2012/10/16

La Familia




La familia es un grupo de personas ligadas por el afecto pero también por las diferencias y las rivalidades propias de estos vínculos, cuya relación tiende a mantenerse durante toda la vida.

En el seno de la familia se aprende a relacionarse, a comunicarse y a elaborar una identidad propia. La familia hace posible la socialización primaria y representa el principal referente en la forma de relacionarse con los demás.

Los enfrentamientos entre hermanos más que la excepción son la regla, ya que son pocos los que tienen una relación armoniosa y que pueden quererse y ayudarse sin condiciones. El origen de estas rivalidades entre hermanos se debe principalmente a las diferencias que hacen los padres, casi sin darse cuenta,  en su trato con ellos.

Los hijos menores son los que usualmente reciben el trato más permisivo y benevolente mientras los mayores son los que tienen que lidiar con prohibiciones, exagerados límites y estrictas normas, por ser los primeros.

Sin embargo la competencia entre hermanos es un proceso que resulta necesario para aprender a distinguirse de los demás y desenvolverse en la sociedad.

Aunque cada hermano siga su propio camino, la relación fraterna, como ninguna otra,  comparte una historia común a lo largo de toda la vida, aunque cada uno tenga de esa historia una perspectiva diferente.

La relación con la familia cambia a medida que los hijos crecen perdiendo los padres mucho de su protagonismo, el cual es reemplazado por las nuevas relaciones sociales que se establecen.

Una vez que los hijos forman una familia propia, los vínculos parentales y fraternales se enfrían, cediendo, en el mejor de los casos, el lugar prioritario a sus nuevas relaciones,  en otros, puede producirse un antagonismo, principalmente por haber desarrollado vínculos de dependencia.

El psicólogo británico Judy Dunn, profesor de desarrollo infantil en el Instituto de Psiquiatría de Londres realizó estudios a largo plazo, los cuales han mostrado que antes de cumplir el año, los niños tienen una alta comprensión de las relaciones sociales y son muy sensibles a las diferencias en el afecto, en la atención, en el trato y en la disciplina que les imponen sus padres. Cada hijo pretende tener un trato diferencial con respecto a sus hermanos y tienen un alto sentido de la justicia o injusticia.

Las investigaciones de Dunn mostraron que los niños que sienten que reciben menos afecto o atención de su madre comparados con sus hermanos, en la adultez suelen ser personas preocupadas, angustiadas o deprimidas.

Desde los dos años los niños pueden valorar estas diferencias y cuanto mayor sea esta percepción más grande será su conflicto en relación con sus hermanos y más alta la posibilidad de que incorpore estos patrones de comportamiento a su personalidad, trasladándolos a otras relaciones afectivas.

Los hermanos siempre evaluarán lo que los padres les dan a cada uno de ellos, mientras vivan y más aún después de muertos a la hora de leer el testamento.

La rivalidad entre hermanos también existe entre los animales cuando algunas crías reciben mayor atención de sus padres.

Los primogénitos reciben la máxima atención de los padres y las expectativas son que defiendan sus valores y tradiciones y eventualmente asuma la responsabilidad de sus hermanos menores en la adultez, mientras los hijos menores, pueden tomarse más libertades y ser más abiertos a lo nuevo.

Los que siempre pierden son los hijos del medio, aunque los padres se esfuercen por darles a todos sus hijos igual atención.  Esto puede generar en ellos, baja autoestima, que sean más conscientes de sí mismos y que tengan la tendencia a estar más cerca de los amigos que de los padres.

Solamente cuando se aprende a dominar los propios conflictos, padres e hijos logran liberarse de la dependencia;  y se pueden amar y resolver las relaciones familiares para siempre.

Fuente: Psychology Today.

4 comentarios:

  1. ¡Hola, Dra. Malena! :) Es una suerte tener una familia. Bueno, depende de cómo sean sus miembros y miembras. :)
    Hoy me siento un poco mejor, no alimento rencores. Me he dado cuenta que estar en casa pensando todo el tiempo en casi- soledad, es malo para eso. Se multiplican los pensamientos negativos.
    buenoooooo...

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo, tienes que aprender a meditar, porque meditar significa vaciar la mente de pensamientos, quedar limpio por dentro, saludos, male

    ResponderEliminar
  3. Hola, Malena! Qué tal? Esta noche mi hermana Candelaria, la penúltima me repitió "si no ordenas la habitación, hago una foto y lo público a tu amigos de Facebook ".
    Me puse a ordenarla. Con un sentimiento de tristeza en el alma, y con ganas de llorar.
    ¿Tiene derecho ella a hacer eso? ...es como si yo fuera un mierda. ...
    Ella tiene cosas peores que podría contar a is amigos de Facebook.
    Yo podría aprovechar, ante las fotos que vieran mis amigos de mi habitación desastrada, decir: "No os lo había dicho, amigos, soy acumulador compulsivo. Guardo papeles que no me hacen falta".
    Mi hermana dice que pongo cara bonita en Facebook y quiere que la ge te vea que no cumplo lo que digo. Dice que pongo que hay que cuidar a las madres, y no lo hago. Ir a comprar todos los días no vale. Ir al médico por ella para que cuide a mí abuela no vale,estar todo el día en mi casa cuidando las no vale. Lo que vale para ella es lo que hago mal.

    Dice que lo que hago yo, lo pueden hacer ellos.
    Mi madre dice que ellos no irían a comprar. Ellos trabajan, y tienen casa propia todos. Yo, no veo a mí hermana terminar de trabajar y comprar para mi madre... y más si su pareja está en casa.

    Mi hermana está celosa del lugar que tengo en el corazón de mi madre y abuela. Yo hago cosas que ellos no saben hacer. Eso es lo que pienso.

    Bueno, hasta luego!


    Pablo Manuel

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo, todavía no has aprendido a hacer oídos sordos frente a los reproches y las exigencias. "Déjalos que ladren, Sancho", le decía Don Quijote de la Mancha a su amigo, " señal que cabalgamos".
    Si tu estás conforme contigo mismo te tiene que tener sin cuidado lo que digan los demás, principalmente cuando pretenden que hagas lo que no hacen ellos.
    Perdónalos "porque no saben lo que hacen". saludos, male

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!