2009/07/20

El Tai Chi y la Salud




El Tai Chi es un arte marcial chino que no utiliza la fuerza física sino el valor de la intención y promueve el equilibrio entre la mente y el cuerpo.

Uno de los fundamentos filosóficos del Tai Chi es el Taoísmo de Lao Tsé.

Según la doctrina taoísta los opuestos son las dos fases sucesivas de una realidad idéntica.

Para ver con claridad mira lo pequeño, es fuerte el que es blando, el que da el paso más largo no anda, el que se exhibe no luce, el que se esfuerza no consigue, el que se estima demasiado no brilla, el que mucho se cuida crece poco.

De este modo vemos que la polaridad del ser es lo común de la mayoría de las doctrinas chinas.

El hombre perfecto enseña callado y su tarea es no hacer ningún esfuerzo, porque las cosas se producen solas.

La humildad para el Taoísmo es no tratar de ser singular, no querer destacarse, no salir del Todo al que pertenecemos.

La singularidad para el Taoísmo es el suicidio. Si no interviniéramos con nuestro esfuerzo todos evolucionarían naturalmente.

El anonimato nos salva de las ambiciones porque sólo sin ambiciones se logra la paz y se permite que el mundo se corrija por si mismo.

El secreto para ganarse el mundo es no intervenir y dejar las cosas seguir su curso natural.

La práctica de Tai Chi es la mejor forma de curar enfermedades y de mantenerse en buena forma físicamente y espiritualmente.

Los chinos sostienen que el cuerpo, para estar sano necesita movimiento, porque estar inactivo produce enfermedades.

Por esta razón es que desde hace miles de años se han ocupado de desarrollar muchos sistemas de ejercicios para prevenir y curar enfermedades.

Las demás formas para hacer ejercicio no tienen en cuenta la mente y el espíritu y sólo se ocupan de los músculos del cuerpo.

El Tai Chi pone en movimiento a todo el cuerpo y lo beneficia en su totalidad y no solamente a los músculos.

Practicar Tai Chi, estimula el sistema nervioso central, logra bajar la tensión arterial, evita el estrés y relaja las tensiones de los músculos.

También favorece la eliminación de toxinas del cuerpo, corrige la digestión y la circulación de la sangre, ya que sus movimientos rítmicos masajean los órganos internos y mejoran su función.

El Tai Chi principalmente canaliza el flujo de la energía o Chi a través de los meridianos del cuerpo para que esta energía circule y no se estanque; y mientras eso ocurra la persona estará sana.

Porque la enfermedad se produce cuando la energía o Chi se desequilibra o se obstruye.

Ningún otro sistema de ejercicios tiene estos beneficios ni produce estos resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!