2015/08/30

La Paranoia - Psicología Malena Lede




La paranoia, como la neurosis obsesiva, es una psicosis intelectual. Mientras la neurosis obsesiva es un trastorno afectivo debido a un conflicto, en la paranoia, las ideas delirantes se deben a trastornos afectivos debido a un proceso psicológico de vivencias alienantes.

La paranoia es una forma patológica de defenderse de situaciones o cosas que no se pueden tolerar, siempre que exista también la predisposición psíquica personal.

Lo que intenta evitar el paranoico es el reproche interno, que trata de transformar en externo, o sea hacer el enjuiciamiento exterior.

De modo que el propósito de la paranoia es rechazar una idea intolerable para sí mismo por medio de la proyección de esa idea al exterior.

Este es un mecanismo bastante común en las personas normales, de proyectar las culpas propias a otros, siempre que estén conscientes de la modificación interna que hicieron.

Cuando se abusa de este mecanismo de proyección para defenderse y se exagera sobre la opinión y los hechos de los demás, estamos en presencia de una paranoia.

El paranoico no puede tolerar la idea de haber sido injusto o de tener que separarse de algo que es suyo. El alcohólico nunca reconocerá que es la bebida la que le produjo impotencia sino que culpará a su mujer con celos delirantes y el hipocondriaco jamás atribuirá sus enfermedades a su vida sexual sino que se empeñará en creer que sus padecimientos son debido a causas externas y el empleado que no fue ascendido preferirá creer en una conspiración y no admitir su propio fracaso.

La idea delirante tiene la misma energía que la idea intolerable que es rechazada por el yo.

El hecho de proyectar el displacer en el prójimo muestra que el síntoma primario es la desconfianza o susceptibilidad ante los demás.

Invariablemente, el efecto reprimido suele volver como alucinaciones auditivas que representan el retorno del autorreproche como un síntoma transaccional.

En la paranoia se destacan cuatro síntomas: a) los síntomas defensivos primarios, de proyección y rechazo de la idea intolerable; b) el retorno de lo reprimido como transacción; c) síntomas defensivos secundarios y d) síntomas del sometimiento del yo.

El paranoico se reprocha a sí mismo por algo que hizo, tiene miedo que los demás lo sepan y siente vergüenza frente a ellos.

Aún no se sabe si el mecanismo de proyección patológico tiene su origen en la predisposición individual o si se debe a eventuales condiciones accidentales o vivenciales.

Malena.

Fuente: “Obras Completas de Sigmund Freud”; Tomo III; “Paranoia”; Manuscrito H; (1895)

6 comentarios:

  1. ¡Hola, Malena! A veces, uno sale a la calle, y cree que todos/as le miran. Lo pasa mal. A mí no me pasa ahora. Pero cuando iba a la ciudad a estudiar, sí me pasaba. Lo pasas fatal. Te pones más tenso que la liña de la ropa. (Liña decimos en Canarias a la cuerda de tender la ropa para secarla al Sol).

    Yo creía que todos en la calle me miraban porque como había hecho cosas que estaban mal, como hurtar en los grandes almacenes y demás. Se sufre mucho. Sí.

    Y, la verdad, si hubiera hecho amigos y amigas en la ciudad, que después los hice, más tarde, hubiera sido mejor. Pero me entró el rollo de la libertad en la ciudad a los trece años. Mi padre estaba lejos, y yo hacía cosas que antes no podía hacer.

    ...tengo que leer lo que me has dicho de estas cosas que te digo, porque ya te he hablado de esto, a ver si cuando haga revisión que a veces la hago en "Terapia de grupo", la otra página tuya, lo veo.

    La verdad, ya empiezo a ver que pedir la opinión de otra persona no vale del todo, porque uno tiene que experimentar las cosas también. Salir a la calle y demás... llevo diciendo esto tres años, y no lo hago. A cuidar de mi madre y abuela!!!! Me digo, como obligación. Aunque mi madre no me obligue, tampoco...

    gracias, que la suerte te acompañe!!!


    Pablo Manuel

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo, eso de creer que todos te miran a ti no es real, en realidad todos pasamos desapercibidos a menos que saliéramos a la calle disfrazados. En realidad, el que se mira eres tu mismo, tu propia conciencia que todavía te acosa por las cosas que has hecho que ahora te avergüenzan.
    El otro siempre es un espejo de uno mismo. Lo que te falta ahora es dar vuelta la página y empezar una hoja nueva, sin tachaduras ni borrones, una hoja que te haga sentir orgulloso de ti mismo, eso es lo que importa y no la opinión de los demás. saludos, malena

    ResponderEliminar
  3. :) ¡Hola, Male! ¡gracias por la respuesta! Y la vida me obligará a pasar página, ¿verdad? Aunque yo no quiera, no tendré más remedio que hacerlo, ¿es eso?

    Mmmmm... o sea, que como mi conciencia me acosa, veo eso en el prójimo(próximo)... si dejo de sentirme mal por lo que hice, no veré en el prójimo lo que soy yo.

    Yo ya llevo haciendo las cosas bien desde hace mucho tiempo. Hace 20 años por ahí que no hurto ni nada malo. La gente de Seguridad de los grandes almacenes te dicen "...ya no lo vuelvas a hacer más y véte, niño...". Y yo hace 20 años que soy más honrado que el carajo. ¿Por qué mi consciencia me acosa? (Necesito que alguien me quiera).

    Me he dado cuenta que cuando hago amigos y estoy de buen rollo con ellos/as, me perdono y estoy mejor conmigo mismo. ¿Es el entablar una amistad que te hace sentir que estás perdonado por los demás?

    bueno, gracias, suerte, hasta luego!!


    Pablo Manuel

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo, primero hay que perdonarse uno mismo, reconociendo los errores y teniendo en cuenta que en ese momento no pudimos o no quisimos, por alguna razón, hacer otra cosa, luego, al recobrar la autoestima nos podemos abrir a los demás sin culpas y los amigos no hay que buscarlos porque llegan solos. saludos, malena

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Malena! El error que tuve fue "robar el mundo". Es como si yo hubiera hecho todo lo malo del mundo... Y solo fui un niño que estaba trastornado por la cleptomanía y era anti-social.

    Me viene a la cabeza la gente mentirosa. A la gente mentirosa le parece que decir la verdad está mal. Está mal para sus intereses. Tú ponte entre gente mentirosa e hipócrita a decir la verdad y te lo recriminan. "Eso está mal", dicen. Digo esto porque lo que en unos sitios está mal, en otros está bien... Aunque siempre ha estado mal, hurtar. A nadie le guste que le roben. Pero, robar es otro tema...

    Yo aquí sintiéndome mal por haber hurtado de pequeño en los grandes almacenes... Y hay tenderos que ponen sus productos más caros para ganar más dinero, loteros que se quedan con los boletos premiados de sus clientes, amigos/as que te roban, sociedades como la española que roban indirectamente con el voto y sociedades que roban cultura sin pagarla a sus autores al piratear... pero, Pablo es un ladrón... tal político no es ladrón, porque es de los míos(aunque sea ladrón)...

    Sé que a lo mejor saco de madre estas cosas. Tengo un conocido que se junta conmigo por el interés. Me hizo un favor un día y todavía quiere seguir teniendo recompensa. Me dice indirectamente "que yo y mi familia somos ladrones por ser ricos". Me tiene envidia y odio. Pero quiere que seamos amigos. Es un tío que anda solo siempre por ahí. Tiene problemas mentales. Y la soledad por compañera. La cosa es que conoce gente, pero prefiere estar solo, solamente acompañado de sus perros. No le carbura bien la cabeza.

    Una vez tenía un palo de madera en la calle, y le dije "¡tú con el garrote!". Y se me enfadó porque dije eso, y según él yo estaba equivocado. Era otra cosa. Con razón quiere ir solo por la vida. Si no sabe estar entre gente...

    Con ese tipo de persona no se puede ser feliz a su lado. No saben ni ser ellos mismos felices...

    A veces me saluda, otras no me saluda... una vez, fui a saludarlo yo y me dijo: "que susto, creí que era un ladrón", una indirecta. Eso pasó una tarde al lado de la plaza. Y tuvo tiempo de verme porque yo vine por delante, no por detrás.

    Hay gente para todo, dicen.

    Y...habrá que ver cómo es él, porque a lo mejor no es un santo. Seguro que hoy día soy yo mejor que él.

    Me dá que estoy haciendo cosas que me ponen peor. ¿Me puedo perdonar después de ponerme así? Recuerdo lo que dices de que perdone a los que se portan mal conmigo, es verdad yo también hago cosas que están mal, a veces.
    Nadie se libra.

    bueno, hasta lueguito,


    Pablo Manuel

    ResponderEliminar
  6. Hola Pablo, las personas con problemas psicológicos suelen sentirse atraídas por otros que también los tienen y eso es contraproducente, porque no les hace bien. Es una forma de discriminarse a si mismos al creer que serán más aceptados en un ambiente de gente con dificultades.
    Mejor que "esa persona" de la cual hablas no te salude, porque no te hace bien su amistad. saludos, male

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!