2016/01/26

Parejas estables - Psicología Malena Lede


Las relaciones de pareja actuales no resisten el paso del tiempo y dejan como resultado mucha frustración y desconcierto. Lo más común es que comiencen siendo fugaces experiencias íntimas entre dos desconocidos, que sin saber las intenciones del otro y guiados únicamente por la atracción sexual creen estar enamorados y estar transitando el camino correcto.

Generalmente, la ansiedad por encontrar a la persona indicada para comenzar una relación que pretende ser duradera, hace descender el nivel de exigencias hasta el límite de aceptar al primero que se presenta sin tener oportunidad de evaluar antes, si esa persona califica mínimamente para convertirse en una eventual pareja estable.

Así, se suceden muchas salidas inútiles que ni siquiera sirven para pasar un buen rato, porque el problema crucial en estos casos, es que la mayoría de las veces ninguno de los sabe muy bien lo que quiere.

Pueden por un lado, querer encontrar una pareja estable, pero por otro es probable que no estén dispuestos a renunciar a ciertos hábitos que se contradicen con esa pretensión ni tampoco pueden evitar elegir al mismo tipo de persona que usualmente les atrae, generalmente poco confiables.

Todos sabemos que no es lo mismo elegir una persona para pasar una noche divertida que buscar a alguien con posibilidades de convertirse con el tiempo en una pareja estable.

Sin embargo, la mayoría cree que el amor puede lograr el milagro de transformar a las personas que sólo buscan divertirse, en seres hogareños, dispuestos a formar una familia, a hacer esfuerzos y a trabajar honestamente para mantener un hogar y cumplir con su pareja proyectos comunes.

La gente muy atractiva y divertida, acostumbrada al ocio y a consumir alcohol u otras sustancias, que viven de noche y duermen de día y que cambian de pareja todos los días, no califica para ejercer el rol de pareja estable; aunque tenga la mejor intención y jure que está dispuesta a cambiar de vida; porque seguramente en poco tiempo volverá a las andadas.

La estabilidad en la pareja exige el cumplimiento de obligaciones, aceptar la rutina, ser capaz de mantener la palabra, de controlar los impulsos, de ayudar en el hogar, de ser confiable y honorable, de respetarse mutuamente, de transformar la atracción inicial en amor verdadero.

No se pueden crear falsas expectativas con personas que jamás han tenido estas cualidades y que seguramente no las tendrán nunca.

El amor es ciego y se niega a ver lo obvio, porque prefiere engañarse y creer en milagros cuando se decide caer bajo los efectos de la seducción de personas atractivas que todos asedian y que nunca serán de alguien en particular sino de todos. Si no obstante se elige vivir una vida de zozobra, se arriesgarán a tener que luchar una batalla interminable que ya de entrada está perdida.

El hombre ideal es aquel que no tiene nada que probarse a sí mismo, que es como es y no se deja vencer por el qué dirán, el que va todos los días a trabajar, que no se preocupa tanto por su físico pero que tiene una fortaleza poco común para enfrentar la vida con la valentía de elegir siempre la acción.

Tal vez permanezca invisible para la mayoría de las mujeres que no quieren ver más allá de lo obvio y se engañan a si mismas, pero será capaz de ganarse el corazón de una mujer inteligente, para toda la vida.

Malena






1 comentario:

  1. Hola.

    Muy lindo post, deja las cosas claras.

    Te comento un caso a ver si te interesa.

    Hace mas de 5 años que estoy con una mujer inteligente y según vos entro en la categoría de hombre ideal.
    Además tenemos 2 nenas hermosas y descubrimos que tenemos potencial para ser buenos padres.


    Mi realidad es que mantener ésta relación fue difícil.

    Nos atrajo aquel primer día muchas cosas que teníamos en común, podíamos estar hablando noches y días sin dormir.
    Los momentos lindos hicieron que sigamos juntos tanto tiempo.

    Luego de los primeros meses de la emoción de habernos conocido hace poco vinieron las discusiones y peleas, las cuales algunas fueron bastante violentas ya que cada uno tiene sus traumas y problemas o conflictos internos que nos ponen mal y no nos permiten aportar nada bueno a la pareja ni a nadie, pero a pesar de llegar al punto de casi separarnos, siempre volvimos a intentarlo por el hecho de no querer estar solos, al menos por mi parte.

    En los momentos que peor nos llevábamos, eh sentido cosas por otras mujeres, caí y me deje llevar pero nunca fui infiel físicamente, solo mentalmente.
    Tampoco quería concretar nada con nadie, no quería engañar porque a pesar de que duela mucho era cuestión de tiempo, siempre apostando a la relación.

    En el día de hoy con mi pareja estamos distanciados un poco aunque nos tratamos de llevar lo mejor posible, además de que ahora somos padres y tenemos prioridades.

    Lo que pasó es que eh conocido una mujer que me sube la adrenalina y me regocijo en oxitoina cuando hablo con ella, me encanta. Encima está en una situación sentimental igual a la mía, momentos buenos y malos en su relación, que se prende y que se apaga.

    Por esta mujer empecé a sentir algo que me hace muy bien, y se llama motivación.
    Por ella motiva vivir, mucho más que antes. Aunque no la vea y sé que a las noches duerme con otro, me siento bien y hago mejor las cosas de todos los días, quiero progresar mejorar y ser mejor persona y lo noto en como los demás ven mi cambio. Superé una angustia y depresión que tenía hace mucho.

    Sinceramente creí que debía quedarme con la primer persona que se quede conmigo, mi actual mujer.
    Hoy me siento mas fuerte y se lo que quiero: me atrevo a empezar una relación de pareja con otra persona, con alguien que me haga feliz por el solo hecho de saber que existe, o por estar a mi lado sin hablarme.
    Todo lo que exije mi novia y que no le doy, me sale dárselo a esta otra mujer.

    Ya me reprimí muchos años apostando a la misma mujer y a la misma relación, pero las peleas y discusiones son siempre las mismas y además al callarme y silenciar mis deseos me dan ataques de ira que quisiera evitar para siempre.
    Quiero conocer a otra persona que me atraiga y me entusiasme ya el hecho de hablar con ella a pesar de los hijos y de los años. Quiero que mis hijas me vean bien, no triste, reprimido y violento.

    Esta otra mujer es muy interesante, su manera de pensar me fascina, no es una chica que le gusten "las andadas" si no una mujer inteligente con potencial de pareja estable.

    Quiero lograr estar con ella e intentarlo de nuevo desde cero, evitar los errores que cometí de joven y cuidar mucho más la relación desde el principio, los cimientos.

    Me suena muy lógico, y me hace bien pensar así, siento que veo una luz para salir del agujero en el que quiero salir.
    Algunos pensaran que esto es ir para atrás en la vida, es decir separarse y empezar de nuevo.
    Para mi es ir para adelante, tener una pareja y vida diferente, empezar de nuevo para así poder pasar estos años que quedan de la mejor manera. Y si todo sale mal algo aprenderé, pues no me voy a quedar quieto sin hacer nada por miedo a fracasar.

    Tal vez alguno les sirva mi historia.
    Sé bien que ser abandonado es feo, pero actuar y mentir diciendo a mi novia que esta todo bien es peor, la verdad duele pero es la verdad.

    F




    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!