2011/08/24

Claudio Marquez - Mi maestro de Reiki

Alimentos energéticos sutiles


Escrito el 19 agosto, 2011 por Claudio Marquez

Cuál es la mejor práctica para cargarse de energía? De dónde obtenemos una energía vital plena, sin necesidad de recurrir a ser dependientes de medios estimulantes adictivos? Cómo nos mantenemos bien a pesar de las circunstancias negativas? He aquí un pequeño resumen de lo que practico habitualmente. Sin pretender hacer de esto una receta mágica, sólo aportando algunas certidumbres que me acompañan desde hace muchos años.

Para que podamos estar bien y sentirnos mejor hay una serie de alimentos, no solamente la comida sana y el agua limpia que nos aportan la energía, el prana, que nuestro cuerpo necesita. Cuando estamos en contacto con la naturaleza, en un ambiente agradable y relajado, sumamos la energía universal, las energías revitalizadoras y profundamente sanadoras del agua, del sol, de nuestra respiración consciente y la de aquella que generamos en nuestro propio cuerpo al caminar o movernos. Aumentan el Ki en nuestros cuerpos materiales e inmateriales, restableciendo el equilibrio entre el yin y el yang y devolviéndonos con ello la armonía y la salud.

ENERGIA UNIVERSAL

La energía universal impregna y sustenta al cosmos en su totalidad como una unidad y nuestra energía vital es tan sólo una parte de ella. Vivimos inmersos en océano de energía que está permanentemente a nuestra disposición aunque pocas veces somos conscientes de ella; la ruidosa sociedad en que nos movemos, la inmensa cantidad de estímulos de todo tipo que recibimos diariamente, la vertiginosa carrera por la supervivencia bloquean nuestra capacidad de darnos cuenta de su presencia, incorporarla y aprovecharla para mejorar nuestra calidad de vida.

AGUA

El agua es el origen de la vida. Tiene el potencial de limpiar, purificar y renovar todas las cosas; permite llevar una vida sana, en armonía. Simboliza la flexibilidad y el fluir de las relaciones pacíficas de comunión y solidaridad. Desde el inicio de los tiempos los seres humanos hemos considerado al agua como un elemento espiritual cargado de misterio de la vida. Los ríos sagrados, las fuentes milagrosas, el agua bendita, representaron para las personas la conexión con lo divino y el acceso, en muchos casos, a su energía sanadora y revitalizante. En los lugares donde aún el agua conserva su estado de pureza primigenia, lejos de la contaminación de las grandes ciudades, podemos encontrarnos hoy con todo su potencial.

LUZ SOLAR

El sol es fuente de luz, calor y energia; gracias a él es posible la vida en la Tierra. Desde la época precolombina se conoce sobre el poder medicinal del sol y sus efectos energéticos. Sentarnos a ver un amanecer o una puesta del sol nos renueva física y mentalmente. Tomar sol con moderación en horarios permitidos favorece las funciones de nuestro organismo y revitaliza nuestras defensas, mejorando la inmunidad.

RESPIRAR CONSCIENTEMENTE

Cuando respiramos de manera consciente estamos activando nuestra capacidad de incorporar energía universal a nuestro cuerpo.

La meditación y los ejercicios físicos junto con la respiración consciente nos ayudan a elevar nuestro nivel vibracional facilitando la unión del cuerpo con el alma y del ser total con la Fuente, con lo divino.

ENERGIA QUE SE GENERA EN EL CUERPO AL CAMINAR O MOVERSE

Somos un microcosmos integrado dentro del macrocosmos universal y cósmico. En nuestros cuerpos físicos y sutiles existe una red energética por donde circula la energía o ki; está constituida por chakras, meridianos y nadis. Al caminar o hacer algún tipo de ejercicio físico movilizamos la energía dentro nuestro. La corriente de energía que se genera contribuye a nuestro equilibrio y a la armonía física, mental y universal. Si hay energía hay vida, hay vibración de energía a nivel subatómico y por lo tanto buena salud y alegría.

CONFIANZA EN LA VIDA

Todo sucede de acuerdo a un orden en el cual sólo podemos fluir para estar en armonía con el. Poner en práctica algunas de estas recomendaciones, nos pone en camino, iluminándose de nuevo el presente. Nuestra vida necesita de alimentos físicos y espirituales al mismo tiempo. Cuidar nuestra energía vital, se convierte en algo básico, tanto como cuidar el cuerpo. Confiamos en que todo lo que está sucediendo ahora mismo, es necesario



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!