2017/07/12

EL COMPLEJO DE INFERIORIDAD - Psicología Malena Lede




El complejo de inferioridad - concepto de Adler (1870-1937); médico psicoterapeuta, fundador de la Psicología Individual - se origina en una inferioridad física sufrida en la infancia, que el individuo intenta compensar con una exaltación de su personalidad impulsado por la voluntad de poder.

Para Freud, el complejo de inferioridad no se relaciona con una inferioridad física sino que es el resultado de un daño sufrido en la infancia, debido a graves  carencias afectivas.

Adolf Hitler llevó el apellido de su madre hasta los 39 años, porque su padre, quien lo castigaba frecuentemente con un palo,  fue hijo ilegítimo y recién pudo reconocerlo cuando regularizó su filiación.

Hitler quería ser pintor de cuadros pero no tenía suficiente talento. Intentó ingresar a la Academia de Bellas Artes dos veces pero no lo logró.

Hitler no logró terminar sus estudios secundarios, no tenía experiencia política, ni sindical y como militar sólo llegó a ser cabo; no tuvo familiares ni amigos influyentes, tampoco dinero; ni siquiera tenía al principio la ciudadanía alemana, porque era austriaco; sin duda era todo un perdedor, pero si tenía un gran complejo de inferioridad que le exigía hacer algo extraordinario y que era su motivación para hacerse valer.

Cuando falleció su madre se mudó a Viena donde realizó distintas tareas menores para mantenerse, durmiendo en hoteles baratos y comiendo en lugares para indigentes; pero con el tiempo su condición mejoró pintando cuadros.

Trató de eludir el servicio militar para evitar mezclarse con otras razas pero finalmente fue declarado no apto.

Hitler se trasladó a Alemania declarando que abandonó el Imperio Austro-húngaro porque la mezcla de razas en Viena le repugnaba.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial (1914) se presentó como voluntario en el Ejército alemán; donde se dio cuenta que su objetivo en la vida era salvar a Alemania.

Su primera oportunidad como político fue trabajando como espía militar. Posteriormente se adhirió a un pequeño partido político, al Partido Obrero Alemán, donde llamó la atención de sus superiores por la intensidad de sus discursos; cobrando con el tiempo mayor protagonismo.

Llegó a acceder al máximo poder con la misión de nacionalizar las masas, destruir al enemigo interno, (judíos y marxistas), construir defensas y expandirse para adquirir nuevos territorios.

La historia de Hitler muestra que padecía de un complejo de inferioridad adquirido en la infancia, por carencias afectivas y por su sentimiento de minusvalía, que trató de compensar con su delirio de grandeza y su ambición de poder.

Malena Lede - Psicóloga
Fuente: Diccionario del Psicoanálisis  - Laplanche y Pontalis. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!