2015/08/18

Tipos de Personalidad - Psicología Malena Lede




A partir de la experiencia clínica Freud distingue tres tipos puros de imagen personal, el erótico, el obsesivo y el narcisista, de acuerdo a las características físicas y psíquicas y según el predominio de la libido en el aparato psíquico; sin significar esto que sean los únicos posibles.

Las personas de tipo erótico se caracterizan por tener su principal interés concentrado en la vida amorosa, o sea amar y principalmente ser amado.

Estos individuos temen la pérdida de su amor y por esa razón dependen mucho de los demás. Este tipo de personalidad es muy común en forma pura, aunque existen casos que presentan combinaciones con otros tipos y considerables elementos agresivos.

Desde la perspectiva cultural este tipo responde a demandas instintivas del Ello mientras las demás instancias del aparato psíquico se rinden a él.

En el tipo obsesivo el predominio es del Super Yo. Estas personas, en lugar de miedo a perder el amor sienten angustia y experimentan una dependencia interna; pero son muy independientes socialmente y auténticos portadores de la cultura con tendencia conservadora.

El tipo narcisista es esencialmente negativo; el interés principal está concentrado en la auto conservación, son independientes y no se asustan fácilmente. Tienen cierta dosis de agresividad que los lleva a la acción y prefieren amar a ser amadas.

Son individuos que impresionan por ser como son, pueden servir como conductores sociales, para apoyar ideales, para realizar cambios o estimular el desarrollo cultural.

Más habitual que los tipos puros son los tipos mixtos que son; el erótico-obsesivo, el erótico narcisista y el narcisista-obsesivo:

El yo del erótico-obsesivo responde al Super Yo y dependen de sus afectos actuales y pasados, como padres, maestros y personas admiradas.

El erótico-narcisista, que es el más común posee características que se atenúan mutuamente predominando el narcisismo y concordando la actividad con la agresividad.

El tipo narcisista-obsesivo, culturalmente el más valioso porque representa la combinación de la independencia del exterior y la atención de las necesidades de la conciencia, con la energía para la acción, lo que fortalece al Yo contra el Super Yo.

La armonía ideal sería el tipo erótico-obsesivo-narcisista que sólo puede existir teóricamente pero no en la realidad.

Sin embargo, todos estos tipos de personalidad no necesariamente padecen de neurosis.

Los tipos puros, con el predominio de una sola instancia psíquica, son los que podrían gozar de un normal equilibrio psíquico, mientras los tipos mixtos tienen mayor posibilidad de sufrir de neurosis.

En el caso de presentarse la enfermedad, los tipos eróticos podrían presentar una histeria y los obsesivos una neurosis obsesiva.

En cuanto a las personas narcisistas, que aunque sean independientes pueden sentirse frustradas por el mundo externo, podrían estar predispuestas a la psicosis y a cometer delitos graves.

Se sabe que las neurosis se desarrollan debido a: las frustraciones, los conflictos internos, los conflictos entre el Yo, el Super Yo y el Ello; los conflictos en la administración de la energía psíquica; a nuestra disposición bisexual o a los conflictos entre los instintos eróticos y agresivos.

Los estudios científicos para avalar esta teoría basada en la experiencia clínica, deberían orientarse a descubrir qué es lo que hace que estos procesos normales de la vida se conviertan en patógenos.

Malena
Fuente: “Obras Completas de Sigumnd Freud”; Tomo III: “Sobre los tipos libidinales” .(1931)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!