2018/05/13

LA OBSESIÓN POR LA SEGURIDAD - Psicología Malena Lede


Es cierto que desde que nacemos estamos expuestos a muchos peligros, sin embargo, la mayor parte de la gente, logra desarrollarse, crecer y llegar a vivir muchos años.

Las noticias por televisión, centradas únicamente tragedias y  desgracias, nos predisponen a pensar que también nosotros podríamos ser protagonistas de algún hecho lamentable, lo que puede limitar nuestra acción y nuestros planes, preocuparnos más de lo necesario y convertirnos en personas temerosas que están esperando que ocurra una catástrofe.

Una gran ciudad es una verdadera jungla de asfalto pero afortunadamente, las estadísticas indican que son bastante escasas las posibilidades de sufrir un hecho que ponga en riesgo nuestra vida.

Este miedo que suele inquietar a mucha gente sin demasiado fundamento, casi siempre no condice con la actitud negligente que muestran cuando conducen un vehículo.

No es raro que utilicen el celular mientras manejan, que no usen el cinturón de seguridad de su auto, que no respeten los semáforos, que superen el límite de velocidad permitido, que hayan tomado alcohol o que insulten a otros automovilistas por pequeñeces sin pensar que podrían estar armados y contestarles a tiros.

El peor enemigo del hombre no es el improbable acontecimiento que raramente lo sorprenda y amenace su integridad física sino que es y será siempre él mismo.

El hombre se resiste a aceptar las normas aunque sea peligroso, sin embargo puede temer ser asaltado y despojado de sus pertenencias y quejarse de la falta de seguridad en las calles.

Las personas desean sentirse seguras y no tener problemas, pero si pudieran lograr esa tranquilidad absoluta, ¿no deberían también renunciar a su natural espíritu aventurero y a su deseo de enfrentar algún riesgo?

Todos deseamos vivir tranquilos, pero ¿podemos ser capaces de vivir sin problemas una vida tranquila, sin ningún altibajo y sin las preocupaciones que implican los desafíos?

Malena Lede - Psicóloga 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!