2012/10/03

Romances en la Red




La red promete realidades virtuales muy tentadoras, cuando se trata de satisfacer necesidades de amor, sin arriesgarse a poner la cara en un encuentro frente a frente.

Sin embargo tiene sus riesgos, porque del otro lado no sabemos quién es el que se está ocultando, no siempre con la misma ingenua intención.

La búsqueda del amor a través de la red, se caracteriza por la ilusión de encontrar una verdadera relación de pareja, llegar a enamorarse y soñar con el primer encuentro; pero cuanto éste se produce se puede poner en evidencia que la realidad virtual creó una imagen muy diferente a la verdadera, haciendo naufragar todos los sueños.

La realidad es que para enamorarse de alguien real es necesario un encuentro real y una experiencia personal; sentir las emociones y los sentimientos que la otra persona provoca, su magnetismo personal, su mirada y su conducta.

Las cifras obtenidas de los sitios de encuentros virtuales más populares no son muy optimistas, sólo un O, O2 por ciento de los miembros logró casarse, el resto aún continúa navegando entre aguas turbias.

La escritura es una vía mediática que no revela todos los rasgos de una personalidad, al contrario, puede tratarse de una máscara que no condice para nada con la realidad, o sea pueden reflejar lo que las personas desean ser y no lo que son.

El amor a través de la red es una ficción, porque el que se enamora de alguien virtual se basa en una fantasía elaborada por él mismo.

La afinidad de intereses es importante pero no lo es todo, falta el contacto, la atracción a nivel de piel, la forma de ser y de actuar.

El juego del amor por Internet es hacer “como si” fuera real, pero no deja de ser un juego que a veces resulta peligroso.

Aunque se trate de una relación virtual, los sentimientos se empeñan en sufrir la desilusión igual que si fuera real, de modo que no se puede evitar por Internet, sentirse herido, abandonado, engañado o frustrado.

Un vínculo a través de la red no es completo, es “light”, de bajas calorías, porque no termina de satisfacer por más palabras que se digan.

Por otro lado, existirá siempre la sospecha de que el otro no sea quien dice ser, que tenga otra edad o que sea de otro sexo diferente al que declara en sus escritos,  o sea que se trate de un fraude, de un estafador moral que se divierte a costa de la ingenuidad de otros con plena impunidad.

Internet suele ser el refugio ideal donde se atreven los tímidos, los fóbicos sociales, los débiles de carácter, o sea a todos aquellos que no confían en sí mismos, que tienen baja la autoestima y no tienen el coraje suficiente para enfrentar al otro sexo en persona.  De esa manera, tienen la oportunidad de ensayar sin tener que sufrir en carne viva el rechazo.

Sin embargo, un rechazo puede ser una experiencia positiva, porque enseña a conocer distintos tipos de parejas, a no dejarse vencer por la frustración, a   aprender a sobreponerse y a valorar la relación que finalmente logre establecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!