2015/05/19

Psicología Malena Lede - Computadoras humanoides








Algunos científicos afirman que la inteligencia y el aprendizaje de los seres humanos puede ser imitado totalmente por una computadora, claro que antes tienen que lograr construir aparatos que puedan hablar, pensar en forma abstracta, elaborar conceptos, resolver problemas estrictamente humanos y que puedan evolucionar como nosotros.

La inteligencia artificial ha sido un tema que ha interesado a muchos científicos desde hace mucho tiempo. La ciencia ficción se encargó de plasmar estas inquietudes imaginando personajes creados por medios artificiales que inevitablemente, como el hombre, también querían ser libres e independizarse de su creador.

En la película “Odisea del Espacio”, la computadora Hall, casi humana, pero nunca del todo, llega a matar a la propia tripulación para cumplir con el objetivo para el cual había sido programada. Ese es el verdadero peligro de las máquinas que no pueden evaluar las necesidades inmediatas y cambiar las funciones que se contradicen con sus objetivos programados

Los cerebros humanos son muy diferentes de las computadoras, aún de las más modernas conocidas hoy, porque un cerebro puede discernir y discriminar cuál es la decisión más conveniente en cada nueva circunstancia.

Las computadoras pueden superar al hombre en cuanto al almacenamiento y la memoria de datos, en las operaciones lógicas y en complejos cálculos matemáticos; pero el cerebro puede realizar operaciones paralelas y hacer muchas cosas al mismo tiempo.

Los cerebros humanos tienen plasticidad y pueden sobrevivir aunque pierda neuronas individuales, las computadoras no funcionan si un transistor les falla.

El cerebro biológico se adapta a la tarea que tiene que realizar, las computadoras necesitan un programa para realizar hasta la tarea más simple.

Un cerebro contiene mil billones de conexiones nerviosas mientras una computadora, aún la más moderna que existe, puede tener un billón de transistores.

Aunque las conexiones nerviosas se asemejan un poco a la función que realizan los transistores, las neuronas tienen una labor mucho más compleja que la más moderna de las máquinas. Indudablemente el cerebro humano es mucho más rico y complejo que cualquier sofisticado aparato.

Las computadoras, sin embargo, pueden impresionar a muchos cuando por ejemplo juegan ajedrez.

A fines del siglo XX, una máquina llamada “Deep Blue” le ganó un campeonato de ajedrez al campeón mundial ruso Gary Kasparov.

Kasparov se asombró con este resultado, reconociendo que algunas jugadas de la máquina parecían haber sido resueltas con inteligencia y creatividad.

En el juego del ajedrez, una computadora puede parecer super humana pero el proceso que las conduce al éxito no se debe a su inteligencia, sino a su capacidad para analizar doscientas millones de posiciones por segundo, lo que le permite prever con anticipación de seis a ocho movimientos y aún más. Sin embargo, Blue Deep no es capaz de adaptarse a situaciones nuevas ni de elaborar un juicio propio.

Pasó lo mismo con la famosa computadora de IBM que juega Jeopardy, que también venció al campeón de ese juego en ese momento. Pero sus respuestas eran el resultado de sus búsquedas y de correlaciones estadísticas pero no por haber entendido la pregunta.

Sin embargo, muchos científicos creen que una computadora con inteligencia similar a la humana alguna vez será construida, aunque existan diferencias físicas entre ellas y el hombre. (Leonard Mlodinow)


Malena


Fuente: “Guerra de dos mundos”; “Ciencia contra espiritualidad”; Deepak Chopra, Leonard Mlodinow.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!