2009/05/14

Miedo al Divorcio

Un matrimonio puede llegar a desmoronarse por muchos motivos y a veces por uno solo.

Los celos van socavando las bases de un matrimonio de a poco hasta que todo se derrumba a partir generalmente de una crisis.

La infidelidad es muy difícil de sobrellevar y son pocas las mujeres que la toleran, mientras los hombres, casi ninguno la acepta.

Las diferencias económicas también son una causa de separaciones, cuando la mujer gana más que el hombre o tiene éxito y él pasa a ser el marido de la mujer famosa.

Los problemas sexuales son una causa importante de divorcio, cuando no resultan satisfactorias para alguno de los dos.

Luego también son causa de divorcios las patologías psiquiátricas, las neurastenias las caracteropatías, etc.

A veces los terceros que se entrometen en la vida familiar pueden causar separaciones y divorcios, cuando no se logra desplazar al entrometido porque uno de la pareja no lo permite, prefiriendo sacrificar su matrimonio.

La experiencia clínica me indica que cuando los problemas sexuales se deben a problemas emocionales de antigua data que no permiten establecer relaciones normales, es frecuente que el pronóstico sobre la continuidad de la pareja sea desfavorable.

Generalmente estas parejas no se deciden a realizar un tratamiento adecuado, pero es importante saber que si este aspecto del vínculo no funciona es difícil que la relación se mantenga.

Cuando las soluciones son imposibles desde cualquier punto de vista y ya se han agotado todas las instancias, es necesario tomar una decisión.

Esta decisión debería ser incruenta y de una forma lo más amistosa posible, porque los resentimientos y las venganzas causan estragos tanto a los protagonistas como a los hijos.

Siempre hay uno de la pareja que abandona y otro que es abandonado y esos roles son difíciles de desempeñar con dignidad y altura.

La mayoría se deja llevar por sus impulsos y desearía irse sin decir adiós y dando un portazo, pero esa actitud puede tener serias consecuencias.

Muchos hechos de sangre comprueban el dolor y el sufrimiento que experimentan las personas que se separan y revelan las formas patológicas que tienen algunos de liberarse de la pareja.

La gran mayoría de las personas que sufren el abandono de su cónyuge, tienden a continuar pegados a la relación y a vivir en función del ausente con la esperanza que vuelva.

Otros aguantan la situación muchos años sin tomar decisiones, esperando que ocurra un milagro o que las circunstancias se ocupen de resolver el conflicto.

Cuando se toma una decisión hay que saber que se tendrá que renunciar a todo lo que esa decisión implique y hacer el duelo que corresponda.

No se pueden elegir dos cosas, porque los que pretenden hacerlo son los que llegan al extremo de cometer un crimen.

Cuando una mujer está decidida a divorciarse y abandona su casa tiene que saber que no tiene ningún derecho de reclamarle nada a su marido para ella.

Además, es importante antes de tomar esa decisión tener dónde ir y cómo mantenerse porque no puede convertirse en una carga para sus familiares, ni tampoco tiene el derecho de trasladar su problema a ellos.

Es una decisión que exige actuar en forma responsable y estar dispuesta a emprender una nueva vida haciéndose cargo de si misma.

Los hijos son un tema delicado y aparte. Seguirán siendo hijos de los dos, por eso hay que tratar de no disputárselos como mercancías y tener en cuenta que no importando quién haya tenido la culpa de la separación, los dos tienen derecho de ver a sus hijos con regularidad, siendo lo óptimo que los padres mantengan una relación amistosa entre ellos, no haya rencores ni resentimientos ni utilicen a sus hijos como intermediarios.

4 comentarios:

  1. no se que hacer ya es la tercera vez que me separo de mi esposo y todo x su infidelidad y ahorita que me prometio no volverme a lastimar resulta k si sigue viendo a su amante con la cual ya tiene una bebe de 7 meses nosotros tenemos un hijo de 8.. ya no aguanto mas cuando lo corro de la casa el vuelve y olvido todo y si pasan dias sin vernos lo extraño mucho y siento k aun lo amo pero regresamos y empiezan los problemas de nuevo pork no supero su traicion y me acuerdo de esa mujer k puedo hacer le temo al divorcio tengo miedo de arrepentirme despues pero npo kiero k esa mujer sea la sombra k me acompañe toda la vida

    ResponderEliminar
  2. hola Brenda galeana, tuve una vez una amiga que tenía un marido con doble vida, su casa con ella y dos hijos y otra casa con otra mujer y un hijo. Todos lo sabían, inclusive el portero del edificio donde vivían. Pero ella decía, lo que hace mi marido fuera de casa no me importa. Siguieron viviendo juntos siempre hasta que él falleció de muerte natural.
    Conócete a ti misma y piensa qué es lo más importante para tí. Libérate de los prejuicios. Hay países donde los hombres tienen cinco mujeres o más si las pueden mantener y esas mujeres viven juntas y se llevan bien.
    saludos male

    ResponderEliminar
  3. Hola mi nombre es micaela tengo 19 años y mi pareja 30 , llevamos una relacion de 1 año conviviendo.. Vamos a hacer papas y la verdad creo que esta relacion me agota emocionalmente... Se lo he dicho ami pareja pero no hacr nada para cambiar y yo menos se que puedo hacer, vivimos juntos con su mama el es mui protector de la madre .. YO me siento ahogada ya nos hemos ido a vivir solos pero por temas economicos y por el bebe en camino.. Se nos complicó a tener que volver aqui, y para mi es dificil estar aqui y ya noce si quiero seguir con el vivimos peliando y discutiendo .. por lo unico que sigo con el es por mi bebe en camino.. Siento que necesitó ayuda ��

    ResponderEliminar
  4. hola Micaela, es mejor vivir solos en una pequeña habitación, aunque tengan que pasar privaciones, que con la suegra. Cuando tengas el niño puedes llevárselo a ella para que te lo cuide y tu puedas trabajar, para poder continuar manteniendo tu independencia. saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!