2016/09/14

¿Sola o en pareja? - Psicología Malena Lede




¿Qué es mejor?  ¿Estar sola o con alguien violento, amargado, desocupado, alcohólico, mujeriego o golpeador?

Obviamente en estos casos es mucho mejor estar sola que mal acompañada,  sin tener que sufrir atropellos, malos ratos o maltratos, siendo capaz de enfrentar la soledad, no como un castigo inmerecido sino como la oportunidad única de descubrirse a uno mismo sin que nadie pueda impedirlo.

Sin embargo existen muchas mujeres independientes, inteligentes y muy capaces de llevar adelante cualquier proyecto, que no pueden evitar sentirse solas, que se rinden ante el fantasma de la depresión y deciden involucrarse con sujetos buenos para nada.

Estas mujeres son las que suelen caer en manos de hombres depredadores que las usan, las engañan y maltratan pero que ellas prefieren tolerar y hasta están dispuestas a aceptar sus humillaciones,  con tal de no quedarse solas.

La ansiedad que provoca la soledad y la desvalorización que ha sufrido la vida sin pareja, puede hacer que una mujer pierda de vista su objetivo personal y caiga en un pozo depresivo del cual es difícil salir.

La depresión es el flagelo más difundido en el mundo moderno, principalmente en las grandes ciudades, donde viven grandes concentraciones de gente anónima, cada una concentrada en sus propias cosas.

Sin embargo, aunque ese estilo de vida parece prometer la quimera de vivir una libertad absoluta, no es suficiente; porque no basta con hacer lo que uno quiere, ni tampoco tener una vocación, también es necesario el contacto íntimo con otro ser humano lo que parece tener tanta o más importancia que cualquier otra cosa.

El hombre se caracteriza por no estar nunca satisfecho; quizás por esa razón ha podido desarrollar su inteligencia y crear una sociedad tan compleja.

“El infierno son los otros… porque nos quitan la libertad” decía Sartre, sin embargo no podemos resistir la soledad y ansiamos la compañía de otros.

El hombre se ha podido adaptar mejor a esta realidad deshumanizada porque le resulta más fácil no comprometerse afectivamente, sin embargo tampoco suelen conformarlo solamente las relaciones ocasionales.

Todos, en igual o menor medida sufrimos situaciones parecidas y  experimentamos en algún momento de la vida los mismos temores.

A todos nos resulta difícil establecer nuevos vínculos, principalmente si hemos padecido desilusiones.  Tal vez sea porque se han olvidado el valor de la familia y las tradiciones y se ha preferido vivir una vida independiente y solitaria rodeada de aparatos pero vacía de contenidos.

La depresión es una pandemia y representa el precio que hay que pagar por los adelantos tecnológicos y los inventos de la vida moderna.

Además, los hombres no les perdonan a las mujeres haberse emancipado porque su sometimiento representaba un fuerte atractivo para ellos, mientras que su independencia los descoloca  y los hace dudar de su propia masculinidad.

Malena Lede - Psicóloga 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!