2012/10/05

Recuperemos la confianza




Ser desconfiado es vivir a la defensiva, es conectarse con los otros tratando de ver más allá de los hechos, para captar las posibles intenciones ocultas que pueden tener quienes apenas conocemos o intentar evitar que los que ya nos han defraudado lo vuelvan a hacer otra vez.

La desconfianza tergiversa las palabras y los hechos, formula hipótesis sin fundamento, obliga a ser suspicaz y a tener una perspectiva oscurecida por la sospecha.

Tener confianza en el otro, cambia su comportamiento, porque confiar es entregarse sin resistencia y la vulnerabilidad nos hace invencibles.

Toda persona merece una oportunidad y también una segunda oportunidad, porque nadie es perfecto, ni siquiera nosotros mismos.

Nadie sabe cuál es la conducta correcta, si confiar de entrada sin conocer al otro o si desconfiar por las dudas para protegerse; ante esta disyuntiva, algunos eligen confiar y entregarse y luego, en función a la respuesta que reciben, van dirigiendo su acción sin esperar a que lo defrauden; mientras otros desconfían de todos proyectando lo peor de ellos mismos.

Tal vez lo más saludable sea no desconfiar pero ser cauteloso como cuando caminamos por terrenos que no conocemos porque podrían ser pantanosos.

Estar demasiado aferrado a las cosas y tener demasiado miedo a la pérdida nos hace más desconfiados, por eso los que más confían son los que tienen menos que perder.

La confianza se gana comportándose mucho tiempo en forma honesta y transparente,  pero se puede perder en un minuto con un solo acto.

Toda relación se fortalece con la confianza mutua, pero esa confianza depende de los actos.

Recuperar la confianza cuando se ha perdido es difícil, porque requiere de la intención y de la capacidad de amor que tengan ambas partes.

La confianza en sí mismo se logra conociendo el propio potencial y respetando el propio código ético; y se pierde cuando nuestros actos no están a la altura de nuestras convicciones.

Confiar en la vida es aceptarla como es y no pretender que sea como deseamos; porque la vida es esencialmente generosa y solamente los seres humanos pueden ser mezquinos.

Sin darnos cuenta estamos todo el día confiando en alguien; en los conductores de los vehículos de transporte, en los médicos, en los chefs de los restaurantes, en los mecánicos que reparan los autos, en los que construyen edificios, en los dentistas, en los pronósticos meteorológicos, etc.

No podríamos salir a la calle si no confiáramos en todas las personas que trabajan para brindarnos todos los servicios. Confiamos cuando subimos a un ascensor, cuando cruzamos la calle pensando que todos respetarán el semáforo o cuando caminamos por la vereda sin pensar que algo puede caer sobre nuestras cabezas o que alguien nos puede asaltar.

Tenemos que confiar sin condiciones porque sino nuestra vida sería imposible, quedaríamos paralizados, inmóviles como estatuas y así y todo también se podría caer el techo sobre nuestras cabezas.

Por lo tanto, vivir es tener confianza porque lo contrario sería lo mismo que estar muerto.

Si recuperamos la confianza le abriremos paso a la esperanza.

3 comentarios:

  1. hola malena mi nombre es leonora escribo por que llevo 7 años de relacion con mi pareja hace un par de meses lo note distante el acaba de salir de la universidad y empezo a trabajar altiro no tome mucha importancia ya que llega cansado de su trabajo pero hace un par de dias me pregunto si amar y sentirse comprometido era lo mismo por que el sabia que me amaba pero no sabia si estaba mas por compromiso o por amor conmigo mi reaccion inmediata fue dejarlo libre por que no queria sufrir y le dije que el del problema es el no yo yo estoy segura de lo que siento pasaron algunas horas y le pedi que viniera a tratar temas pendientes como cuentas esas cosas y me dijo que esas horas se le habian hecho eternas sin mi que me amaba y que no podia dejar todos nuestros lindos momentos juntos por una duda y que habia tomado como via de escape el trabajo a todos sus problemas familiares dejandome de lado a mi tambien ya que se habia deslumbrado con el ambiente ...ahora me cuesta confiar en el siento que en cualquier momento me puede salir con algo de nuevo el dice que este tranquila pero no lo se hoy saldra a un cumpleñaos de unos colegas e ira solo ya que son invitaciones sin mi me dicen que esta bien que le de su espacio necesito ayuda porfavor

    ResponderEliminar
  2. Hola Leonora, una pareja no es un objeto de nuestra propiedad, es alguien que tiene una vida propia y que tiene derecho a desarrollarse, trabajar y tener amigos. Si eres celosa sufrirás con cualquier otra pareja porque hará lo mismo si es alguien sano. Tu también tienes que tener tus amigas y salir por tu cuenta.
    Si hace siete años que están juntos y él te dice que te ama, déjate de pensar de más y aprovecha el tiempo presente sin adelantarte a lo que puede traer el futuro. saludos, male

    ResponderEliminar
  3. gracias por tu respuesta... nunca e sido aprensiva con el siempre lo e dejado salir sin ningun problema,y si soy un poco celosa se que no es un objeto de mi propiedad y que tiene derecho a tener sus amigos y salir ,pero me desestabilizo que me dijiera eso y su distancia de un dia a otro
    ahora estamos bien e intentando compatibilizar trabajo estudio salidas amigos y tiempo para nosotros
    muchas gracias por el consejo

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!