2009/09/02

Vidas y Vueltas-Capítulo XI -Bélgica y Holanda


El bus llegó a la Aduana belga donde no hay control aduanero en virtud de un acuerdo entre Bélgica, Luxemburgo y Holanda.

La población es bilingüe, el sesenta por ciento que se concentra en la parte Norte del país habla flamenco y en la parte Sur, se habla francés, existiendo cierta rivalidad entre estos dos grupos étnicos.

Bélgica es un país llano de clima lluvioso la mayor parte del año, con una población que goza de un alto nivel de vida.

Brujas fue en el siglo XIII un importante puerto, pero debido a la acumulación de bancos de arena perdió su salida al mar.

El bus estacionó en una gran plaza donde aún se encuentran en excelente estado edificios de la época medieval, como el del Ayuntamiento.

Recorrieron la parte antigua de Brujas a pie, donde se concentran pequeños negocios de artesanías entre las que se pueden encontrar los famosos encajes y puntillas de Bruselas, mientras afuera, por los pequeños canales podían ver nadar a los cisnes.

Brujas luce como el escenario de un cuento medieval, con sus edificaciones antiguas y sus callejuelas de piedra.

Luego del paseo el bus continuaron viaje hacia Holanda, pasando por el puerto de Amberes, el segundo en importancia del Mar del Norte después del de Rótterdam y la segunda ciudad después de Bruselas.

Una tercera parte de Bélgica se encuentra bajo el nivel del mar, por esta razón pertenece a los denominados países bajos.

Desde el ómnibus pudieron deleitarse viendo los primeros cultivos de tulipanes y algunos de los famosos molinos de viento, que no son para moler harina sino que se utilizan para extraer agua.

Desde la edad media se ha extraído el agua de la tierra con estos molinos de viento, que una vez seca se utiliza para cultivar directamente sin ningún tratamiento.

Amsterdam se encuentra a dos metros bajo el nivel del mar. Antiguamente era una tierra pantanosa que para hacerla habitarle fue necesario fijarla, utilizando el mismo método que se usó en Venecia, clavando troncos de árboles como pilotes, que con el transcurso del tiempo se fueron fosilizando y endureciendo el suelo.

Debido a que los terrenos, en algunos lugares, están a seis metros o más bajo el nivel del mar, los barcos deben pasar por exclusas para llegar a Holanda. Recién en 1920, con la construcción de un enorme dique, se logró cerrar la entrada del Mar del Sur, evitando de este modo el peligro de las inundaciones.

Aunque no se pueda creer en Holanda se han construido dos líneas de subterráneo con mucho esfuerzo, dada la característica del terreno.

Las casas holandesas son altas y delgadas, como sus mismos dueños, con puertas y ventanas muy angostas.

Los sembradíos están separados por canales y es común ven en el río de esa ciudad, casas flotantes.

El centro antiguo tiene más de ochocientos años y los canales, que se construyeron en un principio para transportar mercaderías, son de agua dulce.

Los edificios modernos se encuentran fuera de la ciudad y circulan en el país más de 16 millones de bicicletas.

Los polders son zonas ganadas al mar que se encuentran en el Norte del país. Se trata de enormes campos para la siembra o el pastoreo divididos por pequeños canales que desaguan en una laguna, que es la que mantiene el nivel por un sistema de exclusas, que finalmente la llevan hacia el mar.

El sistema de exclusas se abre cuando la marea está baja para dejar salir el agua excedente y se cierra ni bien comienza a subir el nivel del mar.

Visitaron dos pintorescos pueblos holandeses, el Marken y el Volendam, que son islas artificiales. Algunos de los pobladores todavía visten los trajes tradicionales que incluyen los famosos zuecos, para alegría de los turistas.

La mayor parte de la población holandesa pertenece a la clase media, no existen los pobres porque existe un subsidio por desempleo, y aunque no quieran o no puedan trabajar el gobierno les asigna un sueldo con el que pueden vivir.

Los holandeses forman parte de un movimiento ecológico mundial contra el consumismo y tratan de vivir sólo con lo que necesitan.

La población paga un sexto de su sueldo en concepto de alquiler por sus viviendas, el resto lo subsidia el Estado. Hay dos Universidades oficiales y los estudiantes pueden viajar gratis en los vehículos públicos.

Los habitantes de este país parecen haber encontrado la fórmula de la felicidad, sin embargo, la tasa de drogadicción y de suicidios en ese país es muy alta.

Parece ser que las sociedades más organizadas y con mejor nivel de vida no brindan las condiciones suficientes como para sentirse pleno y realizado o tal vez sea el clima el factor adverso que contribuye a la insatisfacción de la gente.

Porque el clima de Holanda es muy riguroso en invierno, a tal punto que los lagos se cubren de hielo y pueden circular sobre ellos los vehículos.

En verano es de día desde las cuatro de la mañana hasta las once de la noche, pero en invierno sólo es de día desde las nueve hasta las diecisiete.

La excursión a los polders llegó a su fin y al día siguiente vuelverían a Bélgica, donde harían una visita relámpago a Bruselas para continuar luego hacia Alemania.


Ir al Índice - ver otros capítulos

2 comentarios:

  1. Hola!
    Estoy colgando en la web una blognovela: El fin del mundo. Si te apetece, me gustaría que le echases un vistazo y me dijeses qué te parece. Gracias.
    http://findestemundo.blogspot.com

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!