2018/11/16

APRENDA A ESCUCHAR - Psicóloga Malena Lede





Dale Carnegie se especializó en relaciones humanas y fue un escritor prolífico. Su famoso libro "Cómo ganar amigos e influir sobre las personas", escrito en 1936, lo hizo famoso.  

Falleció en 1955, a los 67 años, dejando una serie de principios esenciales sobre las habilidades sociales que aún hoy permanecen vigentes.

En la actualidad, su Fundación "Dale Carnegie Training" se ocupa de brindar entrenamiento al personal de las principales empresas de Estados Unidos, siendo la organización más antigua y respetada dedicada a mejorar las relaciones personales y tener éxito en los negocios .

Todos pueden aprender las habilidades esenciales para relacionarse con otros, para ser asertivos, escuchar mejor a los demás y resolver los conflictos. 

Sin duda Dale Carnegie fue una persona que logró transformar el área de las relaciones humanas y el desarrollo personal

Sobre la importancia de saber escuchar dice, que cuando alguien nos habla,  es importante evitar los prejuicios, o sea, no asumir que uno sabe todo de esa persona o sobre ella.

Una forma de evitar este fenómeno cuando estamos escuchando a otro hablar,  es pedirle oportunamente alguna aclaración o hacer algún breve comentario que demuestre interés, aunque no lo considere del todo necesario. De esa manera la persona que está hablando puede saber que lo están escuchando con atención y que la escucha es asertiva, lo que permite lograr verdadera empatía, entender e intervenir adecuadamente actuando en forma espontánea.

No es aconsejable hacer comentarios demasiado terminantes;  lo mejor es hacer sugerencias tentativas, lo que da la oportunidad de corregirse y orientarse en una mejor dirección.

Si la persona que habla no recibe ninguna señal de que es escuchado,  a los pocos minutos asumirá que quienes lo escuchan no están de acuerdo, que no lo entienden o que no tienen interés en lo que está diciendo.

Participar en una charla preguntando o haciendo comentarios tentativos permitirá una mejor comprensión de lo que una persona esté diciendo; y si se intenta resumir con las propias palabras lo que se ha escuchado se podrá retener fácilmente en la memoria.

Todo comentario que se desea hacer a quien está hablando, debe tener en cuenta tres reglas básicas a saber:: ser inmediato, honesto y constructivo y nunca agresivo o despreciativo. Además, hay que prestar atención al lenguaje corporal dado que la mayor parte de la comunicación interpersonal es visual y se transmite mucha información con el cuerpo.

Lo importante es adoptar una conducta espejo con respecto al hablante para hacerlo sentir más cómodo; y no olvidar que la sinceridad es el elemento clave en toda comunicación humana así como respetar lo que el otro piensa,   que puede o no coincidir con lo que piensa el que escucha, pero que indudablemente siempre será útil para aprender.

También es importante ser generoso con los elogios, reconocer el esfuerzo que hacen los otros para que los entiendan y las molestias que se toman.

2018/11/12

NO BUSQUE UN EMPLEO, TENGA SU PROPIO NEGOCIO - Psicóloga Malena Lede


(Foto de Malena)

Hacer negocios para generar ingresos propios es lo que todo ser humano desearía hacer en lugar de buscar un empleo y trabajar para otros. Pero para alcanzar esta meta es necesario cambiar de forma de pensar y creer que eso es posible.

Esto es lo que afirma el economista de las Universidades de Dhaka y Vanderbilt, Muhammad Yunus, que hace 42 años fundó en Bangladesh el Grameen Bank, el banco para pobres y que creó los microcréditos,  sistema que cambió la vida de las mujeres de ese país.

Lo fundamental es saber lo que quiere el ser humano, porque básicamente todos somos creativos y potenciales emprendedores.

La gente no sabe que si tiene una buena idea pueden existir muchos que deseen invertir en ella; pero el Grameen Bank abarca un segmento de población mucho más amplio;  presta dinero a cualquier mujer que desea iniciar un pequeño negocio y necesita para ello un pequeño crédito para comprar una máquina de coser, una bicicleta, una computadora, una cocina, una vaca o cualquier otra cosa que le permita comenzar a desarrollar lo que le gusta hacer y que al mismo tiempo sea su fuente de ingresos.

Los préstamos son sin garantía y sólo para mujeres, porque ellas son las únicas que terminan de pagar sus créditos.

En Bangladesh, todo el dinero de una familia le pertenece al marido; pero ahora, la mujer ha adquirido independencia, posee una cuenta de ahorro que sólo puede operar ella y una actividad que le permite subsistir y que en caso de divorcio, le pertenece.

Recibimos una educación que nos sirve para buscar un empleo, pero que no nos garantiza encontrarlo.  Mientras exista gente frustrada que se sienta aislada, sin apoyo y sin perspectiva de poder mantenerse y realizarse, continuará ahondándose la brecha entre ricos y pobres, los ricos serán  cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.

Estas diferencias son la que nos separan y las que producen las guerras; lo que hace que la gente no sea feliz y se vuelva violenta.

Muchos no entienden que la felicidad no es acumular dinero sino el bienestar que produce sentirse bien con uno mismo.

La brillante idea de Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz en 2006,  debe prosperar y dar lugar a otros proyectos similares, que no exigen grandes inversiones sino que sólo necesitan del impulso creativo y solidario de personas como él,  interesadas en erradicar la pobreza y dispuestas a ayudar a terminar con las desigualdades que todavía marginan a millones de personas en el mundo.

2018/11/09

COMO MEJORAR LA RELACIÓN CON LOS DEMÁS - Psicóloga Malena Lede

(Foto de Malena)


Hay que reconocer que son pocos las personas con espontáneas habilidades para llevarse bien con los demás.  La mayoría ha tenido problemas para relacionarse e incluso ha sufrido alguna forma de bullying de niño, se sintió rechazado, diferente y muchas veces ha tenido que soportar bromas pesadas.

El bullying existió siempre pero cobró notoriedad en estos últimos tiempos, o sea, que tanto los padres como los educadores y los profesionales comenzaron a darle la debida importancia a este fenómeno que puede hacer muy desdichados a los niños y dejarle secuelas significativas en su vida de adulto.

Los niños tienen una espontaneidad natural para desenvolverse entre las personas que conoce; pero cuando tiene que socializar con sus pares en ambientes nuevos, suele abandonar esa espontaneidad y comenzar a copiar modelos de comportamientos de otros, no siempre adecuados.

La habilidad para interactuar eficazmente con los demás y nos traten como es debido, obliga a adoptar una postura intermedia entre lo que entendemos por una actitud decidida y enérgica y la comodidad de la pasividad absoluta del que se entrega por temor.

Los extremos se tocan y ambos alejan a las personas; pero afortunadamente  existe otro tipo de gente que se atreve a decir lo suyo pero que también está dispuesta a escuchar a los demás con verdadero interés.

A esta cualidad se la llama asertividad, o sea la habilidad social necesaria para actuar con naturalidad y conseguir los resultados deseados.

El problema principal para no poder actuar espontáneamente y adoptar una postura asertiva, o sea respetando el derecho personal de expresar las propias ideas y el derecho que tienen los otros de expresar y de que sean escuchadas las suyas, es que las personas suelen seguir comportándose en forma infantil y no de manera madura.

El respeto a uno mismo es tan importante como el respeto por los demás y el control emocional es el primer paso para poder manejarse con asertividad.

La mayoría de las personas no tienen una imagen real de sí mismas; por lo general suelen tener sentimientos de inferioridad, inadecuación, e ideas de no cumplir con los standares de cómo hay que ser y cómo hay que comportarse para caer bien y ser aceptadas y respetadas por los demás.

Seguramente, si realizaran una encuesta de opinión entre las personas que las conocen se llevarían una sorpresa sobre las muchas virtudes que la gente ve en ellas pero que ellas no ven.

Las emociones y la falta de objetividad atentan contra la mejor voluntad de ser asertivo en una situación dada, hacen perder de vista las mejores intenciones y terminan malogrando todo intento de buena comunicación.

Mantenerse calmo y comprensivo sin perder la firmeza, es un arte que hay que aprender a desarrollar y que siempre da muy buenos resultados.

Ganar no es lo ideal en las discusiones, lo mejor es considerar las ideas de los demás y ver otros puntos de vista que pueden ser también útiles o incluso mejores como para que los otros también tengan la oportunidad de ganar algo, dado que el triunfo de uno y la derrota de otro no es el resultado ideal.

Tener en cuenta que un individuo es un universo, que piensa distinto, que tiene una imagen del mundo diferente  y que aprender a acercar los mundos es la clave.