2012/07/03

El Miedo es peor que la enfermedad




El miedo de sufrir un ataque cardiaco o un ACV, hace que muchas personas cambien drásticamente su estilo de vida, sus rutinas, su alimentación, sus distracciones, etc., pero el comportamiento motivado por el miedo no resulta eficaz a largo plazo, porque la ansiedad que conlleva es más nociva que cualquier otra cosa,  porque produce efectos biológicos insalubres.

El miedo de que aumente el colesterol en sangre puede hacer que cada comida se convierta en un motivo de ansiedad, por lo que resultaría más sano a la persona comer lo que le gusta y olvidarse del colesterol.

El cambio de estilo de vida puede ser para algunos,  traumático y provocarle angustia, de manera que en estos casos el remedio sería peor que la enfermedad.

El problema de controlar los factores de riesgo es que no pueden tener en cuenta la historia personal del sujeto y las cosas que lo hacen feliz.

Tal vez la clave para eliminar los factores de riesgo sea pensar que la naturaleza nos ha creado para que estemos bien y que la buena salud es lo normal y no un acto de voluntad, se trata solamente de saber reconocer nuestras propias inclinaciones naturales, prestando atención a nuestra inteligencia corporal.

Comer sólo cuando se tenga hambre y no comer antes de haber digerido la última comida, alrededor de tres horas.

Comer alimentos recién preparados, en un ambiente tranquilo, sentado y a ritmo moderado.

No ingerir alimentos cuando se está alterado o nervioso.

Evitar los alimentos fríos y las bebidas heladas.

Masticar bien los alimentos y después de comer descansar algunos minutos.

Lo ideal es incluir los seis sabores en las comidas, lo dulce, lo agrio, lo salado, lo amargo, lo astringente y lo picante.

La meditación es una forma efectiva de curar el corazón; los estudios realizados en el Institute of HeartMath de Boulder Creek, California, han demostrado que la meditación puede ayudar a estabilizar el campo electromagnético del corazón; y las emociones de alegría, amor y agradecimiento tienen un efecto similar.

Respirar a conciencia, ya sea durante la meditación o el ejercicio también es muy beneficioso para la salud en general.  Consiste en aprender a activar y dirigir conscientemente la fuerza vital a los pulmones, al torrente sanguíneo y a todos los demás órganos.

Tomarse la vida con demasiada calma puede ser un error, porque las investigaciones clínicas realizadas durante diez años en la década de los años cincuenta demostraron que las personas activas (que no sufren estrés) tenían menos riesgos de sufrir una enfermedad coronaria, en tanto que quienes ya tienen trastornos cardiacos y hacen ejercicios controlados reducen el riesgo de agravar su enfermedad y ayudan a revertir el daño.

La caminata, la natación y el ciclismo siguen siendo las actividades más adecuadas, incluyendo un trote liviano.

El exceso de peso es uno de los  factores de riesgo para sufrir una enfermedad coronaria.

El peso sano es el que respeta las propias necesidades según el cuerpo y la edad que se tenga y no el impuesto por las modas o las pautas culturales.

Pero lo más importante será, como siempre, comer a conciencia, o sea comer cuando uno tiene hambre y no hacerlo cuando uno tiene necesidad de otra cosa, distracción, compañía, evadirse, etc.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!