2015/11/30

Hay vida más allá de la pareja - Psicología Malena Lede



Para la mayoría, el rompimiento de una relación afectiva puede ser devastador, aunque a la vez implique el fin de una sucesión de experiencias difíciles, de cotidianas discusiones estériles y de mutuas recriminaciones y ofensas.

A veces la gente se acostumbra al sufrimiento y le parece que es la única forma de vivir, otras veces el temor a lo desconocido, a la soledad, a enfrentar la vida solos sin el respaldo de alguien al lado, va dilatando las decisiones y se acepta el atropello, la indiferencia, la infidelidad y hasta la violencia con tal de evitar el cambio.

Sin embargo, aunque la imaginación se empeñe en crear un futuro incierto, la realidad puede ser muy diferente y la vulnerabilidad los puede hacer invencibles.

¿Cuántas cosas no pueden hacer porque viven en pareja? Tendríamos que registrarlas para poder recurrir a ellas en el caso de tener que enfrentar la soledad, cualquiera que sea la causa.

El mundo es una fuente de oportunidades para desplegar creatividad, para trabajar, para aprender y también para disfrutar del ocio, cualquiera sea la edad que se tenga. La única barrera que se interpone entre toda la gama de posibilidades que existen es uno mismo.

La vida es una sucesión de muertes y resurrecciones, porque morimos como niños, como adolescentes, como jóvenes, como adultos y finalmente, los afortunados, mueren de viejos.

La soledad puede enseñarnos a vivir con nosotros mismos como nos plazca, permite que aprendamos a tomar decisiones autónomas, respetarnos como personas independientes, confiadas y seguras, afianzarnos en un nuevo rol y enfrentar la vida con valentía para emprender todos los días nuevos desafíos.

Siempre somos más capaces de lo que creemos pero el miedo es el que se interpone entre las ideas y los hechos; el que nos paraliza, nos vuelve inseguros y desconfiados.

Para vivir se necesita mucho más coraje que para morir, porque se sigue rindiendo examen todos los días y pagando la consecuencia de los errores, en cambio la muerte puede borrar todas las afrentas, los resentimientos, los rencores, porque todos necesitan reconciliarse con los muertos para poder enterrarlos.

La soledad es la oportunidad de conocer nuestros propios límites, de sorprendernos de nosotros mismos, de entablar nuevas relaciones, de amar libremente, de superarnos, de derribar viejos mitos, de atrevernos a ser quienes somos.

A veces la soledad puede ser nuestra mejor compañía y un duelo eterno la excusa para darnos por vencidos.

Malena

2 comentarios:

  1. Hola malena, me llamo Frida tengo 19 años. hace dos años conocí a un chico, empezamos a salir y después de un tiempo empezamos a andar como novios. Las cosas iban bien, hasta que un dia vi unos mensajes en su celular que tenia con mi mejor amiga y le tiraba la onda mi novio a ella jamás le dije nada, el hacia cosas y todo indicaba que me era infiel, no con mi mejor amiga con otras chicas y nunca le dije nada, y después de un tiempo el dejo de hacer eso, por unos meses no tuvimos ningún problema, nos llevábamos bien todo el tiempo y casi todos los días las 12 horas estábamos juntos, cero problemas. Tuvimos relaciones y desde la primera vez,mi actitud fue cambiando, me volví una persona insegura, posesiva, sentia celos todo el tiempo. Los dos cambiamos, el se hizo un poco agresivo, también posesivo y celoso y teníamos peleas todo el tiempo, por la cosa más mínima, debo admitir que me gustaba un poco eso, pelearnos. Nos gritabamos e incluso el un dia me golpeó yo también lo hacía. Las cosas fueron así por unos meses hasta que un dia yo corte con el, por que no me sentia aguso que no confiara en mi y también ya me estaba aburriendo. Paso un año desde que cortamos y lo extraño, extraño las cosas bonitas, extraño hablar con el, extraño las pláticas, los momentos, las cosas tontas que nos hacían reír. En ese tiempo me di cuenta que me hace falta porque a nadie le había abierto tanto mi corazón, mis sentimientos, miS pensamientos me conoce demasiado y le tenía demasiada confianza. Lo eh buscado pero el me ignora y de verdad lo necesito. No se que hacer, si seguir buscándolo o ya dejarlo ir....

    ResponderEliminar
  2. Hola Frida, la ausencia hace que recordemos sólo lo bueno de una persona, porque todo lo malo, que fue lo que los separó, se borra como por arte de magia, pero ni bien se vuelven a encontrar aparecen los antiguos conflictos, la violencia, el aburrimiento.
    Creo que haber vivido eso una vez es más que suficiente.
    Un hombre golpeador puede perder el control y llegar a matar, creo que esa amenaza debería preocuparte más que otra cosa.
    Tienes la suerte que te ignora, aprovéchala para dejarlo ir.
    saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!