2014/02/12

Algunos Milagros y Fenómenos Inexplicables



En Brasil, la doctrina del Valle del Amanecer, existe desde hace más de cincuenta años.  Su fundadora es una mujer con poderes de clarividencia y habilidades para conectarse con espíritus de personas fallecidas y curar enfermedades.

La gente que acude a verla y cree en ella dice que se mejora de sus males pero no siempre esa perspectiva coincide con el resultado de los análisis de los médicos.

Todos sabemos el poder que puede tener la sugestión e inclusive las creencias de una persona, por lo que estos fenómenos pueden ser posibles en determinados casos, pero a veces se trata solamente de mejorías temporarias para volver a decaer al poco tiempo.

La creencia puede cambiar el estado de una persona, de hecho se pueden constatar cambios psíquicos, físicos y fisiológicos en una persona que cree con plena convicción.  Tanto es así que los seres humanos tienen el poder de crear sus propios milagros.

La fe es un poder real que aún la ciencia no puede explicar.

En México, Palero Baloy realiza rituales para curar que incluyen sacrificios de animales y distintas prácticas esotéricas para engañar a la muerte para conseguir que las personas que están gravemente enfermas sigan viviendo.

Baloy fue sometido a una serie de análisis psicológicos para determinar si se trata de un enfermo mental pero los resultados no son concluyentes.  Simplemente se trata de una persona con trastornos de personalidad, omnipotente y con delirio de grandeza que cree tener el poder de curar.

En Salto Grande, Brasil, existe una imagen de la Virgen Desatanudos que llora sangre.

Científicos de la UADE realizaron una investigación para encontrar una explicación racional de este fenómeno y los resultados no fueron convincentes.

Las vírgenes que lloran abundan en todo el mundo, para los creyentes es un milagro pero para la ciencia es un fenómeno que aún no se puede explicar.

América del Sur es la región del planeta que registra mayor actividad paranormal y donde existen conocidos videntes, capaces de trascender el tiempo y ver acontecimientos del pasado, del presente y del futuro y con aparentes poderes para curar.

En Europa también existen ciertos edificios cargados de antiguas historias truculentas donde los habitantes aseguran haber sido testigos de apariciones fantasmales de  supuestamente posibles ocupantes fallecidos en forma trágica.

En la selva peruana, miles de personas denunciaron haber sido atacados por extrañas luces que los dejaban paralizados y les producían quemaduras y malestares físicos, algunos de gravedad.  Otros simplemente desaparecieron.

Dos pescadores, mientras se encontraban en su barco en el medio del río pescando, vieron una luz brillante que se acercaba hasta llegar a una altura muy próxima a ellos.  Se trataba de un objeto que no hacía ningún ruido y que provocó que se parara el motor.  La luz que emitía los encegueció y luego la extraña nave se alejó aterrizando en una isla próxima.

Los pescadores regresaron a sus hogares cuando inesperadamente el motor volvió a funcionar.  A la mañana siguiente se acercaron al lugar donde supuestamente había aterrizado el extraño aparato y pudieron ver una marca en la tierra de grandes proporciones, donde la hierba estaba seca y señales de aparentes pisadas.  Ambos testigos sufrieron daños físicos de consideración.

Este extraño fenómeno produjo la intervención de un gran despliegue militar sin precedentes, quienes estudiaron a los supuestos atacantes de los pobladores del lugar con un sofisticado equipo de radares, telescopios y otros aparatos especiales.

Esa operación permaneció mucho tiempo en el lugar tratando de recopilar información y pudieron constatar la presencia de ciertos objetos voladores no identificados que entraban y salían del agua proyectando potentes luces.

Sin embargo, toda la información documentada no se dio nunca a conocer, porque permanece en los archivos oficiales como material clasificado.

La doctora designada para atender a los pacientes que habían sufrido el impacto de las luces, pudo constatar por sí misma la presencia de uno de estos aparatos de metal con la forma de un balón de beisbol, de unos cien metros de alto que se movía en forma elíptica, sin ser atacada.

Este fenómeno se denominó “chupa chupa” porque las luces parecían absorber la sangre de muchas de las víctimas de lugares distantes entre sí.

Las fuerzas armadas que intervinieron confirmaron los avistamientos e incluso respondieron con sus armas pero no pudieron saber su origen.

Los avistamientos aún hoy en día continúan pero imprevistamente los militares recibieron la orden de abandonar esa operación.

Algunos creen que se trataba de un experimento militar que se atrevió a utilizar a los habitantes del lugar como conejillos de indias, otros creen que se trata de una civilización más avanzada que nos visitan con fines científicos y otros temen que en algún momento ataquen a la Tierra.

Es probable que hayan otras civilizaciones más adelantadas que nosotros, dado las incontables posibilidades de que existan muchos planetas aptos para la vida en el Universo.

Si es así hace milenios que nos visitan, ya que existen evidencias arqueológicas que lo demuestran.

Si sus intenciones fueran atacarnos o someternos, ya lo hubieran hecho y no estarían escondiéndose para pasar desapercibidos.

Quizás, hasta puedan ser nuestros descendientes que en futuro lejano hayan logrado el conocimiento necesario para realizar viajes en el tiempo.


Malena

Fuente: “History Channel”, “Milagros decodificados” y “Alienígenas Ancestrales”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!