2016/07/17

Qué escribo hoy - Psicología Malena Lede




Casi todos los que escriben para otros desean más que nada ser leídos y entendidos.

Un escritor no puede evitar revelar implícitamente en sus escritos lo que  piensa; porque es lo que realmente desea compartir, convencido de que de algún modo puede ayudar a los que tal vez dudan de sus propios saberes e intuiciones.

Sin embargo, casi todos los días, sentada frente a la computadora, tengo que enfrentar  una inevitable lucha interna.  ¿Escribo para intentar captar la atención de la mayoría que se satisface leyendo siempre lo mismo, o lo que me gustaría escribir y de paso darle la oportunidad al público joven de ampliar su perspectiva y aprender a volar más alto?

¿Está preparada la juventud para leer algo diferente que la haga pensar y  la incentive a incursionar en terrenos desconocidos, o el miedo a ser  diferente no le permite salir de lo trillado y convencional  que es lo que por lo general consume la mayoría?

La naturaleza ahorra energía siendo simple y eligiendo las soluciones más económicas, pero las personas son más complicadas,  se bloquean frente a los obstáculos y buscan desesperadamente a alguien que les diga qué hacer.

La creatividad y la reflexión parecen ser cosas del pasado y ahora haberse convertido en la práctica de sólo unos pocos que luego las venden a los consumidores ávidos de soluciones fáciles.

La gente quiere resolver sus conflictos con recetas, salir de las encrucijadas haciendo lo que hacen otros y vivir su vida con pautas aprendidas tratando de evitar a toda costa pensar por sí misma y sin atreverse a utilizar su propia libertad de elección.

Es innegable que también ahora, las decisiones vienen envasadas, congeladas y listas para el consumo.

En la época del facilismo ¿quién es el que quiere asumir la responsabilidad de elegir su propio destino sin algo de ayuda?

De esa manera es como se favorece el surgimiento de regímenes políticos paternalistas que prometen solucionar todos los problemas pero que lo único que hacen es asegurarse cuantiosos ingresos para pasarla bien el resto de sus vidas.

Los noticieros, que se manejan con el rating, invaden nuestra privacidad con las manifestaciones más deplorables de la conducta humana, los crímenes más aberrantes, los escándalos de los famosos, la triste intimidad de quienes desean trascender a cualquier costo; porque esto parece ser lo más visto.

Eso es lo que se vende, o sea lo que prefieren mirar muchos, tal vez con la oculta avidez de deleitarse viendo cómo se atreven otros a hacer lo que secretamente les gustaría hacer a ellos.

Pero son pocos los que se arriesgan a innovar, porque  las leyes del mercado son estrictas y exigen que nunca se abandone  un éxito, y porque aunque se haga siempre lo mismo, la gente se renueva y no se da cuenta que se trata de cosas repetidas.

Sólo cuando no existe un alto compromiso económico se puede ser libre de cambiar y atreverse a hacer algo diferente.

Por eso este es el medio ideal que permite hacer lo que a uno le gusta cuando no hay relación de dependencia alguna, porque entonces la lucha es sólo con uno mismo.

Pero no tienen que preocuparse mis lectores habituales, seguiré escribiendo lo que parece que le gusta a la mayoría y de vez en cuando intercalaré algún artículo inesperado que si se atreven a leer los obligará a intentar pasar a otro nivel de conocimiento casi sin darse cuenta y los ayudará a ser más exigentes,

Malena Lede - Psicóloga 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!