2010/10/26

El Tao del Universo



El Tao del universo

Detrás de la apariencia desordenada de los fenómenos existe la más perfecta armonía, la más acabada proporción y equilibrio de una realidad que se despliega como una totalidad simbólica.

En China, a este devenir ordenado del universo lo denominan TAO.

Según esta perspectiva, la sabiduría significa actuar en armonía con el ritmo natural del universo.

Esto se obtiene por medio de la “quietud creativa” que consiste en dos condiciones que parecen contrarias: la relajación suprema y la actividad suprema.

La quietud creativa consiste en actuar con la libertad y simplicidad que fluye a través de nosotros y que es propia del universo.

El mundo actual es un reflejo de nuestro mundo interno. El Tao del hombre se impone al Tao del universo provocando todo tipo de desastres.

Es necesario restaurar el equilibrio mediante un cambio de paradigma, teniendo en cuenta la decadencia industrial, la influencia de la ecología y la política, la nueva imagen de la humanidad que comienza voluntariamente a simplificar su vida material que va unida a una búsqueda interior espiritual.

Un paradigma es el conjunto de valores, creencias, percepciones y formas de actuar características de una cultura.

De modo que la poderosa maquinaria industrial y los adelantos tecnológicos, basados en el poderío económico está viendo vacilar sus cimientos.

El contexto cultural ya no es tan firme como era antes y resulta menos eficaz, los cambios son cada vez más rápidos y las instituciones cada vez más complejas.

La complejidad abarca las áreas económica, política y social formando un proceso anárquico y confuso.

La realidad se hace cada vez más difícil de entender y nos convertimos en esclavos de un sistema que hemos creado nosotros mismos.

Todas estas contradicciones exigen un nuevo replanteo del sentido de la vida y de nuestros propósitos.

La realidad se impone y comienzan a ceder los cimientos basados en la existencia de abundante energía y materias primas. La escasez es la premisa que abunda.

Una evolución constructiva exige una perspectiva del futuro coherente que integre ambos impulsos, el que está decayendo y el que desea cambiar.

La necesidad tiene cara de hereje, de manera que a pedida que la escasez se impone la humanidad comienza una nueva manera de relacionarse con las cosas materiales hacia la simplicidad voluntaria.

Hasta ahora el consumo ha sido signo de bienestar y felicidad, sin embargo, una vez que uno obtiene todo lo que desea también se da cuenta que el dinero no compra la felicidad.

Esta realidad está cambiando el comportamiento humano a una forma de vivir más satisfactoria y enriquecedora adoptando un estilo de vida más austero.

Esta tendencia a la frugalidad material voluntaria debe tener la suficiente fuerza para que se generalice. Además, deberá ser coherente con los valores tradicionales individuales, que respete las necesidades materiales reales y una imagen atractiva de futuro.

Explorar más en profundidad las dimensiones espirituales humanas podría favorecer este proceso y dar una respuesta racional a una situación que no admite más dilaciones y que se ha transformado en una necesidad urgente.

La vida es un proceso de mantenimiento y superación. Si sólo ponemos nuestros esfuerzos en mantenernos el significado de la vida es solamente no estar muerto.

La restauración del equilibrio radica en favorecer el crecimiento interior y la madurez del ser humano; porque es mayor el avance tecnológico que el grado de evolución interior.

El adelanto de la tecnología no ha sido acompañado de un cambio de conciencia y ha producido graves trastornos en nuestro medio ambiente y en todo el planeta.

La evolución es la elevación de la conciencia, la evolución no del más apto sino del más sabio.

El cambio de conciencia es el hecho más importante de la transformación evolutiva.

Las experiencias místicas y las vivencias espontáneas de percepción expandida, se dan en todas las culturas.

Los resultados de una encuesta reciente realizada en Estados Unidos demostraron que las vivencias místicas son frecuentes y casi comunes actualmente en la sociedad.

La gente está demasiado ocupada en sobrevivir y deja de lado todo lo que no se traduzca en dinero en ganar dinero en efectivo.

El desarrollo industrial puede brindarnos la base económica que sirva de apoyo a la evolución de la conciencia, para expandir los procesos de percepción tanto individuales como socioculturales.

El desafío es iniciar el camino del autodescubrimiento o continuar la misma senda de la autodestrucción.

Fuente: “Más allá del ego”, Abraham Maslow, Ram Dass, Fritjof Capra, Ken Wilber y otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!