2016/04/29

¿Por qué elegí estar con él o con ella? - Psicología Malena Lede



Muchos son esclavos de cómo han vivido su historia personal desde su infancia y de todas sus experiencias infantiles gratas e ingratas, porque aunque no las recuerden, esas experiencias son las que crearon todos sus condicionamientos.

¿Por qué les agradan ciertas personas y no otras, independientemente de cómo sean ellas en sí mismas?

¿Por qué a las mujeres les atraen ciertos hombres y por qué los hombres eligen determinadas mujeres?

Porque las imágenes de sus padres siguen vivas en su inconsciente y continúan influyéndolos en sus decisiones, aunque hayan fallecido, los hayan abandonado o estén lejos o no los vean habitualmente.

Las mujeres eligen como pareja a un hombre como su padre o a alguien completamente opuesto, según como haya sido su relación con él; y los hombres eligen a una mujer como su madre o totalmente diferente en función a cómo se relacionaron con ella.

Según la teoría psicoanalítica, si se logra la identificación con el progenitor del mismo sexo se buscará una pareja como la figura parental del sexo contrario; y si se identifican con el progenitor del sexo opuesto se sentirán atraídos por parejas del mismo sexo o del opuesto, pero con características de personalidad semejantes a las de su propio sexo (mujeres dominantes en el caso de los hombres con identificación negativa u hombres débiles en el caso de las mujeres en la misma condición).

A veces, las circunstancias pueden hacer que una mujer se pregunte ¿por qué eligió a su pareja? Si la maltrata, si parece odiarla, si no quiere trabajar, si tiene adicciones graves, o si es inestable e irresponsable desde el principio.

Siempre las respuestas están en el pasado, porque todas las elecciones se relacionan con sus padres, cómo eran o cómo les hubiera gustado que fuesen.

El único remedio eficaz para terminar con esos condicionamientos es el perdón. Perdonar a sus padres, a sus hermanos, a sus maestros, a sus amigos y a todas las personas que los hicieron sufrir y que ayudaron para que se formaran una idea del mundo como un lugar peligroso y amenazante y que ningún hombre es capaz de ser fiel.

Lo que más afecta en la vida de toda persona, es haberse formado una pobre imagen de sí mismo, haber perdido la autoestima y continuar con toda la bronca reprimida que es precisamente lo que genera nuestra tendencia hacia el desamor y el fracaso.

Todas las experiencias son registradas en el cerebro, y si la emoción que originó esa experiencia no fue expresada adecuadamente, volverá a atormentar a la persona cuando se produzca alguna circunstancia afectiva que la recuerde.

De esa manera, aprendemos a responder de la misma manera cada vez que vivimos una experiencia parecida, condicionados por el recuerdo del pasado.

Dejar el pasado atrás es difícil pero se puede, evitando reaccionar como lo hacen siempre, tomando conciencia que el presente siempre es diferente, que cada momento es único, que cada persona es distinta, que todos se merecen y tienen derecho a ser felices.

Tanto las mujeres como los hombres tienen que evitar repetir historias, porque la tendencia es siempre relacionarse con el mismo tipo de persona que los hicieron sufrir, de manera que si lograron tomar la decisión de terminar con una relación tóxica, no volver atrás aunque la extrañen.

Malena

Fuente: "El Complejo de Edipo"; Sigmund Freud - "Teorías contemporáneas del aprendizaje"; Winfred F. Hill.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!