2016/06/28

El divorcio no es una solución sino un problema- Psicología Malena Lede




Cuando una pareja tiene conflictos, que pueden o no ser importantes, pero que los hace infelices, puede creer que la única alternativa posible es el divorcio.

El que quiere divorciarse no acepta su situación actual libremente elegida y no puede evitar anhelar volver a su estado anterior, cuando no tenía tantas responsabilidades y cuando podía salir con quien quería y volver a cualquier hora sin tener que dar ninguna explicación.

La imaginación de ambos integrantes de la pareja puede crear la secreta fantasía de que si estuviera con otra persona sería distinto, que por fin podrían lograr la felicidad que desean, que su amor no se agotaría nunca, que vivirían un eterno romance sin ningún problema y que su vida sería una permanente fiesta.

Los divorciados que sólo quieren volver a ser libres,  pueden soñar con relaciones ocasionales; con una vida imprevisible sin pautas preestablecidas en la que sólo haya lugar para la improvisación y los días sean todos distintos.

¿Quién es el que de pronto no desea vivir en un piso veintiuno con vista al río, llegar de trabajar y encontrarse solamente con el silencio, sentarse en un cómodo sillón para tomar un aperitivo mientras ve las noticias por televisión y  no como le pasa ahora, que en el caso de ser hombre sólo encuentra a una mujer malhumorada cocinando de mala gana y niños pequeños que se prenden a su pantalón para que los alce y de paso recordarle que es su padre; y si es mujer para encontrarse con todo sin hacer y con una familia demandante que la espera impaciente mientras su marido lee el diario?

Todo lo que somos y tenemos hoy es lo hemos elegido libremente en el pasado, cuando creíamos que podíamos ser felices compartiendo la vida con alguien que amábamos y teniendo una familia.

Es evidente que el aburrimiento y la rutina los puede estar matando, pero ¿qué es lo que les garantiza que su nueva decisión sea correcta, si antes también creían estar tan seguros?

Es verdad que la rutina agobia, que los niños molestan cuando un hombre que vuelve de trabajar está cansado y que es difícil hacer el amor con una mujer agotada y tan aburrida de la rutina como él.
Entonces ¿qué es lo que habría que hacer?

En primer lugar tenemos que aprender que para nuestro propio bien todas nuestras decisiones tienen que ser responsables, o sea que tenemos que estar dispuestos a responder por ellas y hacernos cargo tanto de lo bueno como de lo malo que implican;  y saber que toda decisión condiciona las futuras elecciones que hagamos, que en este caso ya no se tratará sólo de nosotros mismos sino también de nuestros hijos y que ellos necesitan más que nada a sus padres.

Nos estremecemos cuando vemos las noticias por televisión y creemos que las atrocidades que con capaces de hacer los jóvenes hoy en día no tienen nada que ver con nosotros, pero sí tienen que ver, porque siempre la violencia es la expresión de la ira contenida después de haber sufrido abandono, de no haber tenido un hogar que los hiciera sentir contenidos,  ni padres que pensaran en ellos.


Malena Lede – Psicóloga 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!