2018/06/01

EL AMOR POSESIVO - Psicología Malena Lede



Hay muchos que todavía no saben que dar hace a la gente mucho más feliz que recibir y que amar es más importante que ser amado, porque nos permite salir de nuestro propio egocentrismo y de nuestra soledad, es lograr la unidad, es la oportunidad de compartir. 

El amor maduro es poder pensar que nos aman porque nosotros amamos y no amar porque nos aman.

El amor es libertad y no tiene condiciones, no puede depender de cuánto ganan ni de lo atractivo que son, ni de ninguna otra  cualidad; porque si es por algún merecimiento podemos pensar que no es amor sino que nos están usando y que si el amor debe ganarse entonces también puede perderse.

No se necesita hacer mérito para ser amado porque cuando amamos de verdad,  nace en nosotros espontáneamente la necesidad de ser mejores personas, de crecer, de desarrollarnos, de dar lo mejor y de llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos.

El amor no es sólo una forma de relación es también una forma de ser en el mundo, una actitud. Se ama una carrera, una profesión, un oficio, la misma vida con sus alegrías y sinsabores y principalmente a uno mismo para poder amar a los otros y ser compasivo.

Enamorarse es una experiencia de corta duración por su misma naturaleza, porque uno se enamora de un ideal no de la persona que cree amar que apenas conoce pero que la unión física logra la ilusión de aparente intimidad;   La sexualidad es la que nos engaña y la que alimenta esas ilusiones.

Desear físicamente a alguien no es amar, el amor inspira el deseo sexual pero además requiere un sentimiento de ternura hacia el otro y la capacidad de amar a todos los demás.

El amor posesivo es convertir al otro en una cosa, quitarle su libertad, no es amor, es considerar al otro como la prolongación de sí mismo.

El amor no es solamente un sentimiento sino esencialmente un acto de voluntad, una decisión, una promesa, un compromiso, una libre elección de estilo de vida compartido.

Malena Lede - Psicóloga

Fuente: "El arte de amar" ; Erich Fromm 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!