2015/06/27

El Miedo a las Mujeres - Psicología Malena Lede




Muchos jóvenes se sienten mejor con sus amigos que con mujeres. No son homosexuales, el problema es que les tienen miedo a las mujeres.

Desde que las mujeres lograron emanciparse y tener libertad sexual, a muchos varones, les resulta más difícil comenzar a relacionarse con mujeres, por eso, al principio, suelen intentar conquistarlas a través de Internet, poniendo una máquina de por medio para poder defenderse.

Las mujeres de hoy son más libres e independientes y no necesitan tanto al hombre como ellos a ellas, principalmente porque pueden priorizar sus objetivos profesionales y su futuro y relegar su eventual propósito de tener una pareja y eventualmente hijos.

Pero el amor es entrega y para el hombre, estar a la defensiva no es lo mejor; al contrario, puede convertirse en un hábito y dilatar indefinidamente el momento de enfrentar personalmente a una mujer.

Los hombres jóvenes que desean iniciar su vida sexual, no saben que también las mujeres tienen miedo de ellos, aunque parezcan muy desinhibidas, porque a todos nos cuesta enfrentar al otro sexo por primera vez.

Aunque parezca una antigüedad, todas las mujeres prefieren a los hombres bien educados y pulcros, que estudian o que trabajan, que sean sinceros, que no oculten su estado civil, y que les digan con delicadeza cuáles son sus intenciones reales desde el primer momento, porque ellas también pueden desear una relación sin compromiso y se sienten mejor sabiendo qué es lo que pueden esperar de ellos.

Los hombres no necesitan hablar mucho cuando conocen a una chica, porque si no son muy conversadores, se notará si se esfuerzan para hablar, porque no podrán ser espontáneos y no darán una buena impresión. En cambio, si permanecen callados y sólo hablan lo necesario, mantendrán el misterio y resultarán más atractivos para ellas.

El hombre tímido tiene más chance de ser aceptado por las chicas que los más intrépidos, porque las hace sentir más cómodas y confiadas. Los más desenvueltos y atrevidos suelen ser rechazados de plano; la diferencia es que estos últimos no se sienten ofendidos con el rechazo y vuelven a insistir las veces que sean necesarias; y si no tienen éxito, no se sienten afectados porque están seguros de ellos mismos, entonces buscan otra.

El éxito de la conquista de una mujer depende precisamente de la capacidad que tenga el hombre para tolerar el fracaso; porque si es muy susceptible y se rinde frente a la primera derrota, irá desarrollando el miedo a las mujeres que le impedirá construir una buena relación de pareja.

La homosexualidad adolescente en el hombre es una etapa normal del desarrollo psicosexual, porque es común que los jóvenes tengan esas experiencias con amigos de su misma edad y eso no los define como homosexuales, sino que es una manera más sencilla para ellos de canalizar las tensiones, cuando todavía no tienen la suficiente madurez como para enfrentarse a las mujeres.

Para un hombre, entender a las mujeres no es fácil, porque tienen una manera de pensar diferente. Las mujeres son más sensibles y emocionales y los hombres son más cerebrales. Las mujeres son más intuitivas y prácticas y los hombres más teóricos y racionales. Dos mundos diferentes que se tienen que unir para complementarse y lograr la pareja perfecta.

Cada uno debe respetar la individualidad del otro y no intentar dominarlo, porque sería inútil ya que si se enamoran de una persona como es y luego pretenden cambiarla, dejará de ser quien era para ser como les gustaría que fuera, y entonces los desilusionaría.

Malena

2 comentarios:

  1. A mí no me gusta ninguna mujer de donde vivo. Creo que es por el roce. Cuando voy a comprar, la chica de la tienda sí me gusta. Es decir que tú sonríes al que hablas o miras, y elllas/os te sonríen. Sonrisa auténtica, no valen las forzadas. Para eso hay que tener amor. Sentirse querido y valorar el amor.

    Yo no creo mucho en el amor. Bueno, estoy ilusionado con tener pareja y tal. He visto que emparejarse es... confianza... Mira, me acordé que una vez en una excursión de la asociación de enfermos/as mentales que iba hicimos un juego entre todos. Consistía en que un compañero o compañera se dejaba caer para los lados tieso y los demás a su alrededor lo agarraban para que no se cayera.
    Un ejercicio de confianza.

    No todos los que se pusieron en el centro confiaron en los de su alrededor. Yo desconfiaba de una chica porque era mucho más pequeña que yo, y creía que no podría sostenerme. En los demás si confié.

    Es curioso como en un ejercicio se puede practicar la confianza en los demás. Aunque uno confía en el chófer cuando se sube a una guagua también, confía en el panadero cuando se come un pan y demás... habemos personas que dudamos de todo eso, también.

    bueno, hasta lueguito!!

    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo, el amor no siempre se da a primera vista, la mayoría de las veces hay que conocer primero a alguien para poder amarlo después. La confianza es muy importante en la pareja y en cualquier otra relación. saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!