2011/03/21

El Control de la Ansiedad


La ansiedad es el miedo a lo desconocido, una sensación de peligro permanente que produce estrés y nos hace perder la fortaleza, dejándonos débiles y sin energías.
El estado ansioso se caracteriza por una invasión de pensamientos, malestares físicos y presentimientos que desequilibran y alejan la paz interior.
Todas las situaciones que pueden generar temor o amenaza de algún peligro real o imaginario, generan ansiedad, sin embargo el doctor Albert Ellis, especialista en terapia cognitiva, autor del libro “Cómo controlar la ansiedad antes de que le controle a usted”, afirma que no son las experiencias las que crean ansiedad sino que somos nosotros mismos con nuestra forma de pensar, de actuar y de sentir.
Por esta razón considera que controlar la ansiedad depende de uno mismo.
La persona ansiosa se impone exigencias demasiado ambiciosas y además tiene creencias ilógicas que no les permiten afrontar situaciones que temen.
Estas exigencias se relacionan con un ideal de si mismo demasiado alto, expectativas desmedidas con respecto a los demás y con el ambiente.
Una creencia irracional es la baja autoestima y el sentimiento de impotencia, exagerar situaciones y tener miedo de los desafíos generalizando expectativas negativas en la resolución de problemas.
Estos pensamientos negativos hacen que la persona anticipe el fracaso, se sienta deprimida, sin fuerzas, se comporte en forma agresiva e intente gratificarse con alguna adicción.
El Dr. Ellis utiliza un sistema que denomina terapia racional emotivo-conductual para modificar esta tendencia y lograr la transformación.
En primer lugar es necesario liberarse de las creencias irracionales cuestionándolas para poder darse cuenta de su escaso fundamento.
En lugar de bloquearse frente a un problema, debido a la ansiedad que genera, tratar de actuar buscando la salida que tenga las consecuencias más favorables pensando racionalmente.
Propone dos técnicas la desensibilización imaginada que consiste en recrear la situación temida en estado de relajación y la desensibilización en vivo que se refiere a intentar aproximarse lentamente al objeto temido para aprender a dominarlo.
Elevar la autoestima es otro de los requerimientos de este método, mediante la elaboración racional de una nueva programación sobre la propia conducta y el propio rendimiento.
Eliminar las expectativas desmedidas con respecto a la ayuda que nos pueden brindar los demás y tener mayor confianza en uno mismo.
Mejorar nuestras relaciones interpersonales cambiando fallas de carácter que nos llevan a ser amargados y a perder el sentido del humor.
Dar a cada cosa su justo valor y no gastar energías en valores relativos que pueden tener alguna importancia viéndolas desde un solo ángulo pero que ampliando la perspectiva pueden no tenerla.
Algunos ejercicios pueden ayudar; por ejemplo aprendiendo a decir que no; a no pensar siempre lo peor; a no exigirse demasiado, a permitirse ser más flexible; a enfrentar las cosas con coraje; a pensar con racionalidad y no movido por las emociones; a elevar la autoestima considerando todos los logros y siendo capaces de cumplir las propias metas; y gratificándose por ello; a salir de si mismo entregándose más a los demás; y a visualizar todo lo que se desea.

Fuente: “Cómo controlar la ansiedad antes de que le controle a usted”, Dr. Albert Ellis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!