2014/11/17

El Miedo a la convivencia



La convivencia de personas adultas es una prueba difícil de sobrellevar  cualquiera que sea el vínculo que las una.

Vivir con los padres hasta más de los treinta años puede ser cómodo y más barato pero es una decisión que tiene un alto costo emocional y psicológico tanto para los padres como para los hijos.

Peor todavía es vivir en pareja con los padres o con los suegros.  Esta decisión puede resolver supuestos problemas económicos, pero aún así, no es recomendable porque puede poner en peligro la relación de la pareja, ya que los hijos tenderán a defender a sus padres de las quejas de sus cónyuges y la situación se tornará insostenible; más aún si tienen hijos.

Lo que se paga por un alquiler y por la privacidad que brinda un lugar propio, es un costo que vale la pena, porque en primer lugar,  no hay  nadie alrededor para interferir en algo tan importante, como es en la práctica,  la definición de los roles de una pareja, cuando recién inicia la convivencia.

Las personas que se han habituado a vivir solas y se enfrentan a la posibilidad de tener que compartir su vida con otro, temen tener que abandonar a sus amigos, sus deportes preferidos, sus hobbies, sus rutinas personales, objetables o no, y hasta sus pequeñas o grandes manías. 

Estas personas tienen miedo a tener que renunciar a sus pequeños placeres de seres solitarios, a dejar de disfrutar de la agradable sensación de plena libertad individual que brinda el hecho de no tener a nadie al lado todo el día, menos las horas que están en el trabajo.

Por estas razones, para que la convivencia no sea el detonante que desencadene las condiciones para la ruptura de una relación; antes de convivir,  es conveniente fijar de antemano las reglas de juego.

Convivir no significa encadenarse para hacer lo que le gusta al otro, quiere decir tener siempre espacio suficiente para uno mismo, y obviamente, como se trata de una relación de amor, tener también las ganas y el tiempo necesario para compartir con el otro.

Si se trata de la convivencia de un hombre y una mujer, el hombre tiene que aceptar que la idiosincrasia de una mujer es diferente y respetarla, no le será difícil imaginarla si es que ha tenido una madre, aunque crea que su pareja sea distinta.

Salvo escasas excepciones, seguramente será más emocional que racional , prestará mayor atención a los detalles y se preocupará más que él por la decoración de la casa, por el orden y la limpieza;  se interesará por cosas que le parecerán triviales e inevitablemente querrá tener hijos.

En cuanto a la mujer, para lograr una excelente convivencia,  tendrá que intentar hacer lo mismo con su pareja, aceptándola y respetándola como es, seguramente más racional y menos emocional, poco demostrativo y más frío con respecto a los sentimientos, generalmente más activo sexualmente que ella, menos detallista, más desordenado y más relajado en cuanto a la limpieza.

La comida también suele ser un tema que produce discordia en la convivencia de una pareja,  ya que el hombre por lo general es carnívoro,  mientras la mujer usualmente prefiere  una dieta vegetariana.  Sin embargo, los dos pueden comer juntos lo que les guste a cada uno sin necesidad de recriminarse mutuamente sus hábitos ni de tratar de cambiárselos mutuamente.

Porque el problema de la convivencia más grave se produce cuando alguno de los dos pretende imponer sus gustos al otro, convencido que son mejores, confirmando que no lo acepta como es y que quiere cambiarlo.

La paradoja es que las personas se enamoran de las diferencias y luego de la convivencia, esas diferencias son las que las separan.

Una pareja, para poder convivir armoniosamente y mantener una relación estable, no puede perder la individualidad,  al contrario, tiene que seguir creciendo y desarrollándose como la persona única que es para no perder la admiración de su pareja, sorprendiéndolo y siendo siempre diferente.

El amor hay que conquistarlo todos los días porque no tiene garantía, y porque una persona que renuncia a ser ella misma,  deja de ser atractiva, deja de ser persona y se transforma en una cosa.

Mantener la individualidad estando en pareja no es fácil y probablemente habrá que ganársela siendo siempre una persona honesta y confiable, porque esa actitud puede ser mal interpretada.  Sin embargo, si la convicción es firme y de buena fe, nadie se puede oponer a eso.

Saber lo que se quiere es lo principal, lo que sea, cualquier cosa que se desee hacer que atraiga el interés para desarrollar el potencial;  y luego hay que estar dispuesto a hacerlo a toda costa.  

Porque la pareja es importante pero no lo es todo.

Malena   

4 comentarios:

  1. :) Hola, Malena! Buenas noches! Aquí por lo menos son buenas noches! Bueno, no ne leído el post, porque si no me desvío de mi cosa.

    Bueno, te digo. :D he pasado unos días de vacaciones con mis amigos. La primera vez que voy, no la segunda, el año pasado también fui de vacaciones con amigos. Mis amigos me quieren, son buenos conmigo. Y yo reacciono ante esta idea con rechazo y rebeldía,creo. Pasé una época mala de amigos y tengo aversión al prójimo. Y el que se cerraba a la amistad era yo. Aunque hay personas que discriminan también. Pero bueno, pasar de ellas y no tener miedo. Yo si tengo miedo de los discriminadores. Si alguien un niño por ejemplo, me insinúa que estoy loco. O que me ve loco. Si lo hace intento no volver al sitio. Tengo malas experiencias del instituto, de hace años.

    Y creo que la niña de la biblioteca de mi barrio me tenía miedo. A eso me refiero. Habló como diciendome:loco. Y eso que hablaba bien yo, no me metía con nadie, iba con mi sobrina grande de siete años aproximadamente en aquel momento, la misma edad que la niña miedosa.

    Bueno, me he desviado del tema, :) que en las vacaciones mis amigos me demostraban afecto, y yo pensaba mal de ellos, los insultaba por dentro, o a mí mismo.
    No veía a veces, el amor en los demás, otras veces si. Si no ves amor entre la gente crees que la vida es una película de terror. Hay que hacer el amor, perdón, hay que amar. Como la canción de Mercedes Ferrer de hace veintidós años, que dice así, mueve la maquina, la máquina del corazón, ......en tu cabeza demasiada presión, no me importa tu edad tu sexo tu religión.
    Te suena? :)

    El amor yla amistad son la sanación del alma. Y amarse a uno mismo. Porque puedes tener amigosy amigas y rechazarlos como yo. Me da miedo. Miedo a ....al rechazo. Pero al rechazar pueden rechazarme. Y con razón, también. Si me rechazan me pasará lo que en mi niñez y adolescencia. Eso sufrí.

    Y la herida, la hurgo? Eso no es bueno. Parece que soy masoquista.

    Puedo vivir mejores momentos de los que vivo. Vivir el amor. La amistad. El agua del alma.

    Yo de niño tenia amigos. No era un niño que le gustara jugar con arañas al yo-yo. No era tan raro como ahora. :D

    Bueno, hasta cuando puedas, :) y cuando pueda yo leer la respuesta.
    ;)


    Pablo Manuel

    ResponderEliminar
  2. hola Pablo Manuel, quieres que te quieran pero al mismo tiempo tienes miedo a los afectos. La vida no es un jardín de rosas, más bien creo que es un valle de lágrimas y para vivir hay que ser fuerte y tener mucho coraje. Tu crees ser el único ser viviente que es rechazado algunas veces, y eso qué? No podemos agradar a todo el mundo, estoy segura que a ti tampoco te agradan todos los que conoces.
    Recuerda que los demás son el espejo de uno mismo, y que si te interesas en ellos podrás hacer muchos amigos.
    Ademas te tienes a ti mismo y a tu familia, que es mucho más que lo que tienen muchos.
    Sigue adelante y atrévete a estar cada día mejor, a pesar de todo. saludos, malena

    ResponderEliminar
  3. Hola! Soy maria y una chica me pidió ser novias y hacer el amor.... Y me gustan las mujeres pero soy hija única y esos temas no me han hablado mis padres y estoy acostumbrada a vivir con mis padres ¿que puedo hacer? Quiero tener novia pero no me atrevo y me agobia....

    ResponderEliminar
  4. hola María Nieto López, si eres mayor de edad y tienes un trabajo que te permite mantenerte puedes tomar tus propias decisiones, pero si dependes de tus padres, antes que nada tienes que tener independencia económica. saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!