2017/02/06

Juegue como un niño y despierte su imaginación-Psicología Malena Lede





Ser capaz de liberar la imaginación y pensar como niños nos permite concretar ideas más originales, resolver problemas, alejar las preocupaciones y ser más creativos a la hora de tomar decisiones.

Si logramos recuperar la actitud lúdica y el espíritu infantil que perdimos al convertirnos en adultos podremos aliviar el estrés estar más saludables y desarrollar una forma de pensar más constructiva.

Una prueba de creatividad realizada en la Universidad de Dakota del Norte, en Estados Unidos, reveló que cuando se logra pensar como un niño de siete años, se produce la estimulación del hemisferio cerebral derecho, que es el que hace posible los sentimientos, las sensaciones, las capacidades artísticas y el que nos permite ignorar las estructuras adquiridas.

El juego le permite a los niños relacionarse entre ellos y aprender los roles y las reglas de juego de los adultos;  incorporar los límites y el manejo espacial, condiciones esenciales para el normal crecimiento de una persona.
El juego aumenta el conocimiento de nosotros mismos, reflejan nuestras fortalezas y nuestras debilidades y nos revela cuáles son las áreas de nuestra personalidad que tenemos que potenciar.

Las responsabilidades de la vida adulta generan estrés y nos obligan a disminuir drásticamente nuestra capacidad de divertirnos, sin darnos cuenta que conservar parte de nuestra capacidad lúdica puede aliviar las tensiones y mejorar nuestro estado de ánimo.

Se trata de encontrar un equilibrio sano aprovechando los recursos que teníamos de niños y aprendiendo a disfrutar de actividades que nos entretengan, sin propósito práctico alguno.

Volver a recuperar la capacidad lúdica nos ayuda a liberarnos de las preocupaciones inútiles, nos permite ponernos en el lugar de los otros y aceptarlos como son, a cambiar de perspectiva, a adoptar un nuevo punto de vista, a incrementar la flexibilidad, la cordialidad y el respeto a las reglas; a experimentar el triunfo y la derrota como secuencias necesarias de todo proceso y no como parámetros para medir nuestra autoestima, a disminuir la timidez y las dificultades con las relaciones personales y nos hace más creativos y felices.

Jugar por nada, sólo para pasarla bien y aprender a ser más audaces sin arriesgar nada.

Malena Lede - Psicóloga 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!