2015/08/06

Los Sueños - Psicología Malena Lede - Los fenómenos paranormales - Psicología Malena Lede




Los sueños siempre han sido considerados como una oportunidad para acceder al mundo místico, una especie de mundo luminoso y extraño donde todo lo que consideramos increíble puede suceder.

Las hipótesis ocultistas pueden ser rechazadas de plano sin análisis alguno o bien aceptadas de la misma forma.

Sin embargo, aunque los prejuicios pueden ser justificados, podría ser tal vez más sabio otorgarle a estos fenómenos el beneficio de la duda.

Todo conocimiento científico empezó siendo una hipótesis, muchas veces descabellada y fantasiosa, sin embargo, luego de las investigaciones correspondientes se llegó a comprobar la veracidad de esas hipótesis que ayudaron a avanzar en el campo de la ciencia.

Por esta razón, se puede intentar investigar qué hay de cierto con respecto a las experiencias que no tienen explicación científica alguna mediante la observación de algunos de estos fenómenos ocultos.

Es probable que en el ocultismo exista un núcleo verdadero de hechos que aún nadie ha descubierto, pero como a lo largo de la historia, estos fenómenos han sido aprovechados por muchos inescrupulosos para ganar dinero, es lógico que no exista interés alguno en develar el misterio.

El sueño puede ser de gran ayuda en lo que se refiere a la telepatía; fenómeno por el cual una persona, en un momento dado puede tener conocimiento de un hecho que está ocurriendo en un lugar distante en ese mismo instante, sin el uso de ningún medio de comunicación conocido.

Por ejemplo, cuando una persona percibe en forma visual y auditiva a través de un sueño, un hecho que le ha ocurrido a alguien que conoce que se encuentra distante y con quien está emocionalmente ligado, fenómeno que también puede ocurrir en estado de vigilia; aunque el dormir parece ser el estado apropiado para recibir esos mensajes.

El análisis de un sueño telepático nos muestra que en general, el sueño es provocado por suposiciones racionales que hace el individuo muy bien fundadas, que funcionan de la misma manera que un resto diurno.

En cuanto a la transmisión del pensamiento, que es un fenómeno similar a la telepatía, supone que ciertos pensamientos, deseos o estados anímicos pueden transferirse a otra persona sin utilizar medio de comunicación alguno.

Es probable que realmente exista un poder humano para poder leer el pensamiento, ya que existen quienes pueden descubrir secretos de otros guardados muy celosamente; sin embargo, esto aún no ha sido probado debidamente.

Por lo general, los adivinos expresan los deseos de sus clientes, fácilmente deducibles en función a su comportamiento, su aspecto, edad, condición social y principalmente de las preguntas que les hacen.

Personalmente, como psicóloga, puedo decir mucho de un paciente que viene por primera vez, analizando su actitud , desde que me llama por teléfono para pedir un turno; luego puedo evaluar a la hora que llega a la consulta, si más tarde, más temprano o si es puntual, cómo toca el timbre, la forma de presentarse y saludar, etc. etc. etc.

Un terapeuta que a la vez es buen observador, puede saber muchas cosas de un paciente sin necesidad de hablar una sola palabra, incluso puede deducir cuál es el problema del individuo tan solo en los primeros minutos de la entrevista.

Claro que sería inútil decírselo ya que para la cura del conflicto es necesario que el paciente, con ayuda del terapeuta, tome conciencia por sí mismo de su problema y exprese la emoción que ha reprimido.

Freud reconocía haber vivido situaciones que él acostumbraba a atribuir a la casualidad pero que también podrían haberse considerado fenómenos de transmisión del pensamiento, de modo que no descartaba la existencia de poderes ocultos en el hombre que aún no se pueden explicar racionalmente.

Existen en la vida diaria muchas circunstancias que parecen coincidir con otras de una manera sorprendente. Deepak Chopra piensa que esas experiencias no son casualidades sino que se trata de coincidencias significativas que se relacionan con nuestras intenciones y nuestros pensamientos.

En la realidad que conocemos todo está relacionado, nosotros, como parte de la naturaleza ejercemos nuestra influencia y del mismo modo somos influenciados por el ambiente que nos rodea; y es esa influencia la que puede producir fenómenos que ahora todavía consideramos inexplicables.

Malena
Fuente: “Obras Completas de Sigmund Freud”; Tomo III; “Sueño y Ocultismo” Conferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!