2014/06/29

El Shock del Futuro


En pocos años, los avances tecnológicos cambiarán nuestras vidas cotidianas en forma espectacular. Un nuevo paradigma nos promete adelantos que ni siquiera podemos imaginar, lo que transformará el estilo de vida de la mayoría, ayudará a erradicar las enfermedades que aún preocupan a la humanidad, a desterrar la pobreza, a mejorar las condiciones de vida y a elevar el nivel de educación.

Energía inagotable más barata para todo el mundo será la consecuencia del desarrollo de nuevas fuentes de recursos sin peligro de contaminación, que permitirá el ingreso a una nueva era más justa y equitativa que permita que cada uno tenga acceso a una vida digna y pueda hacer posible su realización personal.

En el futuro próximo, las computadoras multiplicarán su desempeño, aumentará la velocidad de procesamiento, la capacidad de memoria y de almacenamiento y cualquier persona podrá tener acceso a ellas.

La medicina avanzará en una forma sin precedentes tanto en información genética como en la posibilidad de obtener diagnósticos más precisos en pocos segundos; y la lista de espera para trasplante de órganos será cosa del pasado, ya que se están desarrollando órganos a partir de los tejidos del propio paciente in vitro y regenerando órganos mediante el implante de células, según las necesidades de cada persona.

El avance en el desarrollo de prótesis e implantes modificará el concepto de discapacidad y lo transformará en super capacidades a partir de prótesis inteligentes que reemplazarán los miembros amputados o defectuosos de los pacientes.

Las tareas hogareñas se reducirán drásticamente gracias a las computadoras que tomarán a su cargo la organización del hogar y el funcionamiento de las tareas diarias, como aspirar el polvo, limpiar los pisos, lavar los platos, controlar la temperatura automáticamente, conectar o desconectar las alarmas, abrir o cerrar la puerta de calle, hacer funcionar el lavarropas u otros electrodomésticos, disponer de una heladera que registre los alimentos que falten o que brinde recetas para utilizar lo que hay almacenado en ella, que tenga en cuenta la dieta personal y los gustos de los habitantes de la casa.

Los televisores, los equipos de audio y cualquier aparato de entretenimiento que exista, podrán reconocer a cada uno de los habitantes de la casa y poner a su disposición los programas, películas, la música y los entretenimientos que prefiera.

La electricidad inalámbrica también revolucionará el confort de las viviendas y facilitará la instalación de cualquier aparato; y las compras en los supermercados se simplificarán de una manera inimaginable haciendo posible el aprovechamiento de todas las ofertas especiales, la elección de los productos y su pago final.

Para la compra de ropa, se está trabajando en un programa que toma los datos del talle del cliente y que le permite probarse todo lo que desee de manera virtual hasta conseguir lo que le guste.

Los edificios de las grandes ciudades serán inteligentes, o sea, capaces de almacenar agua de lluvia para riego y aire acondicionado, contarán con paneles solares para generar agua caliente y grandes ventanales para un mayor aprovechamiento de la luz solar.

En Londres, Estocolmo y Bruselas ya están probando un sistema inteligente que puede predecir el estado del tránsito con anterioridad, en las horas de mayor concentración de vehículos, y que programa las luces de los semáforos para evitar los bloqueos en el tránsito.

El avance de la tecnología, como nunca, brindará a la humanidad la posibilidad de solucionar muchos de los problemas que nos acosan y de reducir las diferencias sociales que aún existen.

Malena

Fuente: “LNR”; Martina Rua, “Cosas que nos cambiarán la vida”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!