2015/05/18

Cómo evitar los spam telefónicos que nos cobran




Si vives en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, puedes solucionar el grave problema de los spams telefónicos, que luego te cobran a ti hasta agotar tu crédito impunemente; llamando al teléfono gratuito CABA, Área de Defensa y Protección al Consumidor, número 147  y luego marcando sucesivamente la opción 1, la opción 8, la opción 1 y la opción 1, quedando el teléfono con el que estés llamando, inscripto en un registro de bloqueo gratuito de llamadas publicitarias.  El trámite dura treinta días pero vale la pena.

Si vives en la Provincia de Buenos Aires (Ley 13.987) "Orientación al Consumidor Pcia. de Bs.As." debes marcar el número 0800-222-9042 y luego el número 147 siguiendo las opciones anteriormente mencionadas.

Existen muchas empresas que no tienen ningún reparo en utilizar golpes bajos, en este caso argucias comerciales cada vez más osadas, con tal de llegar a los incautos consumidores.

Es necesario que todos sepan que se pueden librar de los spams que reciben,  principalmente en sus celulares, que pueden llegar a reducir su crédito a cero pesos en pocos días, aunque los eliminen, porque al eliminarlos permiten entrar todas las aplicaciones.

Lo mejor es no eliminarlos ni abrirlos y olvidarse de ellos hasta que termine el trámite del bloqueo de llamadas publicitarias, pero parece que también es posible deshacerse de ellos antes,  respondiendo con la palabra "baja", lo que yo no pude hacer porque en los spams es común que no aparezca el número del remitente.

Este tema que nos preocupa a todos,  parece tratarse de un secreto de estado, porque las empresas de comunicaciones por alguna espuria razón,  no brindan esta información salvo cuando los amenazan con la baja del servicio, seguramente porque son las que se benefician en mayor proporción con esos ingresos.

Esto es lo que pasó en mi caso, luego de haber pasado varios meses viendo cómo se agotaba el saldo de mi teléfono celular, prácticamente sin haberlo utilizado.

Decidí entonces tomar medidas drásticas: dar de baja el servicio y tirar el celular por la ventana, porque me había pasado lo mismo anteriormente con otra empresa telefónica y ya no quería saber más nada con estos teléfonos.

Hablé con una operadora de la empresa que me brinda el servicio actualmente,  para pedir la baja, y cuando me preguntó las razones de mi decisión le dije que era porque se me agotaba el crédito sin utilizar el teléfono.

Primero me dijo que no podía ser, etc. etc. etc.; pero luego de darse cuenta que mi decisión de prescindir de ese servicio era irrevocable, me sugirió que podría tratarse de ciertos spams que entran en mi sistema todos los días y que al eliminarlos sin abrir, son capaces de desplegar todas las aplicaciones; por lo que me recomendó anotarme en el registro de bloqueo de llamadas comerciales que mencioné anteriormente.  Esto se puede hacer tanto desde el teléfono celular como desde el teléfono fijo, y es gratuito.

Luego me di cuenta que esta información también figura en la letra chica del dorso de la factura de la empresa que me provee el servicio, datos que la mayoría no suele leer.

Es importante que esto llegue al conocimiento de la mayor cantidad de personas que sea posible, por lo tanto, agradeceré que ustedes también se la brinden a quienes conocen.

El teléfono celular es un servicio caro que brinda a las empresas de comunicaciones ganancias siderales, sin embargo, no están conformes y no escatiman esfuerzos en inventar argucias que puedan incrementarlas aún más.

No dejemos que nos roben impunemente delante de nuestras narices, la falta de información nos hace vulnerables a este tipo de despojo y permite que este sea otro de los delitos que quedan impunes.

Malena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!