2009/12/03

La Crítica Destructiva




Frecuentemente alguien formula una critica destructiva sobre la última película de un actor famoso, sin razones o fundamento, sino por el hecho de que el protagonista es homosexual en la vida privada.

A veces los consejos de una persona no son tenidos en cuenta porque es de raza negra; y puede ocurrir que se desvalorice el razonamiento de un vecino porque es católico o porque es judío.

Estos comportamientos son más frecuentes de lo que creemos; o sea que se rechazan o aceptan los dichos de una persona en función a sus características personales y no en base a razones que los fundamenten.

Si nos concentramos en las personas cuando hacemos una crítica, podemos llegar a dejar de lado lo importante, es decir la evaluación correcta del tema en cuestión.

La intención solapada del que centra la atención en el argumentador, en el fondo es desprestigiar a quien se atreve a ser diferente de él, invalidando cualquiera de sus expresiones y negándole su derecho a existir.

Puede lograr así que sus supuestas características personales negativas resten credibilidad a sus juicios que a veces sirven para descalificarlo para cualquier causa.

Cuando el tema cuestionado no ha tenido tiempo necesario como para que nadie se haya podido formar aún una opinión sobre él, las referencias destructivas sobre alguna característica de la personalidad de la persona involucrada o cualquier referencia discutible sobre su pasado ambiguamente sospechado, puede influir en los responsables de las decisiones que le puedan competir, pudiendo llegar a ser desplazado del escenario de los acontecimientos sin una verdadera razón lógica.

Pero no siempre los antecedentes de las personas se relacionan con sus obras.

Las críticas se justifican y son válidas, cuando se relacionan estrictamente con el tema que se discute, cuando está en contradicción con su conducta o cuando el que es criticado pregona lo que él mismo no cumple o es opuesto a la imagen que desea dar.

Cuando alguien miente públicamente o en forma privada que luego se descubre, también es un antecedente que desacredita sus afirmaciones pero que pueden no afectarlo sobre otros temas no vinculantes.

Siempre es saludable reconocer el beneficio de la duda cuando se trata de decisiones trascendentes.

Un argumento, cuando es razonable, no depende tanto de quien lo haya formulado, por lo tanto, merece ser analizado.

Estar consciente de cuándo corresponde aceptar o rechazar una cuestión, nos puede ayudar en nuestras decisiones.

La personalidad, a veces, puede representar una traba o un trampolín para lograr objetivos; no hay que olvidar que todos somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras y que el pez por la boca muere.

Medir las palabras y vivir en función a lo que se piensa y se dice, es la única garantía de credibilidad, que puede proteger de las críticas destructivas.

A veces el entusiasmo y la excesiva confianza en si mismo puede hacer que una persona se vuelva soberbia y no admita críticas ni cuestionamientos.

Esta condición lo deja aislado, sin posibilidad de restablecer la comunicación con quienes pueden llegar a ser en algún momento dueños de su destino.

La crítica destructiva no tiene ninguna alternativa que ofrecer, solo destruye, aniquila al oponente con cualquier pretexto para deshacerse de él sin otro punto de vista que sus prejuicios.

3 comentarios:

  1. critica destructiva: no ayuda a mejorar lo que no esta funcionando bien, si no que permite q tu autoestima baje o decaiga...

    ResponderEliminar
  2. :) ¡Hola, Malena! ¿qué tal? A mí mis hermanos y hermanas me critican como ya te he dicho. Ahora no lo hacen tan fuerte como hace tiempo. Pero sus palabras se me quedan en la cabeza.
    Ellos/as, cuando les digo algo me dicen que no me meta en su vida.
    Yo les puedo decir lo mismo a ellos/as, no se lo digo porque parece que soy alguien que no merece eso.

    Hasta mi sobrinita de ocho años en aquella época, ahora diez años, me decía: "Tío Pablo, sal a buscarte amigos y amigas, aquí no tienes futuro". Eso más o menos me decía cuando veía que mis hermanos, sus tíos y mamá, no me trataban bien.

    La verdad de tanto estar detrás de mis hermanos/as y sentirme utilizado, despreciado, engañado y marginado, me siento atontado.

    Yo soy un chico de estar en casa con la familia, lo que hay que portarse bien siempre.

    ...y me doy cuenta que si tuviera la amistad de otro hermano que si me llevo bien, no querría la del hermano que no me quiere. Me ha hecho muchas trastadas. Y yo a él.

    La soledad...dices tú, Malena que puede ser buena.
    Y es verdad, esta noche me miré en el espejo del baño, y me dije: "Me estoy mirando más a la cara y queriéndome más que años de estar con amigos". Que yo los miraba buscando que me miraran y ellos pasaban de mí.

    Ahora tengo amigos buenos; tú, mi madre, mi abuela, un buen amigo, mis sobrinitas, mis tías... estoy pasando por una buena etapa. Lo que a veces esa etapa tiene momentos malos. Y que yo me lo monto mal. Podría estar ahora con amigos, pero elegí dormir hasta tarde, y ahora estoy solito en mi habitación. Que podría dormir, a las doce y media de la noche.

    Dicen que la soledad te ayuda a encontrarte contigo mismo.
    Cuando es elegida, pero cuando quieres estar acompañado y no hay nadie, es malo, ¿no? Por lo menos te sientes mal.

    Bueno, :) hasta luego, gracias por atenderme,

    Pablo

    ResponderEliminar
  3. hola Pablo
    a los hermanos uno no los elige, hay que aceptarlos como son y no siempre necesariamente te tienes que llevar bien con todos. En cambio, a los amigos si los eliges y sales con quienes tienes alguna afinidad. No se puede esperar todo de a familia, gracias que nos ayudaron a crecer, después hay que estar decidido a volar. saludos,, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!