2018/02/26

LA PASIÓN POR ALGO - PSICOLOGÍA MALENA LEDE

No son muchos los que responden a sus verdaderos talentos naturales.  La mayoría sucumbe ante lo que le impone la mayoría, lo que está de moda, lo que hacen todos, lo que promete ingresos rápidos y seguros.

La vida de Glen Miller, un famoso músico de los años cuarenta,  que creó un estilo único y una banda de jazz que trascendió su propia vida; es uno de los muchos ejemplos de personas que decidieron seguir su verdadero destino contra viento y marea, desafiando todos los contratiempos imaginables  apoyado por su extraordinaria esposa que lo supo comprender y ayudar para que no se diera por vencido y lograra su genuino anhelo.

Pudo descubrir lo que era verdaderamente suyo, el sonido único que quería para su orquesta que lo haría famoso mundialmente y por supuesto también millonario,  después de haber vivido muchos desilusiones y privaciones.

Estar en lo suyo disfrutando de la pasión por lo que hacía no le resultó fácil, pero es cierto que cuando las personas enfocan decididamente su atención hacia lo que los hace felices, las oportunidades se producen como por arte de magia,  ayudándolas para concretar sus proyectos.

Todos tenemos talentos naturales que nos permiten ser buenos en algo, pero ser buenos no es suficiente, hay que amar lo que se hace para poder sentirse realmente realizado.

Es importante descubrirse a uno mismo no sólo una vez sino también en cada momento de la existencia porque cada etapa de la vida exige cambios.

Pero la aptitud y la pasión no son suficientes, se necesita también tener la actitud necesaria y poder ver las oportunidades; o sea  conocerse a sí mismos y conocer bien el mundo que nos rodea.

Cada vida es única y diferente, pueden existir ciertas semejanzas, pero cada uno puede crear la suya, teniendo en cuenta que los acontecimientos no son lineales y que se producen una serie de cambios que muchas veces no se pueden predecir.

No se trata solamente de satisfacer necesidades materiales sino de llegar a realizar una pasión espiritual, porque la felicidad no es sólo bienestar económico sino un estado del espíritu.

Lo más importante es qué es lo que hacemos con lo que somos y creer en que mantener la actitud necesaria nos ayudará a superar todas las expectativas y permanecer conectados con nuestro interior nos brindará las oportunidades que necesitamos.


Malena Lede – Psicóloga

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!