2016/10/18

El Amor y la Libertad - Psicología Malena Lede




La única forma de vencer el miedo a la falta de amor es teniendo la libertad de ser uno mismo, que es la única manera de ser único y distinto.

Nadie ama a su pareja porque se parece a otro, la ama porque es ella misma.

Sin embargo, por temor, lo que suelen hacer los individuos es desalentar y sabotear cualquier afán de independencia de sus parejas por miedo a perderlas y el temor de ser superados por sus parejas los convierte en carceleros.

Por eso estar en pareja genera temor a perder la libertad, como si el amor y la libertad fueran incompatibles.  Pero el amor sin libertad no es amor, significa posesividad, celos, adueñarse de una persona para usarla como un objeto.

El miedo al compromiso es el miedo a perder la libertad, a tener que compartir todo, a tener que renunciar a ser uno mismo.

El amor es libertad, de otra forma no es amor, porque se ama a una persona por ser distinta y única.
Un amor que cercena la libertad, no puede tener futuro e invariablemente se transforma en odio.

La verdadera libertad es la del espíritu porque es interior, es imposible arrebatarla o encadenarla porque está más allá del poder de los otros y forma parte de todo ser humano.

Las relaciones de pareja actuales no son valientes porque antes que nada se aseguran contra todo riesgo evitando el compromiso, entonces son dos personas que están juntas hasta que una rabieta u otros los separen.

La libertad puede vivirse como algo amenazante y peligroso, porque  obliga a asumir riesgos y a responsabilizarse de las decisiones.

En lugar de temer, hay que confiar en la inteligencia porque es la guía más segura para hacer lo correcto. Incluso si nos equivocamos no importa porque los errores nos enseñan.

El autoritarismo es esclavitud pero la autoridad es experiencia.

Cuando dos personas independientes deciden compartir su destino forman una bella pareja, ninguno de los dos es una carga para el otro, cada uno permanece intacto en su terreno propio, ambos podrán disfrutar uno del otro mientras permanezcan juntos pero separados.

Estamos todos solos y esa es una cuestión que hay que entender, no podemos usar a los otros como muletas ocasionales o para que nos hagan compañía, ni tampoco manipularlos para lograr nuestros fines, sólo nos tenemos a nosotros mismos para emprender el desafío de Ser quienes somos.

La pareja está en crisis por el miedo a la libertad.

Malena Lede - Psicóloga

6 comentarios:

  1. Hola, quisiera preguntarle algo.

    ResponderEliminar
  2. no contesto mensajes anónimos, malena

    ResponderEliminar
  3. Hola Malena, mi nombre es Alicia. Llevo 1 año y 3 meses con mi pareja. Al principio todo iba de maravilla. Creo que es bueno, me quiere y le gusto. Pero tengo un miedo irracional desde hace muchos años y que me pasa con todas las parejas cuando ya la relación parece empezar a ser más rutinaria, y menos novedosa. Me siento insegura. No se trata de que me deje por otra, no tengo ese miedo, ya que me siento querida, pero tengo siempre el mismo terror, que mire a otras chicas (que como casi todo el mundo hace, aunque con respeto), tampoco puedo ver películas con cierto contenido erótico o donde se vea algún desnudo femenino. Siento que, aunque me quiera, puede encontrar algo que no tiene cuando las ve, como por ejemplo, ser más bella (aunque yo soy muy atractiva), más joven, que es más sexy que yo, o que simplemente sea diferente a mi, aunque no mejor necesariamente. Me siento muy violenta. Siento que me quiere, pero mi miedo es que fantasee sexualmente con lo que no tiene. Como él muchas veces hacía comentarios bromistas sin saber que a mí podía molestarme, un día me dejé llevar por la rabia y le dije que tenía problemas de confianza en esos temas y que su actitud no me ayudaba. Él comprendió,pero sigue haciendo algún comentario picante que me duele,creo que sin darse cuenta,y no sé muy bien cómo actuar al respecto. Él dice que me quiere mucho, quiere tener un hijo conmigo y que le encanto físicamente, que él no busca nada cuando mira a otra o cuando ve alguna escena erótica que ya no tenga en mí, sino que es algo innato, y que nos pasa a todos en algún momento. Sé que tengo un problema, ya que es un patrón que me ha pasado con todos los hombres, y que tengo que centrarme en mi propia vida, en mis propios intereses y en ser la mejor versión de mí misma. La teoría la sé, pero no sé muy bien cómo actuar cuando me siento celosa. Intento evitar a toda costa encontrarme con esas situaciones, por ejemplo, si veo una chica guapa, evitar ver si mira o no, si ponen una película de sexo irme a otra habitación, pero no sé si evitándolo le estoy dando más poder. Sin embargo, no sé si estoy preparada para enfrentarme a esos momentos y tampoco quiero estar siempre regañándole y haciéndole sentir culpable, ya que desgasta mucho mi interior y también la relación. Sé que tengo que aprender a quererle tal y como es, pero cómo hacerlo sin que se me note el enfado, o sin sufrir?

    Muchas gracias por todo,

    ResponderEliminar
  4. Hola Alicia, lo cierto es que este mundo es pura incertidumbre y aceptar eso es muy difícil. Todos queremos certezas, estar seguros pero eso es imposible. Entonces tenemos que aprender a confiar primero en nosotros mismos, en nuestra inteligencia, en nuestra sensatez, en lo que valemos como personas únicas y luego en los demás, basándonos en nuestra intuición y en los antecedentes de las personas.
    No somos dueños de nadie de modo que es inútil aferrarse. Hay que aprender a soltar, abandonar el control y dejar que las cosas sean como son. Si eres tu misma y estás haciendo lo que te gusta eleva tu autoestima y déjate llevar. Los celos son una enfermedad y el amor posesivo termina mal. Estás desperdiciando tu energía y tu juventud por miedo a la pérdida y al fantasma del abandono.
    Sin duda esos celos enfermizos se relacionan con tus experiencias infantiles. Hay que dejar el pasado atrás, arriesgarse a amar y entregarse a la vida sin condiciones. El amor verdadero es dejar libre al otro no meterlo en una prisión. Saludos, malena

    ResponderEliminar
  5. Gracias Malena. Sin duda, soltar es una de las cosas más difíciles que hay en esta vida, y en especial el miedo y la rabia. Crees que hay que hablar con frecuencia de nuestros miedos con la pareja o si son repetitivos podría hacer que el perdiera la admiración por mi? Debería enfrentarme y ver con el situaciones que me atemorizan para enfrentarme a mis miedos y superarlos juntos? O debería pasar de todo y centrarme en cultivar mi persona dejándolo correr? Es difícil saber por donde empezar a cambiar. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Hola Alicia Abad, abandonar el control es un signo de madurez porque el control es una ilusión, la verdad es que sólo podemos controlar nuestra propia conducta y la forma en que tratamos a los demás.
    Si eres celosa y tienes miedo de perder el amor de tu pareja, la perderás, porque hay que entregarse y aprender a ser valiente pase lo que pase. No puedes obligar a nadie que te quiera pero puedes ser cada vez más agradable para que cada día te quieran más, quedarte tranquila y dejar que pase lo que tiene que pasar. Levanta tu autoestima, porque tu vales mucho porque eres única, no le des tanta importancia a tu pareja ni dependas nunca de un hombre, porque si te muestras temerosa y celosa y le das demasiado valor puede creérselo.
    Debes centrarte en cultivar tu persona y en hacer lo que te gusta, no le cuentes a él de tus miedos porque los hombres no piensan tanto en las emociones y los sentimientos como las mujeres y no te va a poder ni comprender ni ayudar. Esto es algo que tienes que resolver tu misma.
    Saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!