2009/12/17

Amor Exagerado




Cuando caemos en la exageración de amar por necesidad en lugar de necesitar al otro porque lo amamos, corremos el peligro de sufrir y perder la identidad.

El amor de pareja tiene un límite que es el intento de obstaculizar la libertad y el desarrollo del otro.

Las personas necesitan dar y recibir amor sin convertirse en carceleras y sin crear dependencias.

Amar es arriesgarse, y como todo riesgo en la vida, es un salto al vacío, que puede llegar a ser muy destructivo cuando confundimos amor con alienación.

Amar exageradamente significa necesitar a otro para poder vivir, porque sin esa persona no se puede ser feliz. Es como el que consume una droga que lo sostiene precariamente pero que finalmente lo aniquila.

Este tipo de relación no aporta felicidad sino ansiedad, temor a la pérdida y angustia frente a esa posibilidad.

La vida de una persona que ama exageradamente se reduce a los encuentros, permaneciendo limitada a esa condición, privada de cualquier otro interés que tenga escondido en el desván donde se encuentra el resto de su existencia.

En las primeras etapas del enamoramiento, se produce naturalmente un desequilibrio en la personalidad que tiende a desorganizarse y a postergar otros intereses para poder repetir la experiencia del encuentro, que es lo que se desea más que otra cosa, aunque este estado no signifique la expresión de un sentimiento verdadero; pero suele ser un estado pasajero que luego permite recobrar la cordura y continuar con la propia vida más completo.

Pero cuando la personalidad tiene una tendencia depresiva, es insegura, tiene baja la autoestima y la tendencia a establecer vínculos simbióticos y a no diferenciar el yo del no yo, el otro se convierte en la prolongación de él mismo.

La falta de valoración propia que tiene esa persona hace que se sienta no merecedora de amor siendo quien es y se esfuerce en ser quien no es.

Esta forma de amar es muy exigente y absorbente y no deja oxígeno para otra cosa.

Porque el amor necesita espacio para la independencia personal bien entendida y para el crecimiento; porque solo los que crecen pueden ser admirados.

La admiración es un ingrediente del verdadero amor, porque necesita la frescura del cambio para no caer en el tedio y el hastío que significa estar al lado de alguien que vegeta.

Las personas que exageran al amar también lo hacen con sus hijos, a los que consideran de su propiedad y pretenden seguir controlando también cuando son adultos.

Son personalidades débiles que no tienen vida propia porque se han quedado bloqueadas con la creencia de que su rol es acompañar el crecimiento de los otros y permanecer en la sombra.

Pero en el fondo guardan su resentimiento y terminan cobrándose con creces la factura por renunciar a ser ellos mismos, como por ejemplo con enfermedades crónicas que exigen cuidados esmerados como los que necesita un niño recién nacido.

5 comentarios:

  1. quiero identificarme para poder solucionar mi problema o amo exageradamente o mas bien soy celosa y egoista al no querer dejar a mi esposo a salir por mas de 5 horas con sus amigos de dia o no querer quedarme sola por dias me afecta emocionalmente siento tristeza y sin ganas de seguir viviendo porque asi va a ser el resto de mi vida, tengo 14 años de casada y es muy hogareño mi esposo y la verdad no tenemos ningun problema hasta hace 2 años que empezo este cambio,,,,gracias por su opinion

    ResponderEliminar
  2. Licenciada, he leido muchos de sus articulos que en verdad me han sido muy utiles, queria comentarle mi caso para tener su opinion principalmente o de algun lector con experiencia.. Tengo 27 años mi esposa 26 hace 5 años estamos casados sin hijos, el tema es que creo q ella me ama exageradamente, dice que siente lo mismo q cuando fuimos novios, esas "mariposas en la panza" como se suele decir, depende de mi para casi todo, a traves de los años he sido yo quien ha organizado su vida tanto profesional como social.Soy una persona muy activa,social,independiente, la quiero mucho pero creo no amarla y cada dia q pasa se me hace muy dificil mantener el matrimonio, no me siento feliz con ella, me vive reprochando que muy pocas veces pasamos tiempo juntos, salir a comer "Solos" casi nunca, ni hablar de irnos de vacaciones solos, no lo hago me aburro mucho con ella es que necesito la compañia de otros para sentirme bien completo, en cambio a ella no le importa si solo estoy yo ya es feliz, y la verdad q me duele no amarla como ella a mi. Si sintiera lo mismo pienso q seria muy feliz porq no tengo mucho para reprocharle solo que es muy dependiente,q me ama demasiado, aveces pienso que aun no me separe porque no me gusta estar solo, por los amigos en comun, por la familia, por la casa, o porque tengo miedo de no encontrar a alguien q me ama como ella, tambien pienso que soy inmaduro q me case demasiado joven y no estuve y no estoy preparado para una vida de matrimonio como debe ser. Tengo muchas ganas de volver a enamorarme de empesar algo nuevo, sentir que con la sola presencia de esa persona a mi lado ya soy feliz. Ella pone mucho de si, porque todo lo q le digo que tiene q cambiar lo intenta aunque no tiene iniciativa propia, pero siento que por mas q ella cambie no voy a llegar a amarla como necesita me siento incompleto y algo vacio, aunque x otro lado si la dejo quizas me sienta peor. La verdad es que no se que hacer por favor necesito ayuda para saber como seguir...
    Mil Gracias
    Ezequiel.-

    ResponderEliminar
  3. Noemi, aprovecho para decirte desde mi humilde opinion, creo que como hombre siempre necesitamos algo mas de libertad que la mujer, necesitamos de nuestros amigos de estar solos. Y quizas que la mujer sea independiente hace que no dejemos de amarla, si sos muy posesiva como tambien si tu vida social depende de tu esposo te puede jugar en contra, la seguridad total de que tenemos a esa persona siempre ahi, hace que perdamos interes y poco a poco dejar de amarla y empesemos a buscar algo diferente...
    Bueno eso es lo que creo me paso a mi..
    Saludos
    Ezequiel

    ResponderEliminar
  4. hola a todos,
    el amor posesivo lleva al fracaso y se debe a que la persona que ama demasiado no tiene vida propia ni intereses propios. Es alguien que sólo vive para amar y no desarrolla su potencial personal, que finalmente asfixia y cansa. saludos, male

    ResponderEliminar
  5. Malena, coincido con tu comentario.
    Ayer luego de una larga charla hemos decidido distanciarnos por unos meses, en distintas casas. Creo que el amor exagerado nos llevo a esto.
    Saludos
    Ezequiel.-

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!