2017/04/27

MEJORA TUS RELACIONES PERSONALES - Psicología Malena Lede




Sabemos que muchas veces, conectarse positivamente con los demás no es nada fácil y que en gran parte suele depender de la química, sin embargo existen técnicas que pueden ayudar a mejorarlas sin tener en cuenta solamente esa cuestión de piel.

Existen habilidades empáticas que se pueden desarrollar e incorporar con facilidad a nuestra conducta habitual para cambiar radicalmente nuestras relaciones interpersonales, como por ejemplo:

-         Escuchar con atención al otro e intentar comprenderlo, poniéndose en su lugar

-         No dar opiniones personales sin que alguien las pida.

-         Ser sinceros y expresar las emociones

-         No interrumpir a los demás por ningún motivo

-         Mantener la mente abierta libre de prejuicios y preconceptos

-         Mostrar un perfil bajo, evitando ser el centro de la atención

-         Pensar antes de hablar

-         Demostrar interés en los demás

-         No juzgar

-         Ser claro y conciso, sin intentar persuadir

-         Ser positivo, amable y discreto

-         Tratar a todos igual sin discriminar

Luego, hay que recordar, que no necesitamos tener una gran cantidad amigos o compañeros en la vida ya que lo que importa más es la calidad de los vínculos y las emociones positivas que generan.

También es importante confiar en nuestra intuición o sexto sentido para detectar señales que nos pueden indicar con bastante exactitud qué clase persona puede ser alguien que recién conocemos, si podemos confiar en él o si por el contrario tenemos que cuidarnos de él.

Malena Lede - Psicóloga 

2017/04/26

LA NECESIDAD DE AMOR - PSICOLOGÍA MALENA LEDE




Existen en el mundo muchas personas con carencias elementales insatisfechas y también con severas carencias afectivas: falta de amor, de cariño y de interés por parte de los demás y de su familia.

La falta de amor como la incapacidad de amar, producen males tan graves como la falta de alimentos, porque además de hacer infelices a las personas puede provocar serias alteraciones en los órganos, ataques cardiacos y accidentes cardiovasculares.

Está comprobado científicamente que la personalidad tipo “A”, o sea la persona hiperactiva, competitiva, agresiva, luchadora, poseída por el intenso deseo de obtener fama, poder, éxito o placer en el menor tiempo posible, se torna ansiosa, irritable, malhumorada y tensa;  y que no es raro que aun siendo joven sufra un infarto.

El certificado de defunción dirá que falleció de un ataque cardiaco pero analizando su conducta en vida se podrá deducir que también murió de ambición, egoísmo y por falta de capacidad de amar.

Estas personas no tienen tiempo ni espacio para el amor, porque gastan toda su energía en conseguir todo lo que desean.

El amor de pareja también se suele confundir con la necesidad física por el otro sexo, sin embargo, una vez que se satisface ese deseo, es común que la relación se deteriore.

El amor no es sólo una sensación física sino también un estado mental duradero, cuando el que ama está más interesado en cuánto puede dar que en lo que va a obtener.

El amor desinteresado exige atención, tiempo, energía, criterio propio y conciencia de unidad, porque no somos seres separados de nuestro entorno y de nuestros semejantes, formamos parte de un todo.

Es necesario aprender a vivir a un ritmo más lento, para tener más tiempo para los demás dejando de lado las actividades de las que podemos prescindir para dedicarnos más a lo que nos importa.

Una solución eficaz para disponer del tiempo que necesitamos es levantarnos más temprano, para poder desayunar con tranquilidad, hablar con nuestros hijos o con nuestra pareja y no salir corriendo masticando el último bocado y sin haber articulado una sola palabra.

Ese alocado ritmo continuará todo el día porque se ha convertido en un condicionamiento, una forma de funcionar, que no solamente afecta la salud sino también las relaciones.

Comer con los niños no sólo es bueno para su nutrición sino también para la identificación con sus padres y para tener la oportunidad de contar sus cosas, de preguntar y de aclarar sus dudas; y de escucharlos, estando atentos a sus necesidades reales y señalarles sus posibilidades y sus límites.

Todos disponemos de una gran cantidad de energía para dar, pero si la gastamos en pensamientos negativos como la codicia, la preocupación, la ira o el resentimiento, no nos quedará nada.

Los deseos egoístas y el interés por las posesiones provocan ansiedades, temores y frustraciones que agotan toda la energía.

Podemos recuperar el amor de los demás y la capacidad de amar de verdad que hemos perdido, resistiendo los deseos egoístas y   desarrollando expectativas menos pretensiosas y más realistas.

Malena Lede - Psicóloga
Fuente: “El amor nunca falla”; Eknath Easwaran  

2017/04/25

Cuando se acepta a un novio casado - Psicología Malena Lede




Salir con un hombre casado es muy peligroso porque pueden deslumbrar a una mujer, enamorarla, hacerla caer en una trampa imprevisible y sufrir graves consecuencias.

Yo sé que es difícil razonar cuando el corazón traiciona, pero si una mujer es libre, su pareja tiene un compromiso y ella lo sabe, está eligiendo sufrir compartiendo su amor con otra y perdiendo la oportunidad de ser feliz con alguien que la ame a ella sola.

La baja autoestima juega un papel fundamental en estas circunstancias, junto al auto convencimiento de no merecer ser feliz con una pareja propia sino conformarse con las  migajas de otros.

¿Cuántas lágrimas se han derramado por aceptar esa situación sin tener un mínimo de juicio crítico?, millones, siempre con la esperanza de que algún día se produzca el milagro y el conflicto se regularice.

Los casados hacen promesas que nunca cumplen, y si viven todavía con su mujer raramente la dejan, sólo están viviendo una aventura.

Una persona infiel es difícil que cambie y seguirá siéndolo con todas las mujeres que tenga.

Es comprensible que durante el estado de enamoramiento inicial una mujer acepte ese estado de cosas con la esperanza de que en poco tiempo la situación cambiará a su favor, pero al pasar el tiempo comienza a darse cuenta de cuántas cosas tiene que resignar, cuántas humillaciones tiene que sufrir y qué cruel puede llegar a ser la frustración y el desencanto.

Lo cierto es que ninguno de los dos podrá evitar el sentimiento de culpa que ese problema que han creado les producirá por mucho tiempo, ya que ese amor se basa en la infelicidad de otra mujer, en la destrucción de un hogar y de una familia.

El desenlace casi siempre es el mismo, el hombre vuelve a su hogar arrepentido y deja a su amante desolada, triste, con la sensación de haber sido usada, llena de rabia y lo que es peor odiándose a sí misma.

Aprende a conectarte con tu sabiduría interior y no permitas que entren en tu vida hombres infieles, inseguros y cobardes, que no son capaces de respetar su hogar ni tampoco a jóvenes inexpertas que creen todo lo que les dicen los hombres y que no son capaces de evitar caer en las redes de un seductor, ni de prever futuras consecuencias.

Malena Lede - Psicóloga