2018/01/10

LA PSIQUE Y EL CÁNCER - Psicología Malena Lede


La Psicooncología estudia la influencia de la mente en los tumores malignos.

Existe una fuerte convicción en algunos profesionales de la salud con vasta experiencia, sobre la influencia que puede tener la forma de pensar y la personalidad de una persona para retardar y hasta detener el desarrollo de un cáncer.

Existen estudios relacionados con este tema sobre el cáncer de mama, y aunque todavía no se ha logrado reunir suficientes muestras como para obtener estadísticas aceptables, parece existir cierta relación entre esta enfermedad y los sentimientos de ira o temor.

Otros estudios sobre el cáncer de pulmón llegaron a una conclusión semejante.  La represión de las emociones podría relacionarse con un mayor riesgo de padecer este tipo de cáncer, sin embargo, al tratarse también de una enfermedad vinculada al hábito de fumar, los resultados no pudieron demostrar claramente la influencia de las emociones.

Pacientes con cáncer de intestino grueso, comparados con personas sanas, mostraron haber tenido en mayor proporción infancias infelices y menos tolerancia a la frustración.

Investigaciones realizadas en Londres por oncólogos confirman la posibilidad de que personalidades de tipo “C”, afables, sacrificadas, tolerantes, pacientes y humildes, presentan un mayor riesgo de padecer de cáncer.

Estos estudios parecen afirmar que los individuos con mayor carga emocional que reprimen su ira y que aparentemente se han adaptado a esa situación, suelen presentar patologías tumorales en forma más frecuente que el resto.

A pesar de no contar con estadísticas suficientes sobre la influencia de los factores psíquicos e incluso sociales en la aparición de un tumor, se ha comprobado científicamente la relación entre los factores psíquicos y el sistema inmunológico. Por ejemplo, los pacientes depresivos presentan un sistema inmunológico disminuido.

Debido a que la aparición de cáncer en un organismo se debe a múltiples factores como la predisposición genética, los tóxicos ambientales o algunos virus, como también una mala alimentación, la vida sedentaria, el estrés y hasta el insomnio patológico, es difícil evaluar el lugar que ocupa la psique en el desarrollo de esta enfermedad; pero es innegable que desempeña una función en su aparición.


Malena Lede – Psicóloga
Fuente: “Mente y Cerebro” No.46; Psicooncología; Cáncer y mente.


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!