otro como si fuera propia.

Es necesario aprender a amar al otro en tanto que otro, no como la prolongación de uno mismo, como decía Eric Fromm en su pequeño y gran libro “El arte de amar”; sin tratar de cambiarlo para que cumpla un ideal.

El amor también incluye el odio que es la otra cara de la misma moneda, porque la vida no es siempre igual y porque somos falibles, débiles e imperfectos.

Amar y odiar son dos sentimientos opuestos pero complementarios ya que no existe el amor sin el odio, el bien sin el mal, lo lindo sin lo feo.

El odio se cura con el perdón y el premio del perdón es la reconciliación.

Hay que amar con el cuerpo y el alma pero sin dejar de lado la reflexión y sin que haya sombras de dudas o motivos de desconfianza que puedan malograr la relación.

La mujer que ama demasiado ama sólo con el corazón y es su baja autoestima la que no le permite usar la razón.

Malena

Fuente: "El arte de amar" de Eric Fromm; "Las mujeres que aman demasiado"; Robin Norwood

4 comentarios:

  1. Hola,
    creo que he amado demasiado a un hombre, leyendo esto me doy cuenta de que el es una persona que parece un niño, en su forma de ser y de actuar, demasiado inmaduro y no digo que yo sea lo suficiente madura pero, siempre tuvo comportamientos inmaduros, y gracias a eso sufri demasiado, lo que me doy cuenta es que yo lo consentia y lo trataba como si fuera su mamá, sera acaso porque soy hija única y quize tratarlo con el amor que tuve para darle a mi hermana o hermano que no tuve?

    ResponderEliminar
  2. Hola Candy White, tienes razón, tendemos a completar lo que alguna vez nos hizo falta y cuando los hombres se conducen como niños nos convertimos en sus madres. Les pasa a todos, por suerte tu parece que te diste cuenta a tiempo como para cambiar. saludos, malena

    ResponderEliminar
  3. hola bueno mi nombre es karen medrano y saben en mi vida e tenido 1 relación con el chico el q estoy bueno estaba sí puede decirse ... pues la verdad de las cosas es asi yo amis 15 me enamoré de mi pareja y bueno pasando el tiempo nos hicimos novios al principio yo me sentía super feliz como una mujer se siente al tener ala persona q quiere y pues fue pasando el tiempo y mi amor por el fue creciendo demasiado q llegó a ser una relación muy ceria en la cual yo me entrege en cuerpo y alma. cuand cumplimos un año todo fue muy lindo el era tierno y amable eso me gustaba de el, al segundo año tuvimos una pelea muy fuerte nos enojamos y terminamos por un tiempo pero yo seguía amando y un día regresamos bueno para no cansar tanto el tercer y cuarto año a sido todo diferente porq yo me la pasó sufriendo el me trata mal ahora me ofende y no le importa hace cualquier cosa q el quiere y pues un día de estos me humillo en un centro comercial q me sentí tan mal q me prometi ya no volver a verlo pero otra vez caí y volví con el y hasta la fecha este amor q siento por el no cambia me duele no tener el valor para dejarlo y el muchas veces me a dicho q sí no me siento bien con el q lo deje yo le e soportado muchas cosas y el me lo agradece pero aveces siento q yo lo ago todo para verlo feliz mientras q yo por dentro sufro ... la verdad necesito ayuda :/

    ResponderEliminar
  4. Hola Karen Medrano,
    El amor tiene que ser mutuo. A veces hay que ser tolerante y tener paciencia con el otro pero si esa relación te hace infeliz y sufres, aún eres muy joven para soportarlo. Creo que tendrías que tomar una decisión, pero si lo dejas, es mejor que crea que fue él el que te dejó, los hombres no toleran que los abandonen aunque sean los culpables y él puede ponerse agresivo. saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!