2017/07/07

LOS REGALOS Y LAS CULPAS - http://psicologia-malenalede.blogspot.com




Las personas se regalan unas a otras por distintos motivos. Regalamos algo a alguien o recibimos regalos en fechas significativa que pueden ser cumpleaños, el día del padre o el día de madre, en las fiestas de fin de año, para una graduación,  etc.; porque es un modo más de celebrar un acontecimiento y porque forma parte de la cultura y  el comercio y la publicidad, por razones obvias, trata de mantener e incentivar.

En ocasiones podemos regalar sin motivo explícito; en esos casos puede ser un intento común de reparar algún daño que dejó una secuela de culpa o para agradecer atenciones; o por haber sido favorecido en algo beneficioso (en este caso también llamado coima)  y también para ser perdonado por haber cometido alguna falta que incomoda.

Los maridos que acostumbran a hacer muchos regalos a sus esposas, sin motivo aparente,  son muy sospechosos, ya que es muy probable que se sientan culpables por haber cometido alguna infidelidad o por tener la fantasía de cometerla. No es raro que sea así como muchas mujeres casadas consiguen todas sus alhajas.

Nadie regala nada sin un motivo, porque los regalos expresan siempre un reconocimiento por algo, por eso hay que tener cuidado y estar seguro de honestamente habérselo ganado.

También se regala algo para expresar amor hacia alguien sin palabras, para un compromiso matrimonial o para una boda.

En cuanto a los regalos empresarios mueven un importante mercado; es una forma de agradecer atenciones recibidas durante el año, aunque si se trata de cosas muy costosas, ese regalo hace dudar de la legitimidad de esas atenciones.

Aunque cueste creerlo todavía hay gente capaz de rechazar un regalo costoso si eso implica un intento de soborno, pero por supuesto son las menos, porque el soborno es común en todo el mundo, generalmente para ganar licitaciones; es tan común que casi se puede decir que las empresas no pueden competir si no pagan sobornos, incluso las organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro. Lamentablemente suele ser un trámite más en un expediente, que por supuesto no queda registrado en ningún lado.

En una potencial relación de pareja también un buen regalo puede ser una especie de soborno, para vencer resistencias, para convencer de ese modo si no se tiene otro, para demostrar poder adquisitivo o para competir con mayor ventaja con otro.

No obstante, si recibimos un regalo que creemos que merecemos por algún motivo hay que saber recibirlo y ser agradecido.

Malena Lede - Psicóloga 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!