2016/06/10

Por qué hay tantos hombres infieles - Psicología Malena Lede




Los hombres básicamente están pre programados genéticamente para  diseminar sus espermatozoides para la reproducción de la especie.  Sólo algunos son capaces de controlar sus instintos y actuar con lealtad; pero son muchos los que responden según las circunstancias y no pierden la oportunidad de relacionarse con cualquier mujer.

La cultura y la educación han logrado, parcialmente, canalizar esos instintos hacia fines socialmente aceptables, pero todavía falta mucho tiempo para que el hombre respete las limitaciones que él mismo conscientemente  se impone,  cuando contrae un compromiso.

Es difícil convivir con un hombre infiel, porque así como es capaz de engañar a nivel afectivo y moral, también puede estafar, robar, abandonar a sus hijos y cometer cualquier otro delito.

Cuando un padre es infiel, por lo general, su hijo también lo es, porque los hijos se identifican con sus padres y suelen hacer lo mismo.

A veces la infidelidad se relaciona con la facilidad con que algunos hombres atraen a las mujeres, ya sea por su personalidad o por su capacidad de seducción.

En estos casos, las mujeres tienen que prestar mucha atención, cuando tienen la oportunidad de conectarse con personas con estas características de personalidad y que podrían llegar a ser sus potenciales parejas.

La confianza en una relación es todo, porque es la confianza la que hace posible que un vínculo de pareja se convierta en amor verdadero.

Una persona llega a ser única para otra, por su nobleza de corazón, su lealtad, su buen discernimiento y su grandeza de espíritu, únicas virtudes que logran superar el paso del tiempo.

¿Qué sucede con las grandes pasiones desatadas sin ninguna reflexión?  Se extinguen en su propio ardor, dejando corazones rotos, una gran desilusión y mucha frustración

Esa experiencia puede afectar a las personas para siempre, malograr sus vidas y hacerlas rechazar otros posibles vínculos, aunque no existan motivos evidentes.

El hombre que sabe que no va a poder guardar fidelidad a una mujer, no tendría que contraer compromisos formales;  sin embargo, consecuentes con su desleal actitud, lo hacen, porque son egoístas y no quieren perderse nada y porque no les importa el daño que les pueden ocasionar a sus mujeres y a sus hijos.

La infidelidad no es la consecuencia de una situación particular, sino la actitud propia de alguien que no tiene valores incorporados y  que aprovecha cada ocasión que se le presenta para actuar con deslealtad con alguna excusa.

Malena Lede - Psicóloga  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!