2017/10/03

ALUMNOS QUE FALTAN A CLASE -http://psicologia-malenalede.blogspot.com




Por distintos motivos, algunos alumnos no asisten a clase; pueden salir de su casa a la misma hora pero en lugar de ir al colegio deciden vivir la aventura de pasar un día diferente, ir a una plaza, vagar por las calles o reunirse con otros que hacen lo mismo.

Las causas de esta deserción pueden ser para eludir un examen, porque se aburren en clase, para imitar a otros que hacen lo mismo o porque están cansados de la rutina.

No siempre los que no van a clase son los peores alumnos, sin embargo, si esta conducta se hace frecuente existe el riesgo de que abandonen definitivamente los estudios y que adquieran malos hábitos.

No todos los profesores de los colegios secundarios aman su profesión o tienen vocación para enseñar, algunos sólo lo hacen como una obligación y se limitan a repetir conceptos áridos sin ningún entusiasmo ni convicción.

Cuarenta minutos para un adolescente pueden ser interminables si tiene que escuchar a un profesor hablando con voz monótona de cosas que generalmente no le interesan.

Encuestas realizadas en Europa muestran que no son pocos los alumnos que faltan a clase, y que en mayor proporción son varones.

Los alumnos de alto nivel intelectual a veces no tienen interés en aprender ciertas asignaturas y por esa razón tienen bajo rendimiento y menos oportunidad de un desarrollo posterior exitoso.

Los adolescentes que frecuentemente faltan a la escuela tienen más probabilidades de cometer delitos, como pequeños robos, daños a la propiedad ajena, falsificaciones de firmas, etc.

Los datos obtenidos por científicos que se ocupan de este problema muestran que el ausentismo escolar es un factor de riesgo para abandonar la escuela, caer en el consumo de drogas o en la delincuencia.

Los investigadores afirman que el ausentismo puede ser debido a las características de la personalidad del alumno o a factores familiares pero también a la falta de formación y a la baja calidad de instrucción que reciben los alumnos en la escuela; ya que la proporción de ausentismo no es la misma en todos los colegios.

Las faltas a clase están señalando en última instancia, el rechazo de las reglas y normas de los adultos y amenazan con la deserción definitiva.

Malena Lede – Psicóloga

Fuente: Margrit Stamm, directora del departamento de ciencias de la educación de la Universidad suiza de Friburgo.

2 comentarios:

  1. Hola Malena! Qué tal? Buenas noches! Yo me echaba a la juyona hacía novillos dia si dia no cuando tenía 14 años. Iba a robar a los grandes almacenes. Padecía cleptomania. No hacía amigos. Mas bien enemigos.

    Me daba cuenta que con mis faltas a clase y los hurtos me podía juntar con gente de drogas. Y evitaba juntarme con nadie. ...y el miedo. Tenía miedo que me detuvieran por robar. Creía que la gente en la parada de guaguas al lado de los grandes almacenes hablaba del hurto de hacía media hora. La gente que veía pero no oía bien lo que decían. Creía que me iban a detener de inmediato. Estaba paranoico, verdad?

    Mucho miedo. Sí. Una vez uno de mis primos me convenció para que le robara un CD. Yo no quería. Pero me convenció. Tuve que correr delante de un guarda de paisano aquella noche. Casi me cogen los coches.
    Y cuando llego adonde estaban ellos y les cuento lo ocurrido me dice el otro primo, lo que hace correr el miedo!
    Vaya cariño me tenía!
    El primo que me pidió le robara prácticamente me interrumpió para pedirme el CD, el Compact disc. Lo que le interesaba.

    Amigos de toda la vida pueden volverse enemigos.

    Y me daba una miseria por lo que le conseguía. Y consigueme esto, consigueme lo otro... me aleje de él. Me iba a meter en problemas por hacerle caso.

    Nunca digas a alguien que quieras que le consigues cosas baratas. Si es codicioso es eso Malena? Querrá mas y mas. Ya lo último era una guitarra eléctrica. Y Pablo se buscaba la ruina por alguien que no lo quería. Lo dejé.

    Yo tenia en aquella época quince años a los diecisiete me dio un brote psicótico. Y llevo veinticinco años en tratamiento psiquiátrico. Y veintidós sin robar nada. Ahora soy muy honrado. He aprendido. Claro.

    Ahora los ladrones son los gobernantes de mi pais. Y media sociedad. Yo llevo ventaja por decirlo de alguna manera.

    Bueno gracias por escucharme Saludos suerte

    Pablo Manuel

    ResponderEliminar
  2. hola Pablo, hablar de todas estas cosas te hace bien pero luego déjalas atrás porque el pasado no se puede cambiar, saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!