2018/11/12

NO BUSQUE UN EMPLEO, TENGA SU PROPIO NEGOCIO - Psicóloga Malena Lede


(Foto de Malena)

Hacer negocios para generar ingresos propios es lo que todo ser humano desearía hacer en lugar de buscar un empleo y trabajar para otros. Pero para alcanzar esta meta es necesario cambiar de forma de pensar y creer que eso es posible.

Esto es lo que afirma el economista de las Universidades de Dhaka y Vanderbilt, Muhammad Yunus, que hace 42 años fundó en Bangladesh el Grameen Bank, el banco para pobres y que creó los microcréditos,  sistema que cambió la vida de las mujeres de ese país.

Lo fundamental es saber lo que quiere el ser humano, porque básicamente todos somos creativos y potenciales emprendedores.

La gente no sabe que si tiene una buena idea pueden existir muchos que deseen invertir en ella; pero el Grameen Bank abarca un segmento de población mucho más amplio;  presta dinero a cualquier mujer que desea iniciar un pequeño negocio y necesita para ello un pequeño crédito para comprar una máquina de coser, una bicicleta, una computadora, una cocina, una vaca o cualquier otra cosa que le permita comenzar a desarrollar lo que le gusta hacer y que al mismo tiempo sea su fuente de ingresos.

Los préstamos son sin garantía y sólo para mujeres, porque ellas son las únicas que terminan de pagar sus créditos.

En Bangladesh, todo el dinero de una familia le pertenece al marido; pero ahora, la mujer ha adquirido independencia, posee una cuenta de ahorro que sólo puede operar ella y una actividad que le permite subsistir y que en caso de divorcio, le pertenece.

Recibimos una educación que nos sirve para buscar un empleo, pero que no nos garantiza encontrarlo.  Mientras exista gente frustrada que se sienta aislada, sin apoyo y sin perspectiva de poder mantenerse y realizarse, continuará ahondándose la brecha entre ricos y pobres, los ricos serán  cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.

Estas diferencias son la que nos separan y las que producen las guerras; lo que hace que la gente no sea feliz y se vuelva violenta.

Muchos no entienden que la felicidad no es acumular dinero sino el bienestar que produce sentirse bien con uno mismo.

La brillante idea de Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz en 2006,  debe prosperar y dar lugar a otros proyectos similares, que no exigen grandes inversiones sino que sólo necesitan del impulso creativo y solidario de personas como él,  interesadas en erradicar la pobreza y dispuestas a ayudar a terminar con las desigualdades que todavía marginan a millones de personas en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!