2017/03/27

Los Desafíos - Psicología Malena Lede




Los desafíos que somos capaces de emprender son los que nos permiten Ser quienes somos; los que nos hacen sentir vivos, los que miden con mayor justicia nuestra capacidad de hacer, de imaginar y de crear, los que nos ayudan a elevar nuestra autoestima y a afianzar nuestra identidad, los que le dan a nuestra vida su justo valor.

Los nuevos desafíos le dan sentido a la vida, una razón para Ser, un motivo para vivir. No se trata de experimentar cualquier cosa sino de expresar en la acción el Ser que uno Es, tanto en las cosas pequeñas como grandes.

Mejorar el comportamiento, el ánimo, el carácter, la comunicación, las relaciones o el trabajo; controlar mejor las emociones y fortalecer el deseo de superación son los desafíos más ambiciosos que puede tener un ser humano.

Todo eso depende en gran parte de uno mismo, de las ganas que se tengan de vivir y de la tenacidad que se tiene en cumplir los proyectos

Renovarse es un desafío, cambiar, abandonar viejos hábitos, independizarse, ser capaz de enfrentar compromisos o de asumir responsabilidades; porque crecer no significa tener más libertad para hacer lo que uno quiere; crecer es lograr aprender a hacerse cargo de uno mismo.

Es necesario saber que en esta vida todo es posible, que nada es gratis, que el esfuerzo puede superar las limitaciones, que no hay que dejar pasar las oportunidades, que hay que valorar lo que se tiene y que hay que vivir y dejar vivir.

Una actitud positiva ayuda a llevar a cabo nuevos desafíos, a deshacerse de los prejuicios, a aprender de los que más saben, teniendo conciencia de los avances y de los retrocesos, evitando la ansiedad y conservando la calma.

Cada día nos brinda la posibilidad de empezar de nuevo sin mirar atrás, nos das la fuerzas para superar lo perdido y el entusiasmo y la esperanza de cumplir otros proyectos.

Hay que creer y seguir los sueños confiando en nosotros mismos, en nuestra capacidad y en nuestros conocimientos, defendiendo la alegría de estar haciendo lo nuestro.

El buen humor nos rescata de la duda y del miedo porque tiene una fuerza transformadora, nos empuja a avanzar, nos eleva y nos permite trascender nuestros propios límites.

Podemos conectarnos con las cosas buenas que nos da la vida, si no nos dejamos llevar por preconceptos negativos o actitudes derrotistas y si vemos y confiamos en las oportunidades; porque cada oportunidad representa el desafío de un nuevo comienzo.

La flexibilidad del carácter es esencial para poder cambiar e iniciar algo nuevo; porque significa estar dispuesto a dejar la comodidad de lo conocido para arriesgarse a enfrentar lo desconocido.

Malena Lede - Psicóloga



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!