2009/07/28

Tener Miedo




El miedo esclaviza, porque vivir con miedo, además de dominar la vida la hace miserable.

En las profundidades de nuestros miedos se encuentra la culpa, una culpa ignorada, inconsciente, algo que creímos que hicimos, pensamos, dijimos u omitimos que censuramos nosotros mismos con nuestro propio código de valores.

Por eso a veces necesitamos reconciliarnos con las personas significativas, antes de que dejen de existir, para evitar recordarlas con temor, pensando irracionalmente que tal vez, ahora que están muertas puedan tener más poder que antes sobre nosotros.

Los muertos ya no pueden hacer daños materiales porque sus cuerpos ya no existen, sólo uno mismo puede afectar su alma si guarda un sentimiento de culpa.

Si una persona cree firmemente que el universo es caótico puede tener miedo y con razón. Pero vivimos en un universo que es tan racional como nosotros y las leyes de la física funcionan, por lo tanto tenemos que tener cuidado, pero no miedo.

Los miedosos se aferran al principio de incertidumbre, pero también ese principio tiene sus leyes.

La teoría del caos es también una teoría del orden, una forma de orden que parece caótica.

Al mirar la vida con miedo se vive aterrado de lo que pudiera acontecer, se fantasea con realidades que pueden ocurrir y que probablemente no ocurrirán nunca.

El miedo que impide vivir normalmente está indicando que hay algo que anda mal en uno mismo.

Lo más importante es saber cuáles son estos miedos y dónde surgieron.

Pero también hay miedos encubiertos, esos que se tapan con conductas evitativas con otras excusas.

Muchos miedos encubren otros temores más perturbadores, como el famoso caso del pequeño Hans, paciente de Freud, que sentía terror por los caballos.

El psicoanálisis reveló que lo que verdaderamente temía Hans era que su padre lo castigara con la castración por la atracción sexual que sentía por su madre.

Hans desplazó ese miedo hacia el caballo y de este modo evitaba su verdadero temor y podía amar a su padre.

Sin embargo, los conductistas consideran a los miedos como un comportamiento aprendido, o sea, un condicionamiento.

Ellos sostienen que se aprende a evitar los miedos o a huir del objeto que nos atemoriza.

Pero estas dos formas de comportarse con los miedos no nos liberan de él sino que solamente los mantiene latentes esclavizando al sujeto.

Existen técnicas conductistas efectivas para liberarse de los miedos, con el riesgo de que éstos podrían llegar a volver ante cualquier situación de estrés que los actualice.

El miedo irracional lo experimenté en carne propia. Hace muchos años tuve un ataque de pánico mientras me trasladaba en tren desde Bahía Blanca a Buenos Aires. Ni bien salió el tren de la estación pensé que si deseaba bajarme no podría hacerlo hasta llegar y eso provocó en mí un terror indescriptible, el miedo a estar atrapada y no poder salir del tren.

En esa época estaba enfrentando una situación familiar difícil. Mi madre estaba enferma y yo estaba a cargo de su cuidado, sin ninguna posibilidad de transferir a ninguna otra persona la responsabilidad que yo tenía con ella. Mi miedo se basaba en ese otro miedo, de tener que asumir la responsabilidad de su cuidado y permanecer atrapada en esa tarea.

Después de ese episodio, nunca más tuve otro ataque de pánico pero en su lugar tenía miedo de tener otro ataque de pánico, además no podía circular con el auto por una autopista porque me sentía encerrada, evitaba los viajes largos de cualquier tipo, y no podía asistir a espectáculos con mucha gente.

Tuve que hacer psicoterapia, porque yo sabía que los miedos siguen aumentando y hasta pueden terminar llevando a una persona a permanecer encerrado e inmóvil.

Esa terapia me enseñó a enfrentar mis miedos haciendo precisamente lo que temía y en poco tiempo, fui venciendo la lucha que tenía con todos mis miedos.

Pero recién me curé por completo cuando dejé de luchar y me entregué.

El problema del miedo es el control, el miedo a perder el control, de manera que abandonando el control, entregándose, rindiéndose y no resistiéndose a lo que Es, es el mejor modo de que los miedos desaparezcan de raíz.

Porque tenemos la ilusión de poder controlar la realidad y sólo cuando nos damos cuenta que esto sólo es una ilusión, podemos soltar el control y ser una persona nueva.

6 comentarios:

  1. Hola Malena! Buenas noches! Mañana voy al dentista. No le tengo miedo. Pero están los miedos a estar solos entre gente. Que no conocemos. Y con la psicosis mía eso me pasa. Bueno me han dicho los sabios que eso pasa a todos. Miedo a lo desconocido.

    Cuando estaba entre gente en el negocio de mi familia esa sensación mermó disminuyó. Porque al conocer a unos cuantos conoces a todos verdad? Y te das cuenta que la gente es buena en su base. Casi todos.

    Pues mañana en la sala de espera del dentista aunque no me saquen muela mañana me sentiré mal. Como todos. Ya.

    Le cogeré odio a la gente allí por ser un problema ellos. No los conozco. Y no puedo hablar con ellos. Si puedo. Eso es lo que quieren muchos. Hablar, verdad? Desahogarse. Ser escuchados.

    Mi madre tiene buena capacidad de escucha. Mi padre la caga. Pensar en él en eso me rompe. No escucha ya sabes. A mi me está costando escuchar a mi madre últimamente. La juzgo por dejar de quererme en el pasado. Cuando fui yo quien se cerró. Tengo un trauma con eso. Ese rollo perjudica nuestra relación. Y nos da infelicidad. Cuando mi madre muera querré escucharla y no podré...

    Aquí en casa mi madre me trata como un rey. Aunque tengo algunas responsabilidades en forma de tareas.

    Bueno, gracias Saludos suerte

    Pablo Manuel

    ResponderEliminar
  2. hola Pablo, es bueno que tu madre te delegue responsabilidades ya que es una señal de que considera que eres confiable. Recuerda que lo único que le da auténtico sentido a la vida es sentirse útil y tener el poder de ayudar a otros. Hay muchos que pueden hacerlo y sólo piensan en sí mismos.
    Si vas al dentista y te preocupa la sala de espera lleva un libro. Yo llevo un libro a todos lados, al Banco, al dentista, al médico, a cualquier lado donde creo que tendré que esperar.
    De esa manera te quedas tranquilo y además te instruyes leyendo. saludos, malena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Malena! Buenas tardes! Para esperar prefiero escribir. Me doy cuenta de mis sentimientos y pensamientos. Saco la libretita de mi bolso de hombre y escribo. Eso me centra. Lo necesito. Así sé lo que me pasa.
      He sabido cosas de mí que no sabía gracias a la escritura.

      Al final me saqué la muela. De improvisto. Y aquí estoy sin salir a la calle para no hablar e infectarme la herida. Yo solo fui. Soy adulto para eso. A ver si sigo.

      Alli en la sala de espera llegó una mujer de unos cincuenta años poco menos. Le sonreí y se sentó a mi lado. Yo le hablaba. Y ella escuchaba. A veces ponia cara seria ella. Yo sonreía y ella también.

      Mis palabras eran tensas. Normal. Estaba nervioso.

      Una cosa! Yo cuando estoy nervioso en la ciudad y hablo a alguien, aunque necesite decir, estoy nervioso! Hablo sin expresar mis sentimientos. Eso es bueno? O tendría que decir al próximo desconocido, me pongo nervioso señor! Lo he hecho y a veces me han hablado. Una vez me prestaron una bolsa de papel porque hiperventilaba yo. Hay gente buena si! La bolsa es para respirar dentro de ésta. Por si alguien no lo sabe.

      Padezco de los nervios. Tengo la mente sin defensas a veces. Abrirse a los demás. Esa es la clave. Aunque saber relacionarse. Porque no todos te quieren. Hay enemigos también.

      Cuando yo estaba peor, hace veinte años oia mucho a los demás, qué se fastidie! No era de mi a lo mejor. Pero lo decían. Aunque había gente que me ayudaba. Parece que yo mismo me cerraba. La psicosis la ciudad y la gente desconocida el miedo la Autorreferencialidad creerse el centro de todo ... no sé como aguanté cinco años en la ciudad así. Soy fuerte. Si.

      Bueno gracias Saludos suerte

      Pablo Manuel

      Eliminar
  3. Hola Pablo, cuando estás entre desconocidos que están reunidos con un propósito común, como el del consultorio, no tienes necesidad de decir nada, eso sería lo normal, a menos que ocurriera un hecho que motivara el inicio de una conversación. Si crees que tienes que hablar ya te pones nervioso por eso. En la próxima ocasión, si quieres puedes practicar una conducta nueva, te quedas callado y lees tu libro.saludos, malena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Malena! Necesito comunicarme con alguien. Baja mis niveles de ansiedad no se. Y hacer un amigo me da confianza. Aunque con mi palabrerio tenso a veces y alegre otra vez no se si causo simpatía.
      Lo necesito.
      Porque parece que la gente piensa, este roba! Y no me conocen, es verdad.

      Eso me empezó cuando robaba en los grandes almacenes por mi cleptomania. Después de hurtar creía que la gente en la parada de guagua hablaba de lo que había hecho. Que eran policías que iban a prenderme. Yo tenia 15 años en aquella época. Estaba paranoico verdad? Tenia miedo sólo en la ciudad. Y no lo decía a nadie. Si lo decía me iban a juzgar no sé.

      El que sí sabia de mis actos era yo. Y algunos amigos y conocidos. Algunos decían que era un enfermo por hurtar ,otros decían que era un ladrón. Y ellos peores ladrones los que más señalaban.

      Necesito un amigo. Ser mi amigo verdad? Estoy enfadado conmigo mismo.... Lo dije en alto esto ultimo. Y mi madre me preguntó, porque estás enfadado contigo mismo? Yo pensé, porque nadie me quiere. Estoy equivocado. Mi madre me quiere. Me da que es por algo sexual. Rechazamos el cariño de nuestra madre por el complejo de Edipo es eso?

      Gracias Saludos suerte

      Pablo Manuel

      Eliminar
  4. hola Pablo, el amor por la madre es una forma de amar y el amor de pareja es otra. Llevarse bien con la madre es bueno porque se tiende a buscar pareja que sean. de algún modo, como ella.
    Esas ideas compulsivas de que la gente que no te conoce te lee los malos pensamientos o puede adivinar que alguna vez te llevaste algo de un supermercado, sabrás que no pueden ser reales, por eso tienes que controlarlas y tranquilizarte.
    Creo que tienes que aprender a actuar si es que no te sale espontáneamente una conducta natural, como hacen los artistas en los teatros. Es una forma de acostumbrarte a comportarte como hacen los demás y no darles motivo para que te critiquen, si es que te molesta tanto la opinión de los demás. saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!